Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

domingo, 8 de julio de 2012

La gasolinera

El amanecer parpadeaba en el horizonte como la línea negra que perfilaban sus ojos. Acuosos, vencidos por la madrugada, se buscaban entre los lunares de herrumbre que se dispersaban por el azogue. Los cirros carmesí enredándose en el bosque al otro lado de la carretera se dibujaban en sus labios que repasaba bajo la luz desgastada que colgaba sobre el espejo. Salió del baño suspendida en los tacones de aguja y se sentó junto a la ventana que daba a los surtidores. Me pidió un café y su edad joven se me hizo incalculable. Encendió un cigarrillo y le advertí que estaba prohibido. Insistió que no había nadie en el local. Dejó escapar el humo y lo apagó. Como cada mañana desde hacía más de un año esperaba la llegada de Ezequiel. El viejo aparcaba la camioneta y entraba cubierto por una gorra azul petróleo con la visera deshilachada. Enjuto y algo desgarbado se sentaba frente a ella. Intercambiaban unas frases apenas audibles y antes de marcharse la mujer abría el bolso y le entregaba un pequeño fajo de billetes. Después de tomarse un café se alejaba en su oxidado auto. Me preguntaba qué relación mantenía el viudo y ya jubilado mecánico de nuestro taller con aquella desconocida. La mujer que todas las noches se situaba al borde de la carretera comarcal y esperaba a los esporádicos clientes que atravesaban esta solitaria ruta.

Una madrugada de enero en la que la escarcha anidada entre las hojas de las acacias caía temblorosa sobre el asfalto me acerqué con una taza de café caliente. Traté de convencerla para que entrara antes de que se congelara. Me sonrió por primera vez bajo la escasa luz que llegaba de la gasolinera. Hace mucho tiempo que estoy helada. Y la deseé más que otros amaneceres y regresé solo al almacén. Me devolvió la taza y me pidió otro expreso. Se sentó donde acostumbraba. Las mesas permanecían vacías. Yo estaba al otro lado de la barra secando y colocando vasos. Ezequiel aparcó delante de los surtidores. Esta vez no se acercó a la mujer. Se dirigió a mí y me pidió unos chocolates. Antes de salir la miró pero la mujer había posado sus ojos en la camioneta. Alguien lo acompañaba pero no pude saber de quién se trataba hasta varios días después.

Desde esa madrugada la desconocida no regresó. Una mañana cuando mi servicio estaba a punto de concluir Ezequiel entró dispuesto a comprar dos cañas de pescar. Pasaría unos días de acampada junto a la laguna de Los Tilos.  Compró provisiones para dos y me ofrecí a llevárselas a la camioneta. Sentía una curiosidad abrasadora. Ya veo que no va solo. Un Ezequiel distendido me presentó a Manuel de apenas diez años. Tenía su custodia hasta que la madre, una sobrina de su mujer,  saliera de prisión.
Safe Creative #1207081936375

54 comentarios:

  1. Hola Felicidad,
    me gusta esta historia como guion de una pelicula, tiene todos los condimentos que a mi, de primera vista, me son atractivos. Desolacion, paraje desertico, soledad, y frio, sobre todo mucho frio en el cuerpo y el alma de los protagonistas, seres desangelados por las circunstancias que le tocan vivir, pero que al final aparece una mano que comienza a descorrer de su alma la oscuridad.
    Un fuerte abrazo hasta Bórcor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carolina, los personajes aislados en sus mundos y en esa relación circunstancial o crucial en una gasolinera de una carretera solitaria. Enfrentados a sus realidades. Coincidentes o distantes.
      Sí, hay desolación y subyace en ellos la fría soledad de un frío amanecer.
      Gracias amiga por inaugurar los comentarios de este relato y por tu análisis tan certero.
      Un abrazo grande hasta Buenos Aires.

      Eliminar
  2. Olá Felicidades,
    Maravilhoso essa história,
    adorei os detalhes e a forma que conduziste o conto.
    Lendo seu conto senti até o cheirinho desse café expresso.Eu adoro café.
    Adorei a imagem!

    Beijos e ótima semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Smareis, gracias amiga de Brasil por tomarte un café en este espacio literario y por dejar tu amable comentario.
      Ótima semana también para ti
      Un gran abrazo

      Eliminar
  3. Buenos días. Parece que el sol no nos va a perdonar hoy. Me voy a mi mesita... Tomaré uno con leche.

    El calor, que entra ya con fuerza a través de los cristales, me hace pensar en esa muchacha que llevaba tanto tiempo helada y en Ezequiel y en el niño Manuel.
    Tres almas luchando por sobrevivir y un escalofrío que, a pesar de la estupenda mañana que hace, me ha recorrido todo el cuerpo al leer la última frase.

    Guaaaaaau!, fantástica historia. Me he sentido parte de ella. Hubiera querido abrazarles, sobre todo al tío Ezequiel, que se está comportando como un padre para los otros dos protagonistas.

    Un beso enorme, tesoro, que me encantas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towanda, el sol tamizado por la vidrieras policromadas del Café Literario te dan un aire de mujer misteriosa en las mañanas de este local, amiga Towanda.
      La soledad compartida sigue siendo soledad pero tal vez conceda alguan oportunidad a nuestros personajes.
      Un beso grande para ti que cada lunes inviertes tu tiempo en tu, ya, Café Literario. Una alegría encontrarte por aqui.

      Eliminar
  4. Una historia que golpea por lo cercana a la realidad, hay tantas mujeres en la misma situación. Ella al menos tiene la paz de que alguien cuidará de su hijo. El relato comienza como un poema,con un amanecer parpadeando y termina con la esperanza de otro amanecer. Bellas letras, como siempre mi querida Felicidad. Un saludo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maríarosa, así es amiga, la realidad tiene aristas no solo heladoras sino punzantes y difíciles de encauzar.
      Los personajes comparten un paisaje solitario que de alguna manera los acerca y les permite compartir sus propias desolaciones.
      Amiga, gracias por visitar cada semana el Café Literario y por dejar tu comentario atento.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  5. Felicidad, sin lugar a dudas tienes un don especial para la descripción, sobre todo, de personajes.
    Leyéndote es imposible no imaginarse el aspecto de la protagonista que coincidirá, casi al cien por cien, con el que tú has creado.
    Y el final siempre sorprendente.
    Feliz semana.
    Un cariñoso beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, sí este es un relato básicamente de personajes enfrentados a su realidad solitaria en un lugar también desolador y de tránsito.
      Agradezco mucho tu lectura y tus palabras. Gracias por dedicar tu tiempo a este blog.
      Un cálido abrazo

      Eliminar
  6. Las separaciones obligadas entre padres e hijos en las condiciones que una sociedad injusta y egoísta genera y reproduce se convierten en las mas dolorosas situaciones y repudiables de esas mismas sociedades. Desafortunadamente esto no es ficción literaria y los hechos golpean a diario a miles de inocentes niños en el mundo y más en los países pobres o mejor dicho empobrecidos por los abusivos de siempre en el poder.
    Con qué gusto recuerdo los versos del gran Lorca que escupían a la cara a esa mitad del mundo sin importarle porque estaba convencido que esa otra mitad del mundo lo entendía.
    Relato fuerte.
    Abrazos Escritora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristos, sin duda la parte más vulnerable de la sociedad es la de la infancia. Cualquier tipo de conflicto familiar, económico, bélico, social, etc., les afecta de una forma dramática, dolorosa y siempre injusta. El silencio es cómplice de esa injusticia.
      Los personajes de este relato se citan en sus soledades y enfrentan sus mundos, sus realidades y sus desarraigos en un ambiente simbólicamente gélido.
      Tu perspectiva siempre enciende luces bajo las que reflexionar.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  7. Hola Felicidad una historia muy dura y que se puede vivir a la vuelta de cada esquina, es una historia pero es la realidad de esta sociedad, con distintos rasgos pero la vida misma
    No todas terminan con ese alo de esperanza, con esa mano que se extiende para ayudar
    No siempre se encuentra una bella persona como tío Ezequiel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, a veces es complejo determinar la línea fronteriza entre realidad y ficción. Donde acaba una y donde comienza la otra o si son dos caras de la misma moneda. Sin duda la dureza y dramatismo de muchas situaciones no deja margen a la esperanza. A veces hay que buscarla y hasta fabricarla.
      Gracias amiga Lola por tu lectura y comentario.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  8. Un mes muy frío, el de enero, en el que la escarcha es un manto que cubre el frío asfalto, un mes en que el relato se desenvuelve desde la cruda y también fría muy fría realidad de unos fríos y solitarios personajes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María,tu mirada poética siempre es una interesante y rica perspectiva desde la que ver el relato
      Gracias por tu tiempo y por dejar tus impresiones.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  9. Felicidad, amiga, me encantas siempre.
    Por la vez, me ha llamado la atención el espacio, casi siempre "no-lugares": la carretera, la camioneta, la gasolinera, la prisón... Personas desplazadas.
    Gracias.
    Gilson.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gilson,así es, el espacio y el ambiente que envuelve a los personajes refleja esa desolación y soledad en la que viven. Una gasolinera aislada en una carretera solitaria y todo lo que esto puede significar.
      Gracias por tu lectura y por tus palabras.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  10. Felicidad,gracias por tus palabras,amiga.
    Tremenda historia nos cuentas.Los personajes atienden sus trabajos,sus circunstancias con temple y fortaleza...El narrador es testigo de dos historias conmovedoras,la chica que vende su cuerpo para alimentar al hijo de sus entrañas y el viudo,que cuida a un extraño como a su propio hijo...
    A veces la vida nos enfrenta a varios retos,sin dejarnos mucho margen para defendernos y salir airosos...En cualquier caso, el hombre tiene a su espíritu,que siempre le depara la luz en el camino para aprender y superarse continuamente...
    Mi felicitación por tus historias,impresionantes reflexiones,que siempre nos adentran en el alma de los personajes para vivirlos a tope y hacerlos nuestros.
    Mi abrazo inmenso por tu maestría y buen hacer.
    Os dejo por un tiempo,pero volveré,os echaré de menos...Tengo que seguir compartiendo vuestras letras y vuestra amistad,es toda una aventura y un placer,amiga.
    Feliz verano Felicidad y hasta pronto.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Jesús, agradezco tu lectura atenta y tu análisis profundo que ilumina y enriquece el relato.
      Son personajes que las circunstancias retienen o dejan marchar en el oleaje de la realidad no siempre justa.
      Gracias por tu tiempo y por tus amables palabras.
      Querida amiga te deseo un feliz verano junto a tu familia. Te echaremos de menos y aguardaremos tus nuevos y luminosos poemas.
      También yo me tomaré un obligado y necesario descanso.
      Nos encontraremos a la vuelta.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  11. Excelente narrativa poblada de imágenes que me resultan muy verídicas.
    Me identifico con Ezequiel!
    Felicitaciones y un abrazo desde una Copenhague enamorada de la vida,

    Ian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ian, gracias por venir desde la hermosa ciudad de Copenhague al Café Literario.
      Agradezco tu tiempo, tu lectura y tu comentario.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  12. El frío, esas alboradas solitarias, silentes, un paraje de bosques, una gasolinera y el cansancio y la desolación mordiendo la carne y el alma de una joven forzada a la profesión más antigua del mundo; como muchas otras mujeres, en cualquier paraje del mundo, esta joven, madre soltera, o separada o abandonada a su triste suerte, debe ganarse el pan con el sudor de su carne (cosa que para ella y muchas mujeres pobres del mundo es algo que las derrumba como seres humanos día tras día). Ella no tiene un futuro y por eso cuando una madrugada ve llegar a Ezequiel, el esposo de una tía de ella, y nota que en su desvencijada camioneta va un niño, su niño, para ella ya no existe nada más...creo que su dolor de alma tocó fondo en ese instante y toda su condición de paria de la sociedad fue un peso insoportable para ella...ese día desapareció y me parece que terminó en la cárcel...y, mientras tanto, como en la realidad, los seres humanos, niños y adultos, viven el drama de una sociedad envilecida y excluyente.
    Como siempre, mi amiga Felicidad, tus relatos son fantásticos con un manejo exquisito de nuestro idioma.
    ¡Una gozada leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gustavo, tu análisis poético del relato, expone la gélida realidad que envuelve el lugar y a los personajes. Donde se cruzan destinos pero también la sinrazón de la injusticia. La implacable dureza de vidas atrapadas en un círculo complejo y dramático. La sociedad, como señalas, margina, desplaza y condena. No es fácil para muchos seres humanos mantener esa dignidad que se les arrebata y se les niega.
      Gracias Gustavo por tu visión y por plasmarla de esa forma literaria que tanto admiro.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  13. Una historia que me mantuvo expectante todo el tiempo,con personajes totalmente de carne y hueso, con sus luces y sombras,como la vida misma, y no por ello le quitan hermosura, sino que le añaden "humanidad" y singularidad.
    como siempre un relato apasionante querida Felicidad.
    Te dejo un cariñoso abrazo, es un gusto leerte saboreando un cafecito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, ficción y realidad en este relato se mezclan hasta ser irreconocibles. Lamentablemente son muchos los seres humanos que tienen que sobrevivir al margen de la sociedad o en sus límites. Personajes que se encuentran en esta gasolinera de carretera solitaria, metáfora y símbolo.
      Amiga, el cafecito va por cuenta del Café Literario.
      Un gran abrazo y felicitaciones un poco retrasadas por el 9 de Julio Día de la Independencia de la República de Argentina.

      Eliminar
  14. Buenas noches Felicidad. No comento los blogs , así tengo más tiempo para formarme. Pero en tus historias, aunque no me enseñaran a componer los sonetos-que me traen mareada- aprendo humanidad.
    Tu historia es gélida, como muchas vidas de personas azotadas por las circunstancias de la vida. Pero al final, todos los hilos se mueven tras el amor.
    Unas cañas de pescar, un viejo y un niño compartiendo amor de amistad. Me quedo con tu final.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sor Cecilia, gracias por pasar por este Café Literario y dejar tus palabras cargadas de generosidad y que son un estímulo y que me invitan a reflexionar. Un honor y un gran aprendizaje.
      A pesar de la la dureza en la que por desgracia muchos seres humanos se ven obligados a vivir sin apenas horizontes a los que contemplar, al menos debe quedar un resquicio para la esperanza.
      Deseo que muy pronto tu formación en la compleja técnica del soneto nos permita disfrutar de tus creaciones literarias.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  15. Maravillosa historia amiga de principio a fin. Un placer leerte. Cuidate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, me alegra que te haya gustado el relato.
      Gracias por tu visita y por tus palabras.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  16. Tus relatos son como "trailers de películas" que después de verlos, tienes ganas de ver la película entera.Pues así me pasa, que me apetece leer el libro entero, aunque este sin escribir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, creo que un relato no debe contener una historia única sino que debe existir, al menos, otra que aunque no se lea el lector la intuya o la desee construir entre línea y línea. Así que Jorge me siento muy feliz que quieras seguir leyendo.
      Muchas gracias, amigo.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  17. Una historia a ras de suelo. De ésas que te puedes encontrar a la vuelta de la esquina o en cualquier gasolinera (que nos pasan desapercibidas siempre). Un estilo directo y conciso para narrarla.
    Gracias, todos podemos aprender algo de ti o, al menos, intentarlo.
    Un abrazo. Aurora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora, tienes razón, es una historia extraída de la ficción pero que está muy próxima a la realidad. A la dureza de tantas situaciones.
      Yo te agradezco esas palabras tan generosas que son un estímulo pero yo aprendo mucho de ustedes y de la literatura que encuentro en sus blogs
      Un gran abrazo hasta Asturias.

      Eliminar
  18. Sabes, Felicidad, siempre me han despertado curiosidad los bares de las gasolineras.
    Porque son lugares de paso, porque entran y salen seres continuamente, cada uno con su historia y su caminar.
    (Me gusta observarlos en los lugares públicos, intentando averiguar qué se esconde detrás de cada mirada)
    Tu historia es entrañable y, como siempre, querida amiga, nos regalas la oportunidad de divagar e imaginar la trama real.
    Cariños cercanos, escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juglar, también a mi me seducen esos lugares de tránsito. De vidas suspendidas en un instante, que transportan tantos sentimientos, emociones, pensamientos, experiencias y que su paso fugaz, a veces, nos dejan imaginando.
      Gracias por tu huella en este Café Literario, amiga.
      Un muy cálido y marítimo abrazo

      Eliminar
  19. cuando todo es tan ajeno, pero a la vez, tan interrelacionado
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omar, gracias por tu lectura y por tu comentario siempre certero.
      Agradezco tu paso por el Café Literario
      Un gran abrazo

      Eliminar
  20. HOLA QUERIDA FELICIDAD


    MAGNIFICO RELATO QUE NOS MUESTRA UN PERFIL DEMASIADO AMARGO PERO TAN REAL, TAN VIVIDO, PORQUE TODOS CONOCEMOS EN EL FONDO ESAS HISTORIAS DE AMORES Y DESAMORES, DE ABANDONO, DE LUCHA POR SOBREVIVIR, DE ARRIESGARLO TODO POR UN HIJO Y LLEGAR A LOS LÍMITES.

    NO DEJA DE SORPRENDERME ESE FINAL QUE NOS DEJA TODO UN MENSAJE, ESE NIÑO AL AMPARO DE UNA BUENA PERSONA QUE SE OCUPARÍA DE SU DESTINO.

    EXCELENTE AMIGA MIA.

    UN BESO BIEN GRANDE.

    YA ME PARECÍA A MI QUE ESTABAS AUSENTE PORQUE NO TE VEÍA POR NINGÚN LADO, PERO COMO YO VOY TAN LENTA... TE IMAGINAS... BUENO UNA ALEGRÍA VOLVER A LEERTE.

    CARIÑOS Y ABRAZOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Luján, la lucha por sobrevivir a diario ya es una ardua y compleja aventura. Pero hay vidas que lo han tenido y, por desgracia, lo tienen mucho más complicado. Creo que a pesar del dramatismo y la tragedia que pueda existir en la historia hay un leve resquicio a la esperanza.
      Me alegro siempre encontarme contigo amiga.
      Gracias por tu presencia y tus palabras.
      Un gran y muy cálido abrazo

      Eliminar
  21. Es increíble la capacidad que tienes para hacernos sentir cada letra de unas historias tan vivas
    Es un auténtico placer pasearme nuevamente por tu casa me he de poner al día en cuanto tenga tiempo

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40añera, es una alegría verte por el Café Literario mi querdia amiga.
      Gracias por tu comentario y feliz de encontarte de nuevo.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  22. Me pregunto cuantas historias asi se desarrollan en la vida real, creo que muchas mas de lo que nos imaginamos.
    Felicidad tienes un gran talento y es un placer leerte.
    Una alegria enorme tu visita y tus palabras en mi espacio, gracias.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Betty, a veces entre la realidad y la ficción apenas existe una delgada línea difícil de determinar.
      Gracias por visitar el Café Literario y dejar tus amables palabras.
      Un gran abrazo hasta México.

      Eliminar
  23. Felicidad que gran placer leer tus realatos llenos de vida. Hay muchos Ezequieles navegando por la vida.
    Un gran abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diego, gracias por tu visita, es un honor contar con tu presencia en el Café Literario.
      Agradezco tu lectura y tu comentario, amigo.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  24. Siempre lahumanidad más bella al filo de sus letras, siempre la protección y lo sensible. APLAUSOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, valoro mucho su comentario y su presencia en este blog.
      Es una alegría y un honor, poeta.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  25. Muy lindo! Leí "el concierto" y me pareció muy interesante.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reina momo gracias por tu visita al Café literario y por la amabilidad de dejar tu comentario.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  26. Y detrás de la distancia y sufrumiento había un hijo.
    El que hace pasable el presente y da color y calor al futuro.
    Enhorabuena de corazón mi querida escritora Felicidad.
    Te dejo mi admiración y un montonazo de abrazos positivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara, así es, pese a la dureza de la vida de los personajes hay un resquicio a la esperanza en este relato
      Gracias por tu lectura atenta y por tu tiempo.
      Agradezco tu comentario y tus generosas palabras.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  27. Querida Felicidad, nos has transmitido el suspense y las descripciones de los acontecimientos y personajes de una manera genial. Paseando por tu casa encontré la revista en la que colaboras, ¡¡mis felicitaciones!!
    Un beso, feliz tarde ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, la revista chilena Verbo (des) nudo tuvo a bien invitarme a participar en su proyecto. La verdad es que me emocionó mucho.
      Gracias por leer en este Café Literario y por tus comentarios amiga de Gran Canaria. Una isla a la que amo y que visito siempre que puedo.
      Un abrazo muy cercano

      Eliminar