domingo, 22 de julio de 2012

La maleta



A todos los clientes del Buenos Aires Café Literario 1929.
 Feliz verano y feliz invierno austral.
Nos encontraremos a la vuelta de un descanso.






Los farolillos rojos cuelgan en zigzag del cielo de las calles. Sus vientres de acordeón se iluminan al crepúsculo. Esquivo a paseantes y marineros atareados. Las mesas de la terraza del Café Pirata Amaro están abarrotadas. Giro por la primera transversal por temor a ser reconocida y continuo por la trasera del bar. La maleta va dando saltos en el vaivén de la acera. Si pudiera soltarla la dejaría y correría hasta asegurarme que no me persigue.
Espero verla pasar en el mismo banco en el que hablamos por última vez. La noche en las que las olas morían en los ojos de Julia. Arribaban deshilachadas a su mirada de salitre. La maresía  se anexionaba el muelle y las barcas se mecían bajo una luna rolliza, empachada de luz. Te vas.  Mentí, será lo mejor. Adónde. Volví a mentir, a la otra isla en el barco de las diez. Te despediste de Héctor me preguntó quedamente. No, dije la verdad. Recuerdo, y sentí que iba a empuñar un cuchillo dentado, cuando de niñas jugábamos a descubrir caminos por los alrededores de Bórcor. Ya había introducido el arma y ahora la retorcía. Tú le dabas nombres mitológicos, la ruta de Ítaca y yo románticos, el sendero de los besos robados. En los días de lluvia nos refugiábamos en la casa de mi abuela y nos disfrazábamos con su ropa de juventud. En una ocasión estuvimos una semana sin cruzarnos palabra porque las dos queríamos lucir el mismo vestido de noche. El barco despuntaba por el horizonte. Me refugié en la casa de mi tía Elisa cuando en el Instituto te perdí El Túnel de Sábato y no me atreví a confesártelo. Nos reímos tanto, resistía en silencio su daga dentada, cuando nos perdimos por las calles de Nueva York porque no conocíamos más distancia que la que enlazaba Bórcor con el mar. El ferry ya ha atracado. Antes de partir, el océano se había sentado entre las dos y no nos mirábamos, debes saber que fui yo quien lo seduje. Nunca me enamoré de él pero no pude evitarlo. Compartimos la misma piel, los mismos labios, el mismo deseo y esa fosa abisal engulló nuestra amistad, fueron sus últimas frases. Me alejé arrastrando la maleta. Subí al primer barco de los muchos que abordaría. Durante siete años he trabajado en cruceros sin apenas tocar tierra firme.
Las luces del puerto enmarcan la silueta de Julia. Mencey salta a su lado. Pasea sin Héctor a escasos metros pero no advierte mi presencia.  Se aleja hacia el pantalán donde mi nuevo crucero me espera. Tiro de la valija y la sigo a distancia. Mencey se gira y corre hacia mí. Julia se acerca sorprendida y me  interroga, de regreso a Ítaca. Me sonríe. Suelto la maleta que se desliza por la rampa del paseo marítimo.
Safe Creative #1207222008572

52 comentarios:

  1. Felicidad querida, muy hondo y reflexivo tu relato!!!Tu trabajo es magistral.Gracias pRaquel por tu afectuoso mensaje en mi blog.Buenas vacaciones.
    Abrazos y besos
    Raquel Luisa Teppich

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, poeta de Mar del Plata, gracias por tu presencia en el Café Literario.
      Agradezco, amiga, tus palabras
      Un gran afectuoso abrazo

      Eliminar
  2. Felicidad:

    Paso por ahora a dejarte un saludo y el deseo de que tengas unas vacaciones formidables; durante la semana estaré escribiendo mi comentario para tu nueva historia.
    Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gustavo, gracias por estar en el Café Literario.
      Trataremos de reponer energías siempre cerca de la lectura y la esritura.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Felicidad, como siempre, un estupendo relato.
    Me quedo con la incógnita de si recuperarán su amistad definitivamente o volverán a distanciarse y su risa es sólo otra máscara que engulle sus verdaderos sentimientos.
    Con la perspectiva de los años la moneda parece haberse dado la vuelta para nuestra protagonista y en la balanza pesarle más lo positivo que lo negativo... o quizá nostalgia por lo que no fue.

    Disfruta de tus vacaciones, que aquí espero tu vuelta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén,me alegro que te haya gustado el relato.
      Gracias por tu comentario enriquecedor y que vierte luz sobre el relato desde la pluralidad de ópticas y sentimientos.
      Necesario descanso durante unas semanas. Volveremos pronto.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  4. Siempre dejo tus finales, (que al leerte pasan a ser nuestros), abiertos, pero no esta vez.
    Creo que la maleta se desliza cuando la suelta para correr a fundirse en un largo abrazo.
    No deja de ser una historia de ficción tan humana, tan real que se repite constantemente a nuestro alrededor.
    Personalmente, no olvidaría la traición, pero el paso del tiempo nos curte la piel y el alma y, sobre todo, relativiza tanto el pasado... que todo puede suceder.
    Magnífico relato, como nos tienes acostumbrados.
    Disfruta mucho tu descanso.
    Cariños cercanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juglar, el paso del tiempo puede tener efectos balsámicos o todo lo contrario. En todo caso no siempre es fácil desprenderse de esa maleta simbólica que casa ser humano suele llevar.
      Amiga, gracias por tu lectura y por tu análisis.
      Un gran abrazo muy próximo

      Eliminar
  5. Una maleta con vida propia, con amores en su interior que recorren el mapa de la vida.
    Estupendo como siempre Felicidad.
    Espero verte pronto en el Café y seguir compartiendo éstos cálidos momentos de lectura y tertulia.

    Que disfrutes tus vacaciones, todo lo mejor querida amiga.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, sí, la melata tiene una clara simbología y guarda en su interior bagajes
      de largo recorrido que cada vez van pesando más.
      Mi estimada Adriana, gracias por tu presencia semanal y enriquecedora en el Café Literario.
      Después de este necesario descanso volveremos a encontrarnos, amiga.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  6. Las oportunidades para que alguien parta del puerto donde haya sido o se haya cercenado en dos, entre esta vida y otra o la otra para muchos, entre los pies y la mirada anhelante en los horizontes, son escasas: un hombro comprensivo y sabio, el sofá del psico, terapia psico, alcohol, drogas, venganza, no contemos el suicidio,el crimen, o la pasiva resignación. Lo que está demostrado es que puede ser una suma de todas, o parte de ellas y hasta una sola pero unidas al tiempo que puede ser de días, meses o años, pero es la distancia del tiempo quien tiene la última y decisiva palabra. Es allí donde renacerá el corazón o la pérdida para siempre.
    En el arte de la novela dice Milan Kundera que cada uno escogemos el libreto de nuestra propia novela, y este libreto es inconsciente, tarea que psicoanalistas tratan de develar ahondando hasta las estructuras arquetípicas de la personalidad, y no solo el psicoanálisis sino también la especulación quiromántica y con mucho más acierto la narrativa y la poesía. Recurriendo a trazas de la quiromancia ja ja ja se pueden encuadrar piezas simbólicas que ya indican el espíritu de ave migratoria de la protagonista, de hecho vivir en un puerto ya es el signo más evidente y diciente.
    El problema de hablar con artistas es que uno no puede atenerse a los conceptos de uso cotidiano, no es el diccionario el interlocutor es el mismo corazón el que abre sus páginas (qué problemático es ser artista!!!) no sé lo que pueda ser para ti descanso, pero lo que sea que lo disfrutes al máximo.
    Mi gran abrazo Escritora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristos, los viajes de exploración, de descubrimientos, migratorios o de huida no siempre implican singladuras, aeropuertos, rutas interminables que atraviesan desiertos, vías férreas o cursos de ríos. Hay una partida más dolorosa que es la que citas, ese exilio interior que acarrea un largo trayecto sin altos ni paradas. En este viaje interior como en el otro, el que pone tierra por medio, el tiempo y sus sutiles instrumentos de tortura o de anestesia van haciendo el resto. El personaje de este relato en su escapada de si misma no conoce más destino que el regreso a Ítaca. Sabe que volverá e insistirá, como escribió Blas de Otero sobre Bilbao, hasta lo inverosímil.
      Hay un prototipo de ser humano, que conozco bien, en perpetuo viaje que continuamente planean, planifican, construyen su vida en torno al regreso y en esa vuelta los kilómetros aumentan y el tiempo se dilata y la maleta que van llenando de vivencias y lastre, va pesando cada vez más.
      Mi estimado Aristos gracias por tu lectura y tu visión profunda del relato que va más allá del análisis literario y que tanto me enseña.
      Un gran y entrañable abrazo

      Eliminar
  7. Mientras me tomo un espresso y lo repaso en la intensidad de un ardiente xo en tu café literario bueno sería escuchar Nostalgia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristos, he subido el volumen para que Nostalgia se escuche en todo el Café Literario, suena bien y la versión elegido es magnífica. El espresso va por cuenta del Café, amigo.
      Descansar significa leer más, escribir más, terminar proyectos pendientes y, por supuesto, unas cortas vacaciones alejada del mundanal ruido.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Aquí se está de maravilla, con el aire acondicionado y el cafelito helado que me acaban de servir, no se puede pedir nada más. Hoy he venido algo tarde y, aún así, tenía mi mesita reservada. Es un lujo venir aquí y que le atiendan a una tan bien.

    La luz tenue del Café Literario tiene su misión y esta vez nos invita a sumergirnos en la atmósfera que nos sugieres con tanta maestría.

    Otro relato estupendo que nos hace situarnos en la escena misma, al lado de las protagonistas. Por mi condición de optimista quiero creer que en ese momento recuperaron la amistad perdida y esa maleta pudo hacerse más liviana, al soltar todo el lastre que llevaba dentro.

    Las observo frente a frente sin máscaras y, para mí, no hace falta nada más. Su lenguaje gestual es el que habla por ellas.
    El tiempo es el mejor curandero para ese tipo de males.

    Te echaré de menos. También cogeré vacaciones y ¡a disfrutar! mientras nos lo permita la realidad cruel que tenemos encima.

    Un abrazo muy grande y nos vemos a la vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towanda, sabes que tu mesa tiene una pequeña placa plateada que lleva tu nombre. La reserva es permanente.
      Ocurre, en ocasiones, que hechos emocionalmente devastadores cierran puertas y las historias se quedan en compartimentos estancos completamente blindadas y de alguna manera latentes aunque nunca se les abra. Otras, el tiempo, las circunstancias, ciertas fuerzas del pasado o la nostlagia atenuan, erosionan ese dolor primigenio y la perspectiva permite cierta sonrisa.
      También echaré de menos, las visitas, las tertulias, los relatos, los poemas que habitualmente disfruto.
      Te deseo unas muy felices vacaciones Towanda, pese a esa terrible realidad que nos asedia y esa sensación de estar al borde de un abismo para el que no hay disponibles demasiados paracaídas.
      Desconectar vendrá bien y exiliarse a la literatura el mejor de los paraísos posibles.
      Gracias, amiga, por tu lectura, tus comentarios, tu tiempo y presencia en el Café Literario.
      Un abrazo, muy, muy grande

      Eliminar
  9. La traición de una amiga duele, tanto como la del hombre que amamos. Pero la distancia fue una tabla de salvación que la ayuda a vivir sin rencores y olvidar.
    Volver a encontrarse las amigas, será un volver a vivir con el pasado a sus espaldas, cercano al olvido.

    bella historia, gracias Felicidad y que pases unas buenas vacaciones.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariarosa, la traición es un arpón que deja una herida muy difícil de curar, salvable solo en contadas situaciones.
      Te deseo amiga, un feliz invierno y muy pronto volveremos a encontrarnos en nuestra literatura compartida. Un placer.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  10. Fiuuu! que libro "El túnel", en Matinée tengo una cita de Sábato.
    Grandísimo.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efa, así es, su formato es corto pero El Túnel de Ernesto Sábato es una inmensa novela que releo con mucha frecuencia.
      Gracias por tu presencia en el Café Literario.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  11. Es una historia de amor muy especial, un amor de huída de sí misma y, para ello, los cruceros. Cuánto pesa llevarse con uno la propia imagen dañada.
    Felices VaGaciones. ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, arrastrar los errores propios y la consciencia de los mismos es un lastre muy pesado.
      Amiga, gracias por su lectura y por su certero comentario.
      Haremos uso todo lo que podamos de es esas "VaGaciones", amiga.
      Un cálido y gran abrazo

      Eliminar
  12. Quiero ver "El Túnel", dicen que hay una película argentina antigua. El texto me ha dado curiosidad al respecto.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, no conozco el filme de El Túnel, pero su lectura siempre resulta apasionante.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  13. El tiempo es un hombre galante, siempre olvida, muy buena historia, las traicions son dificiles de olvidar, pero se curan con amor, que tengas maravillosas vacaciones y que descanses querida Felicidad, un abrazo cariñoso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, el tiempo tiene a veces un efecto balsámico o puede anquilosar y solidificar daños irreparables.
      Querida Carmen trataremos de descansar y renovar energías. Vivimos tiempos muy complicados y difíciles.
      Un gran y cálido abrazo, amiga.

      Eliminar
  14. Espero que el reencuentro sea para bien, estos viajes a veces suelen evitarse, no se, el final queda a nuestra imaginacion.
    Me gustan tus historias.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Betty, si, los finales nunca existen como tales. Lo que aparentemente puede ser el término de algo, en realidad es el inicio.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  15. Tu historia un placer literario amiga
    Espero que tengas una vacaciones estupendas yo si tengo tiempo seguiré pasando por el café a leer aquello que se me ha quedado atrás
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40añera, feliz verano también para ti, ahí en la cálida Sevilla o rodeada de tus islas de nostalgia.
      Un gran y muy cercano abrazo

      Eliminar
  16. Hola Felicidad, bello recorrido por tus letras amiga. Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, gracias amiga por recorrer este Café Literario.
      Feliz verano y un gran abrazo

      Eliminar
  17. Querida Felicidad, dominas todos los estilos y esto que acabo de leer para mi no es narrativa, es prosa poética y de la mejor, eres brillante.
    Feliz verano, te deseo unas bellas vacaciones...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Scarlet, gracias por tus generosas palabras, amiga.
      Trataremos de descansar en estas cortas vacaciones y sobe todo de reponer energías. Seguiremos escribiendo y leyendo mucho pero algo alejada de la computadora.
      Un gran y fuerte abrazo

      Eliminar
  18. Hola buenas noches pase a saludarte
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, feliz de tu visita al Café Literario.
      Un gran abrazo, nos vemos a la vuelta de unas cortas vacaciones.

      Eliminar
  19. Hola querida Felicidad
    Estuve ausente por un par de dias porque tú sabes, tengo que parar unos momentos y luego arrancar de nuevo.
    Nos dejas como siempre un estupendo relato con su sello característico y esa manera especial de contar con la fluidez que te lleva a ser única.
    Las relaciones humanas y sus antagonismos: amistad, desencuentros, espera, traición, amores especiales...

    Que tengas bonitas vacaciones.
    Muchos besos
    Te esperaremos como siempre aquí en nuestros lugares, es necesario tomarse un respiro.

    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luján,gracias por tu siempre feliz visita al Café Literario.
      Comprendo perfectamente los altos y paradas que es preciso realizar en este arduo trabajo del blog, amiga.
      Volveré con las fuerzas y las energías repuestas. Ya se hace necesario un descanso y cierta desconexión.
      Un gran y muy cálido abrazo. Besos

      Eliminar
  20. Hola mi querida Felicidad, llego aunque tarde a tu Café Literario, donde bien sabes que disfruto de tus bellas historias.
    Leyendo la de hoy, -pensé a colación de tú mencionar Ítaca- en la canción de Luis Llac:
    «Más lejos, tenéis que ir más lejos
    de los árboles caídos que os aprisionan.
    Y cuando los hayáis ganado,
    tened bien presente no deteneros.
    Más lejos, siempre id más lejos,
    más lejos del presente que ahora os encadena.
    Y cuando estéis liberados,
    volved a empezar nuevos pasos».
    Esto lo aplicaría a la desafortunada historia entre esas dos amigas. Dejas abierto el final, la vida real es variopinta en reacciones de volver a empezar o trazar un mar entre ambas. tal como soy yo...,volvería otra vez a empezar con nuevos pasos.
    Felices vacaciones, gozalas por mí.
    Te esperaré.
    Con ternura
    Sor,Cecilia

    ResponderEliminar
  21. Mi querida amiga, tú te vas y yo regreso. Así, resulta que nos hemos desencontrado. He estado en la Buenos Aires que te gusta tanto y te he tenido presente, cuando en una fugaz visita, pase por el Tortoni y bebí un exquisito café, dejé volar mi alma hasta encontrar la tuya y brindé por la amistad. Luego, vengo de visita, me tomo otro cafecito en tu casa y, mientras leo lo atrasado, me ilumino con tu Faro, me quedo pensando en tu Gasolinera, no soporto los Abandonos y tomo La maleta para que no descubras una lágrima furtiva. Te dejo un fuerte abrazo invernal, y te deseo unas muy felices y energizantes vacaciones.

    ResponderEliminar
  22. Olá Felicidade,
    Maravilhosa sua história, gostei muito de cada detalhes.

    Desejo ótima férias.

    Beijos e ótima semana!

    ResponderEliminar
  23. Felicidad, te deseo unas felices y descansadas vacaciones, que puedas llegar a Itaca y regresar a Bórcor¨, que el viaje sea seguro y placentero y que en todas tus rutas te acompañe siempre la maleta.
    Un fuerte abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  24. Un placer leerte, amiga mía, mientras he bebido un refresco de coca cola fresquito, al mismo tiempo, me he ido refrescando entre las letras de tu precioso relato en el Café Literario que es mi recreo, mi disfrute y mis minutos de tiempo libre, al que no puedo faltar.

    Deseo que disfrutes de unas maravillosas vacaciones, y que, aquí estaremos a tu regreso, sin faltar a la cita del Café Literario.

    Felices vacaciones, amiga.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  25. Querida Felicidad te deseo unas lindas vacaciones y q tu equipaje,único, sea llevadero y te recuerde siempre lo fuerte que eres. Un texto magistral, un fuerte abrazo amiga

    ResponderEliminar
  26. Me maravillan tus escritos.
    un placer siempre leerte

    ResponderEliminar
  27. Paso a dejarte cariños, esperando retornes con la maleta recargada de más buenos relatos para tus lectores. Un tremendo abrazo y que lo estés pasando muy bien!

    ResponderEliminar
  28. Que tengas un maravilloso descanso. Me gusto la historia, la descripcion en el puerto me regalo un aire marino. Dicen que la distancia y el tiempo lo curan todo.
    besos, feliz vacacion!!

    ResponderEliminar
  29. Una maleta que puede cargar el fin y el inicio de una vida. Tus relatos siempre me dejan con un buen sabor. Escribes fenomenal Felicidad.
    Disfruta de tus vacaciones.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  30. Un relato excelente y reflexivo. Siempre con esa calidad que acostumbras. Es hermoso leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. hola, dejame felicitar por el relato, me gusto y quiero decirle que ya tiene un nuevo seguidor. exito.
    _________________________________

    Te invito a visitar mi blog de Videos
    VIDEOS MUSICALES. com

    ResponderEliminar
  32. Que estés pasando un gran descanso.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar