Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

domingo, 10 de julio de 2011

Voz de mar

El mar se abre ante la quilla del barco como una mujer se expande bajo su amante y se hace espuma revoltosa que amaga con trepar por las paredes del casco rojo óxido. Palabras secuestradas por el viento caen a mí alrededor y me alejan de la contemplación del océano herido. Fragmentos de frases vienen y van y no sé de quién provienen. El aire salado azota cuando los rayos del sol descienden fláccidos, limonados y me obligan a buscar abrigo. A medida que avanzo por cubierta la voz es más nítida, incluso grita, paso a su lado y no me ve. Es una mujer entrada en años, alejada de los cincuenta y merodeando por la década siguiente. Su rostro no se contrae, la piel permanece tensada y recubierta de una pátina grasienta de la que parece refulgir bajo una amplia pamela. Sus manos son huesudas rematadas por unas uñas largas de esmalte blanco y en su dermis el tiempo ha cumplido su venganza pintándolas de pecas; con una aprieta el teléfono contra el rostro y con la otra sostiene un cigarrillo que se deshace en cenizas. Está sentada en una hamaca y si no estuviera a cubierto de unas grandes gafas de sol italianas aseguraría que su mirada se pierde en la cada vez más desdibujada costa. Me resulta familiar, como si la conociera de algo o la hubiera visto antes, es el timbre de su voz aguardentosa el que me permite identificarla; sí, es Nora Valentín, aquella estrella de cine y de teatro tan popular en los años ochenta.
Era una niña en esa época pero creo que trabajó para Fellini o Antonioni. ¡Ah cuándo se lo cuente a Alberto! la detestamos, nos parece muy sobreactuada y siempre que proyectan alguno de sus filmes en televisión cambiamos de canal. No así su madre que la última Navidad nos pidió de regalo una colección completa de sus películas. Te he estado esperando todo el díasí… lo entiendo pero necesito verte. A popa el sur de Tenerife se recorta volcánico con destellos naranja y amarrillos en la frescura del atardecer. Es el mejor flanco para contemplar el crepúsculo vaciándose sobre El Teide en la lejanía. Si, amor, sé que no puede ser en cubierta pero… La vieja actriz discute con su amante y me impide disfrutar en silencio de este momento único. Sabes que me he embarcado en este crucero por las Islas porque quiero estar cerca de ti. Los pasajeros deambulan y algunos reparan en su tono alto y exigente, otros, los entrados en años, parecen reconocerla, se detienen a su lado o continúan sin dejar de mirar en su dirección. Pero Nora aúlla como perro abandonado o cambia a un registro untuoso, melifluo de actriz de vodevil. Mejor me retiro de esta burda interpretación de mujer ansiosa por estar con un amor que la rehúye o la teme. Dime dónde y estaré ahí. Tira su dignidad por la borda y suplica ir con él. ¿Por qué no vienes a mi camarote? Es una buena idea. ¿Me prometes que cenaremos juntos? Creo que ya va siendo hora que baje, en cualquier momento puede verme aquí y pensar que estoy husmeando en su conversación. Yo también querido. El barco hunde la proa y vuelve a erguirse como si surgiera del fondo del mar. Nora Valentín permanece en silencio y se recuesta en la hamaca. Gran Canaria bisela el horizonte salpicada de nidos de luces, en unas horas atracaremos en el Puerto de Las Palmas. Tengo frío, justo ahora que ya me iba aparece Alberto. Aún no me ha visto, siempre tan despistado. ¡Alberto, amor! … No es mi voz quien lo reclama, ni mis brazos los que lo rodean, ni mi boca la que se abre en su boca.

52 comentarios:

  1. HOLA FELICIDAD
    ESTOY CON POCO TIEMPO, DESPUES PASO A LEER TU MARAVILLOSO RELATO.

    ME GUSTARIA QUE RECOJAS EL PREMIO BLOG DE ORO PORQUE TE LO MERECES MUCHISIMO. ERES MUY TALENTOSA.

    LO ESTOY ENTREGANDO DE MANERA PERSONAL.

    BESITOS

    ResponderEliminar
  2. No es solo el océano el que queda herido por la quilla del barco, sino el corazón que se quiebra ante lo que los ojos ven, ante el nombre que se ama deletreado en los labios de otra mujer.
    Fantástica la escena que has conseguido escribir y, lo que es más difícil , proyectarla en nuestra retina, imágenes que se balancean al ritmo del vaivén de las olas y los sentimientos.
    Estupenda, Felicidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Aqui estoy, subida en este barco de sorpresas...y cuàntas! observando el paisaje, escuchando la charla telefònica, que deja al descubierto un secreto inesperado.

    Como siempre excelente relato Felicidad, te dejo un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Luján, gracias, una vez más, por tu extraordinaria generosidad de compartir los premios que merecidamente te ortorgan.
    Agradezco tu gesto de amistad y cariño.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  5. Marisa, los paseos por por un navío dan para mucho. Los que vivimos en islas tenemos, a veces, la obligación y/o el palcer de navegar en barco con cierta frecuencia y, siempre, constituye un lugar de encuentro o desencuentro, de historias que se "balancean" entre la cubierta y la borda.
    Gracias por subirte al crucero de este relato.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Adriana, espero que en el vaivén del barco sobre las olas encrestadas no te hayas mareado demasiado. Gracias por navegar durante unos instantes en este navío del Café literario.
    Gracias por tu comentario.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  7. Y, las relaciones suelen mecerse en navíos extraños sobre mares que no mojan nuestra orilla. Un gusto leerte, Felicidad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Menuda sorpresa se encuentra la narradora.

    Muy bueno Felicidad; siempre lleno de poesía y bellas imágenes.

    ResponderEliminar
  9. Nunca debemos tirar nuestra dignidad por la borda.
    Buen relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Ummm que amores.. cuando no son correspondidos..

    y sin embargo a esa edad, cuantos enamorados veo y cuantos necesitados de tanto amor como a los 18

    Un beso me gustó...

    ResponderEliminar
  11. Felicidad,tu relato nos lleva a esa "causalidad"que la vida nos sirve en bandeja y nos deja pensativos y heridos.
    Mi felicitación por ese realismo candente y bien llevado,que nos hace participar del viaje.
    Os dejo por un tiempo,te deseo lo mejor estos días de verano,que seas feliz amiga y hasta pronto.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  12. No, no, noooo, no puede ser! justo él, que decia detestarla??? Justo Alberto, MI Alberto?!
    Yo lo tiro por la borda, en este instante!

    Asombroso cuento, Felicidad. Pensar que estos casos pueden y son reales.
    Tambien me gusta la descripcion del entorno, del imponente Teide, de las luces que ya se ven a lo lejos y la original ilustracion que decoran todas tus entradas.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Mariela, tienes razón hay naves que singlan el mar sin conocer puerto y, muchas veces, parecen viejos cascarones abandonados a las mareas en busca de un arrecife donde encallar.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  14. Valandan, a veces el don de la oportunidad o la mala jugada de la casualidad conspiran en contra, así el personaje que narra la historia se tropieza con verdades no buscadas y, mucho menos, deseadas.
    Gracias, amigo, por pasarte por el blog.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Antorelo, estoy muy de acuerdo contigo, pero bien es verdad que en nombre del "amor", desde un concepto érroneo del mismo, se perpetran y consienten muchas indignidades.
    Agradezco tu paso por este Café Literario.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  16. Altair, el amor es uno de los sentimientos más universales y quizá, junto con los celos, del que más se ha escrito y para el que hay multitud de definiciones y percepciones. Y cuando llega, de la manera que sea, no atiende a edad ni condición.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. María Jesús, aunque tengamos que renunciar durante unas semanas de tu excelente poesía te deseo un feliz verano, de desconexión, relax y recarga de energía para después del tiempo de estío.
    Gracias por cada uno de tus amables comentarios y que seas muy feliz y que te leamos muy pronto.
    Un gran y enorme abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  18. Carolina, amiga me he reído mucho con tu inicio de comentario, la versión de tirar al perosnaje por la borda no está nada mal. Si no te importa estoy dispuesta a echarte una mano.
    Carol, las ilustraciones las localizo una vez he terminado el relato, siempre las busco lo más "ad hoc" posible con el tema o que se le aproxime.
    Un fuerte abrazo Carol y espero que hayas tenido un feliz Día de la Independencia.

    ResponderEliminar
  19. Saludos Felicidad, no me ha dado tiempo de leer tu bello blog, con más tiempo me pasare.

    ResponderEliminar
  20. Jajaj!! Me alegro mucho Felicidad querida! =D
    Sí, fue un dia de la independencia francamente espectacular.
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. ¿Te imaginas que chasco?, así pasa a veces en la vida.Felicidad, me encantó el relato y me pareció precioso la descripción que haces del barco en el mar, se nota que vives rodeada de él, lo conoces bien y conoces sus movimientos.
    Que bien lo describes, amiga,eres experta en situarlo a uno en los escenarios, realmente el lector hace un paseo por él y lo disfruta mucho.
    Un fuerte abrazo, querida.

    ResponderEliminar
  22. IMPONENTE RELATO COMO TODOS LOS TUYOS, ESOS BARCOS TIENEN HISTORIAS OCULTAS, AMORES FURTIVOS, ENCUENTROS A DESTIEMPO, DESILUSIONES...

    MAGNIFICO MARCO DE UNA HISTORIA QUE PUEDE SER LA DE MUCHOS EN EPOCAS DONDE SE VIVÍA DE OTRA MANERA.

    BESITOS
    ME ALEGRO QUE TE HAYA GUSTADO EL PREMIO, YO SENTÍ QUE ERA ALGO ESPECIAL.

    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  23. Felicidad, que obra extraordinaria.
    Tienes frases de antología:
    "El mar se abrió como una mujer bajo su amante".
    "Palabras secuestradas por el viento que caen a mi alrededor".
    Y más...

    Te dejo mi admiración y aplauso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  24. Francisco, bienvenido al Café Lieterario. Agradezco tu paso por el blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Carolina, me alegra mucho que hayas tenido un buen Día de Independencia y que lo hayas pasado muy bien. Recuerdo que el año pasado celebraron el Bicententario y llegué a tiempo para asistir a algún evento y exposiciones.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  26. María, para los que vivimos en islas el mar es una extensión más de nuestra esencia de isleños, marca nuestra idiosoncracia y sin él, nos falta oxígeno, luz y literatura. Mi amigo y escritor Víctor Álamo de la Rosa escribió una novela que se titula "El año de la seca" (cuando vivía en Brasil) y está centrada en la isla canaria de El Hierro y la evocación impreganda de nostalgia es única, propia de alguien que es tierra y mucho mar.
    María muchas gracias amiga por tu amabilidad.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  27. Luján, los barcos, como dices muy bien, son escenarios magníficos donde se desarrollan historias de despedidas, de ausencias, distancias, desgarramientos, placer, encuentros. Es un medio de transporte, junto con el tren, en que más se puede disfrutar de la meditación, la charla, la reflexión...e, incluso, escuchar lo que nunca debió suceder.
    Agradezco tu generosidad y deferencia conmigo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  28. Mariarosa, agradezco muchísimo tu paso semanal por este Café literario y que siempre me dejes tus amables y generosos comentarios.
    Gracias, amiga.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  29. Tus relatos son todos estupendos, tu narrativa fantástica, con metáforas fabulosas, leerte realmente , es un verdadero placer...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  30. Y regresé con la marea para dejarte un abrazo, Felicidad.

    ResponderEliminar
  31. Excelente relato, como todos los tuyos, pero con sus cualidades individuales bien marcadas. Un océano que se mece bajo nuestros pies, una imagen de mujer no compatible y un descubrimiento personal que crea el más atroz de los desenlaces. Un placer leerte, Felicidad. Te dejo mi cariño, respeto y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Scarlet, agradezco que te hayas embarcado en este relato y que hayas navegado por su historia. Es una alegría encontrarme contigo en la cubierta de este Café literario.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  33. Mariela, feliz por esa marea que parte de Mendoza, cruza el océano Atlántico y arriba a las costas de este Café literario. Un enorme abrazo para mi amiga poetisa.

    ResponderEliminar
  34. Millz, el mar, a veces la mar también, parece estar en calma pero la llegada imprevista de densas cadenas de nubes levanta tempestades que pueden hundir naves.
    Gracias amiga por arribar por estas costas desde tierras australes.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  35. Menuda puñalada ha dado el último rayo de sol al morir en el Atlántico, de las que atraviesan el corazón.
    Me encantan tus historias
    Mil besos

    ResponderEliminar
  36. FELICIDAD
    ESE CUENTO LO ESCRIBÍ HACIENDO UN EJERCICIO EN EL TALLER DE LITERATURA HACE MUCHOS AÑOS.

    ME PUSIERON LA SIGUIENTE ORACION:
    "ELLA ESTÁ SOLA EN EL MUNDO. TODOS LOS SERES HAN MUERTO..."

    DE ALLÍ TUVE QUE ARMAR ESE TEXTO, QUE DESPUES PUBLIQUÉ EN UN LIBRO.

    INTELIGENTE TU REFLEXION COMO SIEMPRE, AMIGA.

    BESOS

    ResponderEliminar
  37. 40añera, ya conoces como son estos viajes marítimos y cómo el sol y el océano Atlántico se alían para propiciar historias de pleamar y bajamar.
    Gracias por pasarte siempre por el Café literario
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  38. Luján, la verdad que tu relato de ambientación gótica está muy bien logrado. Es un placer adentrarse en tu literatura de la que disfruto y no dejo de aprender.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  39. Felicidad, no te imaginas cómo extrañaba leer esto, pero después de tanto lo he vuelto a hacer. Me encantó la manera en que logras confundir el paisaje con las sensaciones o sentimientos del personaje.
    También te quiero dar mi más sentido pésame por la muerte de Facundo, el argentino de todo el mundo. A mi me encanta. Espero a ti también te agrade. Nos estamos leyendo Felicidad, y gracias por el mensaje de la última vez, fue muy lindo, honor que me haces.

    ResponderEliminar
  40. Felicidad
    Sigo enfermita, solo me levanté un ratito, porque mañana me voy donde mi madre, quiero agradecer vuestro cariño
    Y a ti especialmente , por qué? ' no te preguntes porque, pero eres muy especial para mi
    Creo que los mimos de mi madre serán la mejor medicina...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    Y gracias!!!!

    ResponderEliminar
  41. Doloroso cuando siendo espectadores de un hecho de este tipo pasamos a ser protagonistas sin desearlo.
    Me gustó mucho, un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Lyla, bienvenida de nuevo al Café Literario. Me alegro que ya estés de vuelta de las tareas universitarias y puedas retomar el contaco más prolongado con la familia, seguir en tu blog y hacer todas esas cosas que las prioridades nos alejan. Y, sí, coincido contigo, el asesinato de Facundo Cabral es una tragedia para todos los que lo admirábamos pero su voz, sus canciones, su poesía nos acompañarán siempre.
    Lyla, gracias por tener en cuenta este modesto blog, desde el corazón mi mayor agradecimiento.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  43. Scarlet, espero y deseo que tu recuperación sea lo antes posible por tu salud y por mi egoismo como lectora que ya que echamos mucho de menos tus poemas. Scarlet seguro que la lado de tu madre todo irá mejor. Compartimos sentimientos.
    Un fuerte abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  44. Alondra, la vida, en ocasiones, no repara en casualidades y la curiosidad también puede encerrar sosrpresas.
    Agradezco tu entrada en el Café Lietario, un honor.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  45. "la mujer se expande bajo su amante" ... suena muy bien.

    ResponderEliminar
  46. Nos trasladas con tus letras al ambiente de tu relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  47. David, bienvenido al Café Literario, sí esa primera frase abre y creo que indica la intencionalidad de los que se va a contar.
    Gracias por tu amable comentario
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  48. Carla, gracias por pasar y quedarte un ratito en este Café Literario. Es muy amable por tu parte leer en este blog y dejar tu comentario.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  49. Un placer darme mi frecuente paseo por " Café Literario" para saborear un poco de tus interesantes historias.Que tengas una linda semana.

    ResponderEliminar
  50. La inmensidad y profundidad del mar da pie a que salgan afloren sentimientos que muchas veces y por múltiples razones se mantienen ocultos. Situaciones dolorosas que en algún momento de nuestras vidas deben salir a la luz. Muy bien logrado Felicidad. Imaginé la escena ante mis ojos como si la viera en una pantalla.
    Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  51. ¡¡Intrigante!! Y qué bellas descripciones de las islas querida Felicidad
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  52. Hola amiga querida, nuevamente en tu bello blog, que esta magnifico, agradezco tu afectuoso comentario a mi poema que este si es dedicado al Desamor, en el anterior era para el Amor...
    Que disfrutes de una bella semana y realices tus anhelos.
    Abrazos y besos
    Raquel Luisa Teppich

    ResponderEliminar