domingo, 7 de abril de 2013

Tiempo de mar






Voz de Jorge del Nozal *


Relato premiado en el X Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro en Lebu (Chile)





*El poeta y pintor Jorge del Nozal que publica y recita su poesía en Duende de poeta tuvo la generosidad y deferencia de hacerme un inmenso regalo y narró desde la profundidad y calidad  de su voz  Tiempo de mar. Gracias Jorge.

Safe Creative #1211152687516

58 comentarios:

  1. Felicidad Hermosas letras en este relato hace unos días se despidió este blog: Abstracción texto y Reflexión Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Ramón, siento mucho el cierre del tu blog Abstracción, texto y reflexión. Espero que pronto abras otros espacio y sigamos compartiendo.
      Gracias por tu lectura y por tus palabras.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Fortuna llama a Fortuna. Pero hay que ir tras ella. Maravillosa la voz, excelente el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora, cuando Jorge del Nozal me ofreció el regalo de su voz para este relato, fue, sin duda, un premio que no me esperaba y que me alegró muchísimo.
      Gracias por tu visita al Café Literario.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  3. ¡¡¡Que maravilloso Relato!!!
    Te invita a soñar, a transitar por ese caudal vacío de aguas y a esa ilusión por ver retornar , con toda su belleza y fuerza, esa agua eterna.
    Con la Voz de Jorge ha quedado impresionante, aunque, de por si, ya lo era.
    Una belleza.
    Ya estoy, de nuevo, con mi poesíayvivencias...¡¡¡Gracias por estar siempre ahí!!!...Eres un Encanto.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro Luis, felicitarte por tu magnífica labor solidaria en Manos Unidas. Me alegra mucho que salgan adelante eventos como en los que participas.
      Gracias, porta, por tu comentario y feliz de que te haya gustado.
      La voz de Jorge, inmensa.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  4. Tremendamente descriptivo, lleno de ternura y belleza...
    Felicidades.
    Preciosa voz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aniagua, gracias por tu visita y por tus amables palabras.
      Síl la voz de Jorge del Nozal es magnífica.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  5. ¡Precioso relato!¡Metáfora pura!...¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M.ª Carmen, me alegro que te haya gustado el relato.
      Un abrazo muy cercano

      Eliminar
  6. Hermosa Historia.

    Felicidad; que bien nos lleva tu relato, junto a ese mar que se retira y nos dejas ver la playa vacía con sus restos de naufragios y su soledad.
    La paciencia de la protagonista arreglando relojes y soportando la grosería de su compañero, todo nos va llevando hasta un final inesperado, pero necesario y como siempre ese estilo tan tuyo de presentarnos el paisaje y la trama con una prosa tan poética que emociona.

    Felicitaciones y una buenísima semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Rosa, como buena escritora has hecho un excelente resumen de la trama que como bien apuntas nos somete a esa mar que va y viene con todas sus circunstancias y simbolismo.
      Me alegra mucho que te haya gustado. Agradezco tus palabras y tu análisis certero.
      Un fuerte abrazo y feliz semana también para ti.

      Eliminar
  7. Hola Felicidad.
    Recuerdo cuando leí tu relato, como iba poniendo caras a todos tus personajes, que manía le cogí a Martín. Como sufrí cuando tiro el reloj cubano al suelo. Y como disfruté cuando el mar volvió.
    Gracias a tu exquisita he ilustrada forma de escribir, pude interpretar y leer tu relato sin dificultad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Jorge, me siento muy feliz y emocionada que Tiempo de mar se escuche con tu profunda e intensa voz . Un premio inmenso para mi y para este blog.
      Te agradezco mucho el gran y excelente trabajo que has realizado con este texto que reconozco largo. Los los matices y expresiones adquieren con tu interpretación toda su dimensión.
      Y el sonido del mar nos llega nítido y pincelado con tu voz poética.
      Gracias por el regalo y por lo magnífica que ha quedado tu grabación
      un fuerte abrazo amigo

      Eliminar
  8. Bòrcor siempre me hace soñar despierta...
    Las mareas emocionales de cada personaje nos llegan profundamente al corazòn.
    has diseñado bellamente cada palabra como un precioso y artesanal reloj, donde el tiempo de mar es una invitaciòn a la que no podemos dejar de ir.

    Como decìa Gabriel G. Marquez...
    "La memoria del corazòn elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos y gracias a èse artificio, logramos sobrellevar el pasado"

    Felicitaciones querida Felicidad y Jorge, que con su voz ha colocado la frutilla del postre de èsta hermosa entrada.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Adriana, me alegra mucho que te hayas adentrado por este Bórcor marítimo.
      Así es amiga, cada palabra, escena, el latido de la historia, tienen que ver con el tic tac del tiempo. Su imparable desgaste y su peligroso retraso. Simbólico y metafórico de tanto pero muy especialmente del tiempo que se ha de vivir sin posponer, sin dilación con la urgencia del instante y que el personaje pone en marcha con precisión suiza pero con trabajo artesano.
      Gracias por tus felicitaciones. Sí, Jorge ha hecho un gran trabajo y su voz potencia el sonido del mar de este relato.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  9. Felicidad, que hermosura de relato, es tan visual que uno se deleita con las imágenes marinas,son de una riqueza impresionante. Mal presagio que el mar se retire de su costa habitual, pero regresa, con fuerza y ánimo, como los baches en vida,como todo lo que vuelve a su cauce normal, hay tantas imágenes que comentar, tanto simbolismo...
    Excelente la lectura de Jorge del Nozal.
    Un gran abrazo amiga, y mi felicitación por el relato y el premio, lo mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María, sí, el relato comienza con el mal presagio del mar que deserta, se diría que vencido. Pero cuando todo parece condenado a la catástrofe el mar se envalentona y regresa.
      Si, amiga, es un cuento cargado de simbologías, metáforas y significados.
      Agradezco tu venida a este Café Literario desde el otro lado del Atlántico y tus palabras generosas.
      Amiga, un abrazo grande.

      Eliminar
  10. Buen dia Felicidad, este es un drama romantico y existencial de excelencia, de ingenieria de reloj que con su poder paciente y minucioso parte las rocas, desata tempestades, amaina las olas y empapa nuestro corazon. Es fascinante y preserva la magia del mar.
    Un abrazo de caracolas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Carolina, el relato como bien apuntas tiene forma de reloj. Está concebido como tal y donde cada una de las las piezas deben encajar de tal manera que cuando se haya concluido en el punto final comience a escucharse nítidamente ese tiempo de Mar Y el mar y sus mareas y sus sismologías rodeándolo.
      Un gran y marítimo abrazo, amiga

      Eliminar
  11. Mi querida Felicidad: Todo en la vida es cíclico. Todo gira, todo viene, va; se repliega y se expande como el mar. Todo aparentemente explota y se dispersa como el reloj; pero todo se puede a reconstruir. De esa forma interpreté tus metáforas que iban más allá del mar, de un reloj y de los golpes de la vida.
    La voz de Jorge tan intensa, tan comprometida con la historia, ha sido un regalo adicional al delicioso relato, que muy bien merecido tenía el premio obtenido.
    Besitos mi escritora admirada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Taty, renovarse, reinvetarse, reconstruirse...siempre es posible pese a la imparable singladura del minutero que inexorable sigue su ruta. Así es, el relato tiene varias metáforas que percibes con mirada de poeta.
      Es un honor contar con la voz de Jorge del Nozal.
      Besos, amiga chilena. Estamos cerca.

      Eliminar
  12. El tiempo como artífice de mareas caprichosas y maquinarias de agujas inertes.
    El ritmo de tu poema es el ritmo del segundero de un reloj. Cada palabra va tallando el rastro de un tiempo que se pierde, que se aleja o que se extravía. Que se enoja con la vida o con las personas porque no se le concede la importancia que merece, y se para con rebeldía como se paró y enojó con el Sombrerero de Alicia de Lewis Carroll.
    El final de tu relato entraña la esperanza de una maquinaria reconstruida minuciosamente para que cada segundo, cada minuto sea vivido sin demoras y lata en cada uno de nuestros poros.
    La imagen de ese mar que se aleja y regresa, como ese tiempo que huye y solo retorna cuando se desea vivir lo que se anhela, me ha parecido de una belleza sublime. Deliciosa. Como la maravillosa voz de Jorge.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, me ha encantado que repararas en algo que para mi es fundamental en el relato y es ritmo. Ese ritmo, no es otro que el que tú tan bien refieres y percibes, el tic-tac del reloj. Y de fondo el silencio del mar o su rugido. Todo elllo sumergido como certeramente describes en el vaivén de las mareas, en el tiempo, su precisión, su exactitud o sus adelantes y retrasos.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  13. ¡Qué lindo relato Felicidad...! tiene tanta fuerza narrativa que te arrastra en su oleaje, hasta perderse como tu mar, en el horizonte... y nos deja el poso amargo de la soledad. El reloj inmutable, puede marcar horas, minutos o segundos, pero lo cierto es que el tiempo ha quedado roto en una playa de infinita arena... Y lo maravilloso es que las manecillas del reloj, pueden volver a marcar el tiempo, y renace la esperanza, como un bello canto.

    La voz de Jorge es única y te acaricia y sumerge, en un tiempo sin tiempo.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, siempre queda tiempo para rehacer, para reconstruir, para cambiar, independientemente que éste no se detenga. De los mares dragados o de las mareas vivas golpeando e invadiendo la orilla se puede extraer vida y tempo. La esperanza no como una dulce espera sino como una herramienta para transformar y seguir adelante.
      Un privilegio haber contado con la voz de Jorge del Nozal.
      Gracias por tu comentario.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  14. Hermoso relato Felicidad. Cuanta cercanía en tus palabras y cuanta calidez en la voz de Jorge. El tema de la retirada del mar es una constante en mis ensoñacione. Cuando en la playa me siento en silencio frente a su inmensidad es algo recurrente en mis fantasías.
    Como siempre una delicia leerte querida amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Diego, es cierto que los que vivimos de cara al mar condiciona nuestras vidas y hasta nuestros sueños. Me alegra que de alguna menear este relato te traiga la evocación de tus ensoñaciones.
      Si, sin duda, la voz de Jorge del Nozal es un lujo para este blog.
      Un abrazo muy grande, amigo

      Eliminar
  15. Amiga mía, tu relato de hoy me ha parecido una alegoría perfecta.
    Ese desaparecer del mar dejando a la vista sus más recónditas entrañas, ese regresar renovado cubriendo de nuevo rocas y playa, ese reloj destrozado por los celos inexistentes que, con todo el cuidado, ella volverá a restaurar... me sugieren imágenes de la vida misma que muere y renace día tras día y cada uno de ellos trae su propia marejada o su propia calma.
    Del trabajo de Jorge sólo tengo que decir que es maravilloso lo que consigue con su voz.
    Felicidades a ambos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, sí es un relato con metáforas en distintos niveles.
      Un juego de idas y venidas, mareas que encierran símbolos, que descubre y cubren. Que trae y que lleva.
      Percibes y recoges en tu precioso comentario el sentido temporal y emocional del cuento.
      Lavoz de Jorge un lujo.
      Agradezco mucho tus palabras

      Eliminar
  16. Un verdadero don la voz de Jorge. La armonía entre lo humano, la naturaleza y el tiempo se adquiere ya sea desde la inocencia o a través de los años. Lo demás es ceguera, desesperación y furia que se estrella contra las rocas y las incomprensiones.
    Hay eventos que hacen perder la calma y el sentido del orden, pero el amor puede volver a poner todo en su respectivo lugar de nuevo, como las piezas de un reloj por más desperdigadas y ocultas que se encuentren.
    Besos querida Escritora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristos, coincido contigo en la opinión sobre la voz de Jorge. Un gran regalo que podemos compartir gracias a su generosidad.
      Ensamblar los acontecimientos, las emociones, el ritmo temporal y existencial es un arte que requiere paciencia, templanza, cierto control...para alcanzar esa armonía. Si, además, el amor se da cita, el camino se aligera y los pasos se vuelven más leves.
      Acompasar la vida al ritmo del tiempo presente.
      Besos, querido filósofo.

      Eliminar
  17. Este relato es magistral, con el mar como fondo de una historia en la que se entremezclan los problemas de pareja y el trabajo, en fin la cotidianidad de un pueblo.
    Amiga tus letras siempre me han atrapado, pero esta historia me impacto, es un privilegio poder leerte.
    Un fuerte abrazo con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Betty, así es amiga, varios temas se entrelzan en la complejidad de las relaciones y en su relación con el entorno.
      Me alegro que te haya gustado. Gracias por tus palabras.
      Estimada amiga, el privilegio es mio por contar con tu presencia en el Café Literario, tu lectura y tus comentarios.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Gracias por el comentario.
      Viniendo de Buenos Aires es un honor.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  19. Hola, bonita

    Bueno, emocionante ir leyendo y escuchando la voz de Jorge. Es un regalo estupendo pero es que el relato merece todos los honores.

    ¡Qué bonito texto! Emociona y te lleva hasta Bórcor, jo morena jo, ¡qué bien lo haces!

    Un abrazo muy grande y mis felicitaciones más sinceras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towanda, sí, amiga, la voz de Jorge emociona y estoy muy feliz por este regalo. Un lujo.
      Me alegra que te haya gustado el relato.
      Gracias por tus felicitaciones.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  20. Las mareas se alejan, siguen su ritmo y dejan al descubierto miedo e inseguridades…. el tic, tac, del reloj va marcando la vida en la que a veces asoman coléricos celos que rompen la armonía y dejan el alma rota, igual que el reloj destripado de la protagonista que soporta las insolencia de su compañero. El final inesperado; y una esperanza al poder ir recomponiendo la maquinaria del reloj para volver a vivir….Preciosas metáforas.
    Maravilloso y bien merecido premio. Mi Felicitación Felicidad.
    Preciosa la voz de Jorge.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sneyder, el mar y sus mareas tejen y destejen, condicionan y marcan la vida de los personajes y su tiempo. Donde las metáforas tienen mucha importancia.
      Tú lucida lectura y tu análisis certero enriquecen el relato e ilustran este blog.
      Agradezco mucho tu comentario. Me ha encantado.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  21. Felicidad,me encanta ese mar,que viene y va en tus letras...Mar que se lleva en sus mareas sueños y vidas,pero que vuelve de nuevo para devover la esperanza e impulsar unas manos.Manos que reconstruyen el tiempo para seguir creando y recreando la vida,sintiéndola en profundidad y plenitud.
    Mi felicitación por esa reflexión metafórica en el mismo mar...que es la misma vida...Y ese reloj,que es el tiempo y tenemos en nuestras manos y podemos volver a darle cuerda de nuevo...Sencillamente,porque nosotros somos tiempo y somos vida.
    Magnífica la voz de Jorge,que nos va relatando, latido a latido, con la magia de su voz y dando cuerpo a tu historia.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso para ti y para Jorge
    Feliz jueves y mi ánimo siempre.
    M.Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Jesús, tú como poeta que tan bien captas las metáforas y los símbolos de la naturaleza, lees este relato desde esa rica perspectiva y la mar, adquiere entonces, una dimensión simbólica, humana y literaria con un camino siempre abierto, sobre el mar o en tierra firme.
      Gracias amiga poeta por tus palabras y comparto plenamente tu comentario sobre Jorge y su magnífico trabajo del que me siento tan feliz.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  22. La mar en su constante ir y venir, todo lo cubre y en su repliegue deja al descubierto verdades olvidadas. Ritmo preciso, mareas altas y bajas y minutos que transcurren sin detenerse jamás.
    En tus letras he recorrido Bórcor y he sentido la angustia del abandono de las aguas, sabiendo que volverán inexorablemente y en su regreso feroz destrozarán sueños y vidas, como aquel manotazo de celos, que destruyó el reloj señalador de vida. Y a pesar de la destrucción, se recomenzará nuevamente, cuando sea el minuto preciso.
    Merecido premio a tu hermoso relato, merecido premio a ti, escritora amiga.
    Un abrazo grande
    Maffi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maffi, el ciclo de las mareas, incluso las esporádicas, las sobrevenidas, tienen efectivamente su propio ritmo, su latir imparable y traen a su llegada y arrastran en su marcha. Espumean sueños y los desvanecen.
      Haces alusión a un momento del relato que particularmente me duele y es el instante en que el reloj es aplastado como símbolo y también metáfora.
      Tu análisis amiga es hermoso y certero.
      Gracias por enriquecer el texto con tu visión y por tus palabras.
      Abrazos grandes, amiga

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. Querido Gino, un abrazo inmenso.
      No los olvido

      Eliminar
  24. Respuestas
    1. David, gracias por el comentario y la lectura.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  25. ¡Qué precioso relato Felicidad! Cuánto se cuece en ese ir y venir de las mareas y cuando al final leemos lo que leemos, nos lo cuentas de tal manera que sentimos alivio.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, sí es un relato bajo el influjo de las mareas.
      Me alegra que haya gustado.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  26. Mi estimada Felicidad:

    Tu relato es un lujo literario con un derroche de la mejor imaginación y que recrea emociones humanas y los caprichos de la naturaleza que influyen en cada personaje de la historia.
    El lenguaje es hermoso y la descripción de las situaciones, personajes y el medio ambiente revela tu gran habilidad como escritora y, entonces, me parece justo que se te haya otorgado el X Concurso Literario Gonzálo Rojas Pizarro en Chile.
    Mi querida Felicidad, disculpa que no haya venido antes a dejarte mi comentario pero es que he estado muy ocupado que apenas si he tenido tiempo de mirar mi blog. Se que este magnifico relato merece más análisis pero el mejor análisis ya lo hicieron en Chile y eso me llena de contento tratándose de ti.
    Recibe un beso y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Gustavo, el lujo es para mi contar con tu presencia en el Café Literario y con tu atenta y enriquecedora lectura. Siempre alumbrando esa parte del relato que fluye entre línea y línea.
      Agradezco tus palabras y consideraciones, amigo.
      También yo tengo complicaciones de índole familiar para mantener actualizado el blog y mis visitas a los espacios que sigo. Así que te entiendo perfectamente.
      Un gran abrazo amigo

      Eliminar
  27. Felicidad, no te olvido. Pasaré en otro momento y con tranquilidad leeré tu relato.A medias no hago nada.
    Un beso grande
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sor Cecilia, agradezco tu visita.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  28. Bellísimo este relato que nos habla del mar en ese tiempo que además es recitado con la impresionante voz de Jorge del Nozal, que ha dado mas vida a tu relato, me ha encantado escuchar su voz desde las mareas que no cesan y que devoran las orillas, que rugen entre sus olas, y ese reloj que cayó y se escuchaba aún latir sus punteros... pero qué magia hay en este relato, con el mar por testigo y la brisa que mece el alma.

    Precioso, amiga mía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, amiga poeta, me alegra que te haya gustado. Y coincido plenamente contigo en la gran y feliz aportación de la voz profunda y poética de Jorge del Nozal.
      Gracias por tu lectura atenta y por tu bello comentario.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  29. Buenas noches Felicidad,conozco esa baja mar que deja su vientre abierto en su vacío, tanto en la mar como en el ser humano.
    Magnífico relato y muy merecido premio en ese concurso literario de Gonzalo Rojas Pizarro. Tu capacidad descriptiva, como otras veces te he dicho es maravillosa, nos atrapas en tus letras, en esas bellas metáforas que nos haces pensar con interioridad cada acontecimiento por insignificante que sea.
    La discusión de la pareja es muy fuerte«En ese vientre mecánico hay más vida que en el tuyo, yermo, incapaz de darme un hijo»
    Martín está nervioso, el fenómeno alerta a todos, sin pesca, sin pintor qué mar pintar y poeta sin poder enamorar a la mar. Amaro, el amigo, desaparecido, todo un desenlace, lo suficientemente duro como para perder la serenidad. Y entre tanto, tras la el barrido de la mesa de trabajo de relojería, hay quien mantiene la calma, recoge minuciosamente las piezas del reloj y las recompone, pensando en darselo reparado a Donreste.
    Por fin, tras el fenómeno lunar, llega de nuevo la vida y todo vuelve a su lugar.
    Gracias amiga, por dejarme deleitar con tus letras, despacio y sin prisa, tal como te mereces y yo necesito.
    Con ternura te dejo un beso
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sor Cecilia, sí, es un relato cargado de metáforas en el juego simbólico, siempre, del mar, del tiempo y del alma humana.
      Sin duda el punto álgido, o más dramático del texto acontece cuando el personaje de Martín le reprocha a su mujer que no le hubiera dado un hijo.
      Sor Cecilia realizas un pormenorizado análisis de este relato que lo enriquece y aporta luz a las zonas oscuras y de sombras de los personajes y sus vicisitudes.
      Agradezco profundamente tu lectura, tu certero comentario, tus palabras amables y el tiempo dedicado a este espacio.
      Un abrazo cálido y grande.

      Eliminar