miércoles, 2 de septiembre de 2015

Una jornada particular en Lebu







Fue un septiembre de 2012 cuando abrí mi correo y leí las bases del concurso de microrrelato, Lebu en pocas palabras. Sólo sabía que era la ciudad chilena donde había nacido el poeta Gonzalo Rojas. Recuerdo que lo primero que escribí fue el título: Pensaré en Lebu. Lejos estaba de imaginar que esa frase marcaría mi devenir con la ciudad, sus gentes y su ámbito literario. Obtuve una Mención Especial. Más tarde, participé en X Concurso Literario Gonzalo Roja y fui, nuevamente, premiada, lo que me llevó a recoger el premio a la capital de Arauco, en febrero de 2013. Al año siguiente, ejercí de jurado del XI Concurso Literario, y en agosto de este año, tuve la oportunidad de regresar y presentar, en su Biblioteca Municipal, mi libro de relatos Los Espejos que se miran.





Una noche —8 de agosto—, de nuevo, intensa, emotiva, inolvidable, en torno a una mesa compartida con queridos y estimados amigos, con el escritor y poeta Jaime Ignacio Magnan Alabarce, artífice del acto, con el Taller Literario y amantes de la literatura y su mundo. 






Hablamos de la creación literaria, de mi relación emocional con Lebu, de mis cuentos, dónde y cómo es Bórcor, ese imaginario que se repite en mis relatos y que es real y se llama Arafo, al sureste de la isla de Tenerife. 


Lebu



Arafo (Bórcor literario)



Casa Secundino Delgado, Arafo





El escritor de Lebu, Alfredo O. Torres, el poeta y narrador de Concepción, Herman Johnson Armijo, la narradora de Santiago, Maffi Migliaro, tuvieron la deferencia de comentar y leer algunos de mis relatos. Y mencionar también a la amable y cercana profesora Viviana Flores que nos endulzó la mesa y la tarde-noche













La emoción de reencontrarme con viejos amigos, de compartir charla y pasión por las letras, se intensificó, si cabe, con uno de los regalos que más ilusión me ha hecho recibir, el libro Lebu: de la Leufumapu a su centenario 1540-1962 de J. Alejandro Pizarro Soto. Sin duda, uno de mis mejores premios, un alto honor, una deferencia que valoro y agradezco. Una preciosa edición ilustrada que recoge la historia de Lebu, desde el descubrimiento de Arauco, las guerras, la Independencia, su fundación y devenir hasta comienzos de los años 60 del siglo XX. Desde que conocí y viví a Lebu, siempre lo llevo allá donde voy y hago referencia a su existencia y valores. Recibir este libro, blinda a Lebu en mi corazón. Gracias amigos por tender y abrir ese puente que unirá siempre, el de 1929 que cruza el río Lebu, con esta islas del Atlántico, con Canarias.








Lebu es una preciosa ciudad de la Región de Bío Bío, fundada el 8 de octubre de 1862. Su nombre proviene de la palabra mapuche Leufu, que significa río y abarca una población de más de 20 mil habitantes a los que se suma los de la Isla Mocha. Su desarrollo económico y comercial despega con las explotaciones mineras del carbón al inicio de su fundación. Sufrió notables transformaciones, sobre todo urbanística y de edificaciones nuevas, a los largo de la década de los 90 del siglo XX. El cierre de las minas supuso un cambio importante en su economía, pero hoy es una comuna que lucha, con su flota pesquera  artesanal, las actividades forestales y el turismo, por lograr la posición relevante y de desarrollo que necesita y merece.











La Caverna de Benavides, a 3 kilómetros del núcleo poblacional, es una preciosa formación rocosa que alberga el Festival de Cine de Lebu y da paso a la playa de Millaneco. Un mar espectacular y luminoso que descubrí el verano de 2013.









Lebu es una ciudad que, en damero, extiende sus calles rectas que van al río o vienen de él y siguen hacia los cerros. Casas de colores que se organizan en torno a la Plaza de Armas donde las palmeras canarias se alinean en un paseo que conduce a la Ludoteca. Un espacio de acogida y entretenimiento para niños y, además, lleva a cabo una importante labor cultural que incentiva la lectura desde edades tempranas. El proyecto, que lleva la poeta lebulense Betty Viviana Fernández Herrera en colaboración con Sandra, es activo e incluye importantes adquisiciones de libros, celebraciones, exposiciones, etc. Y donde tuve el honor de donar un ejemplar de Los espejos que se mira.






Muy cerca se encuentra la Biblioteca Municipal, un lugar especial para mi. Alberga la colección de libros de consulta y lectura y es la dinamizadora de muchas actividades literarias y culturales. Importante y participativa es El Club de Amigos de la Biblioteca, cuya alma mater es Jaime Ignacio Magnam Alabarce, que impulsa cada año el Premio Literario Gonzalo Rojas. Este importante premio literario de poesía y cuento es el buque insignia de la ciudad de Lebu. La prestigia, le da nombre y resonancia internacional. Y es un honor para cualquier poeta o narrador contar con su distinción.



Una jornada particular en Lebu que siempre recordaré 






14 comentarios:

  1. Emociona leer este detallado y hermoso relato. No es tan solo el recuerdo de un día, es revivir emociones que comenzaron años atrás y que se mantienen en el tiempo, inalterables, como la amistad y el cariño que das y que te rodea.
    Un abrazo inmenso.
    Maffi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga Maffi, me alegró compartir el regreso a Lebu y disfrutar con los amigos de una estancia tan emotiva como intensa. Los paseos, las charlas, los recuerdos, la literatura y los libros...Seguro, que habrán más ocasiones y, esta vez, con más días.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  2. Querida y siempre recordada Felicidad:

    Qué bien se te ve y qué felicidad derrochas en esa primera imagen que nos regalas con ese espejo brillante que hace juego contigo. Desde las primeras líneas de tu reseña sobre tus vivencias literarias en Lebu, me doy cuenta de tu apego a esa bella tierra chilena, tierra que yo también llevo en mi corazón. Las fotografías nos ilustran del ambiente de camaradería y de interés literario que viviste junto con las personas chilenas que tuviste la oportunidad de encontrar.
    Siempre es bueno hacer énfasis en la figura de Gonzalo Rojas pues él representa a una de las figuras que más prestigio le ha dado a las letras chilenas. Lebu me parece idílico, toda una armonía entre la creación humana y lo natural para formar un cuadro de belleza mágica!
    Fantástico, todo lo que en esta entrada nos comentas y tengo la seguridad que tu vida está ya unida, definitivamente a Lebu.
    Ah, tu libro es una gozada, ya lo decía yo que "Los espejos que se miran" serían un éxito y creo que así es mi admirada Escritora.
    Recibe mi más sincero abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo Gustavo, una inmensa alegría volver a encontrarnos.
      Sí el apego a los lugares, a las ciudades, a los países, devienen, en gran medida, de sus gentes, de sus afectos y de esa generosidad de abrir y compartir sus corazones.
      Lebu, la ciudad natal de Gonzalo Rojas, Elvira Hernández y de tantos otros poetas y escritores, tiene un activo círculo cultura, muy lector, que valora y promueve acciones, desde cursos y talleres literarios, a concursos, etc. Ese ambiente cercano, amable y participativo rodean la ciudad de ese magnetismo del que no soy ajena. Y mi vuelta, dos años después, me pareció mucho más corta, como si apenas hiciera unos días que no me paseaba por esas calles que van al río.
      Sin duda, amigo Gustavo, Lebu está dentro de mi memoria sentimental.
      Gracias, muchísimas gracias, por leer mi libro. Es un honor y también una alegría, no sólo como amigo de este blog, que hemos compartido durante tanto tiempo, sino como poeta que tanto admiro. Así que me siento muy feliz que formara parte de tus lecturas. Muy agradecida.
      Un abrazo grande hasta Suecia, mi estimado amigo

      Eliminar
  3. Querida Felicidad: Lebu me ha sabido desde siempre especial, quizás, porque es muy cercano al lugar donde mi padre nació (Lota). Tienes que haberte dado cuenta que para llegar a Lebu se debe pasar por Lota, Coronel, Laraquete. Ahora que lo mencionas con tanto cariño me provoca una emoción muy especial.
    Verte así tan feliz entre tantos amantes de la creación literaria es sentir, que tu esencia humana ha dejado un gran huella entre todos. Solo me queda agradecer tanto cariño ofrendado a mi amada tierra.
    Abrazos siempre querida escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Taty, me alegra mucho que Lebu te evoque las emociones familiares, por la cercanía de la tierra originaria de tu padre y que te provoque ese sentimiento especial. Es ciudad abierta al mar, por lo tanto a los viajeros, y de poetas tan magníficos como Gonzalo Rojas o El vira Hernández.
      Amiga, es muy fácil querer a tu tierra, ustedes, los chilenos lo facilitan con su cercanía, hospitalidad, generosidad, calidez...
      Un abrazo grande y muchas gracias por todo

      Eliminar
  4. Amiga, se ve que ha sido un viaje muy especial, de esos que luego uno recuerda por muchos años, lleno de afecto y de saberes compartidos. El lugar se ve muy hermoso, con una belleza distinta para los que no conocemos el sur del continente. Me alegra que compartieras y disfrutaras, me imagino que algún cuento saldrá de esta experiencia...
    Un gran abrazo, que bueno leerte otra vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María, sí, Lebu es una bella y encantadora ciudad, rodeada de un hermoso paisaje y de playas y grutas espectaculares. Y la calidez humana es otra de las grandes cualidades de la capital de Arauco. Y, sin duda, algún relato navega ya por las páginas de la nostalgia y el recuerdo.
      Un fuerte abrazo hasta Caracas, amiga

      Eliminar
  5. Wooow! Beautiful post my dear!!! My new post on the blog!!! http://blondelafemme.blogspot.ru/2015/09/all-colors-of-autumn-at-sammydress.html please write a comment! Thank you so much!!! )) Follow you )

    ResponderEliminar
  6. Hola Felicidad, regreso de mis vacaciones y voy visitando a los amigos.
    Te veo feliz con tus logros, nunca sabemos cómo suceden las cosas, se empieza por una golosina al darnos una mención y poco a poco, esa ciudad, esos momentos vividos con los compañeros de letras se hace muy nuestro y nos animan para escribir más y mejor.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sor Cecilia, me alegra mucho tu visita, de nuevo, al Buenos Aires 1929 Café Literario.
      Fueron un dos días entrañables. Un regreso a Lebu que siempre llevaré en mi recuerdo y en mi corazón.
      Es un estímulo para continuar en este incansable trabajo de aprender en lo literario pero, sobre todo, en lo humano.
      Gracias por la visita y por el comentario
      Un gran abrazo

      Eliminar
  7. Precioso Felicidad, ¡qué gran reportaje nos regalas! Felicidades por los éxitos que te han hermanado con una ciudad tan maravillosa.

    ResponderEliminar
  8. Que lindo que hayas estado en Lebu Felicidad, y feliz de todos tus logros, que bueno que hayas podido volver y conocer más a fondo su historia, un abrazo cariñoso,

    ResponderEliminar
  9. A Verdade Em Poesia, está a tentar visitar a todos os seus seguidores,
    para deixar abraço amigo e agradecer por termos ficado juntos mais um ano,
    desejar também que este ano lhe traga muitas alegrias, e grandes vitórias.
    Atenciosamente. António.
    PS. tive de seguir outra vez porque estava sem foto, ou sem endereço.

    ResponderEliminar