Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

martes, 13 de septiembre de 2011

Los días felices



Un día Marta quiso construir una frase pero las palabras se le escarcharon, las ideas cómplices desaparecieron secuestradas por el pasado y los proyectos quedaron sepultados bajo los escombros de los tiempos felices. Pensó entonces, que la glaciación entre ellos se produjo sin previo aviso, no hubo cambio climático, ni las nubes del cielo fueron violentadas por los densos y viscosos cúmulos que trepaban desde las chimeneas de las fábricas. El sol se ocultó y se habituaron a compartir sus destinos entre las tinieblas, el silencio solitario y las tardes de miradas por los ventanales.
Abandonó la casa solo con lo puesto. Él le preguntó si no requería de un camión de mudanzas y ella le respondió que todas sus posesiones estaban grabadas en la piel, que para los recuerdos aún no se habían inventado embalajes y eso a él lo reconfortó.
Marcos siguió la rutina de los días perdidos. Tomaba café al amanecer, acudía puntualmente a la oficina donde permanecía ocho horas de contable y regresaba en la tarde. Se acomodaba detrás de la ventana y se acostumbró a verla pasar  al crepúsculo. Caminaba bañada en luces ocres, grisáceas, tornasoladas o rojizas según fuera la estación que atravesara. Los mejores momentos acontecían los sábados por la tarde y los domingos a media mañana. Seleccionaba una vieja canción francesa, escanciaba el coñac de las grandes ocasiones  y aguardaba el instante en que el viento removía la melena de Marta y fulgían sus labios carnosos mientras él aprisionaba el cristal de la copa entre los suyos.
Una tarde el otoño se descamó y las hojas se extendieron por toda la ciudad, algunas quedaron balanceándose en el alféizar de la ventana. No tardó en llegar un ejército de nubes negras que descargó todo su arsenal de agua y las precipitó al vacío. Marcos contempló la cadencia bulliciosa de la lluvia persiguiendo a la hojarasca hasta que la vio aparecer. Una vaharada de aire le voló el paraguas y el rostro de Marta quedó a la intemperie. Un relámpago cruzó su memoria, descubrió en ella la misma sonrisa que fue para él en los días felices. Se reclinó en el sillón, tragó un sorbo del vino añejo y escuchó los últimos acordes de Ne me quite pas. Marcos decidió marcharse, allí ya solo habitaban el viento sibilante y el gorgoteo de las nubes.
Ahora cuando pasa por delante de la casa abandonada deja caer una moneda o la cajetilla de tabaco y mira de soslayo hacia los ventanales por si alguien lo observa.


A  H. S. por los días de Jacques Brel

31 comentarios:

  1. un día los colores se vuelven grises, la sonrisa se opaca y el adiós se vuelve inevitable, sin ninguna necesidad de camión de mudanzas...

    un relato con imágenes absolutamente vívidas.

    un fuerte abrazo, querida Felicidad (qué precioso nombre tienes!)

    ResponderEliminar
  2. La monotonìa de lo cotidiano, los silencios y luego la huida...una huìda fìsica, como bien dice el personaje de Marta...las posesiones estàn grabadas en la piel, y en ocasiones a fuego!

    Como siempre altamente gratificante leerte Felicidad.

    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Fin de una historia, el final de los amantes... Lluvia, viento golpeando los ventanales, las hojas volando en una tremolina igual que el alma de los antiguos amantes y ne me quitte pas... Felicidad, creaste un clima de nostalgico adios, vacio y soledad muy dificil de lograr. Todo contado con metaforica maestria. Gracias por regalarnos tu talento.

    ResponderEliminar
  4. Patricia, la certeza de que todo está terminado, rara vez se percibe al mismo tiempo en la pareja y es un proceso que pasa por diferentes gradaciones de gris hasta que definitivamente se apaga la luz.
    Un enrorme abrazo

    ResponderEliminar
  5. Adriana, ocurre que cuando ya no hay nada que decir y ese mundo compartido se derrumba o desaparece solo quedan los recuerdos, los buenos momentos esos que se tatuaron en el personaje y que de alguna manera es el único bagage que está dispuesta a retener.
    Un cálido abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  6. Carolina, sí, en realidad es una despedida en dos tiempos, las disposición de los elementos de la naturaleza tienen ese fin que tú acertadamente comentas. Rupturas, finales...son tempestades que se levantan, movimientos sísismicos que arrasan y destruyen. Lleva un tiempo aquietar y reconstruir.
    Querida Carol, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. No hubo vuelta atrás. . .tenía la esperanza. Pero el amor vive igual. Hermoso tu relato,Felicidad.
    Un ambiente que lo sublima.No conozco la canción, pero escucharla debe ser también un placer.Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  8. HOLA QUERIDA FELICIDAD
    QUE RELATO INTIMO Y NOSTÁLGICO, ME HACES ACORDAR A LAS NOVELAS DE UNAMUNO, DE DUMAS... LA DAMA DE LAS CAMELIAS...
    NOTO QUE HAS LEÍDO MUCHOS CLÁSICOS POR LA FORMA DE NARRAR Y EL LEXICO.

    ME PARECE DE UN REFINAMIENTO, COMO CUIDANDO EL IDIOMA.
    LA TRAMA MARAVILLOSA, UN AMOR QUE TERMINÓ POR FIN, UN ADIOS QUE NECESITABA SER...

    BESITOS
    CARIÑOS MILES.

    ResponderEliminar
  9. Millz, la esperanza puede durar toda una vida pero el amor suele se más efímero. Ne me quite pas es una espléndida canción de Jacques Brel, sin duda te emocionará cuando la escuches.
    Amiga, un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  10. Luján, concibo la literatura como un arduo oficio que me proporciona placer y duro trabajo. Me ruboriza y te agradezco tu evocación de los clásicos pero ellos son gigantes y yo una aprendiz; lo que sí es cierto es que las lecturas acumuladas de poetas y narradores son parte de lo que creamos, recibimos su herencia y partimos de ella en esa búsqueda de un estilo que cada autor batalla en el día a día de su escritura.
    Querida Luján, gracias por tu presencia en el Café Liteario. Un honor
    Un fuerte abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  11. Cautivadora despedida a un adiós que no quiere irse. Los escombros de los tiempos felices´aún están ocultos debajo de la alfombra, sin posibilidad de reciclarse, esparcidos en pedacitos por todas las parcelas del corazón.

    Tu prosa es deliciosa, Felicidad, logras crear un ambiente y transmitir ese sentimiento de derrota y desamparo con un estilo del que no me canso de felicitarte.
    Extraordinario.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Felicidad, este relato está lleno de nostalgia, como la canción que mencionas, siempre es difícil decir adiós, terminar una relación, comenzar de cero, pero llegado el momento es mejor para los dos. Mas vale eso, que la soledad y el silencio compartido.
    Un gusto leerte y disfrutar de tus relatos.
    Recibe un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  13. Y, a veces, aunque decidamos irnos o decidan irse se deja caer cierta nostalgia al pasar por algún balcón habitado por fantasmas.
    Me gustó mucho el relato, Felicidad.
    Un gusto leerte, amiga.

    ResponderEliminar
  14. Marisa, reconocer las derrotas del corazón no es tarea fácil, solo basta leer la poesía o la narrativa -si nos limitamos al campo de la literatura- a lo largo de los siglos para comprobar que las ruinas de amor son un material creativo recurrente y siempre distinto. Intenté construir una trama donde el desamor se desarrollara en dos tiempos y cómo el personaje abandonado gestiona su "derrota".
    Marisa, gracias por transitar por el Café Liteario.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  15. María, tienes toda la razón, peor, mucho peor que la ruptura es convivir con esa soledad solitaria donde,la emoción, la ilusión,la magia... se han exiliado para no volver. Solo que en ocasiones no es al unísono y se generan situaciones de no aceptar el punto final de lo que ya está acabado.
    María, amiga, gracias por leerme.
    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  16. Mariela, la melancolía y la nostalgia son los sentimientos que quedan después del derrumbe de una historia que empezó para siempre pero que el tiempo y sus circunstancias destruyeron. Recuerdos, canciones... todo vale para no darse por vencido aún cuando el otro corazón ya ha hecho su mudanza.
    Un fuerte abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  17. Un relato maravillosamente contado con imágenes claras, Las despedidas siempre duelen. Me encantó tu blog y te sigo Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Magnífico cuadro de la melancolía. El aferrarse a los detalles que rodean al amor pensando que así se puede rodear al sentimiento mismo, cuando la realidad es que vivir de recuerdos es triste y cruel para con uno mismo, hay que mudarse también.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Alma, bienvenida al Café Literario, gracias por pasar por este blog y dejar tu amable comentario.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Aníbal, la mudanza verdadera acontece cuando se deja atrás cada uno de los recuerdos que el presente se vuelven dagas punzantes que hieren.
    Aníbal, una alegría tenerte de nuevo por el Café Literario desde Jordania.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  21. Que cosa terrible la soledad acompañada. Al menos ella logró salir del bochorno de palabras muertas. ¿Y él? me quedé pensando, al volver la vista a su ventana, seguirá atado a ese ayer?
    Hermoso y poetico relato. Te dejo mi aplauso.

    mariaorsa

    ResponderEliminar
  22. Mariarosa, la soledad mal compartida suele ser bastante peor que la soledad a secas. Tu pregunta pone de relieve una cuestión que el relato deja a criterio del lector. Para abandonar el "ayer" es preciso tener predisposición; ya es un paso cerrar la puerta, el siguiente será pasar la llave.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  23. Hay ocasiones en que los días felices se acaban, y sólo nos queda el recuerdo de sus destellos. Parecen tan reales que por momentos no sabemos diferenciar entre la fantasía y la realidad. Es como el despertar de un hermoso sueño de amor. Al menos queda el dulzor de ese momento de evocación. También es de disfrutar. Muy hermoso Felicidad.
    Te dejo mi abrazo sincero.

    ResponderEliminar
  24. Uf!Menos mal que el café, la lluvia y el otoño ayudan a pasar estos duelos.

    Me gustó mucho el principio, cuando ella está a punto de decir algo y se detiene. Allí es la bisagra entre el comienzo de una historia y el fin de otra, cuando se instala ese silencio huidizo-ya que hay silencios compartibles.

    Ver pasar a alguien con quien hubo intimidad como si fuera un extraño, debe ser bastante violento para quien mira; preferiría, personalmente, cambiar de ciudad o al menos de barrio.

    ResponderEliminar
  25. TINTA HÚMEDA

    7

    Limpio la casa,
    preparo guiso de vegetales,
    abro la puerta
    y me siento a esperar.
    Ella anunció visita
    y ha cumplido su palabra.

    Ahora somos dos náufragos que se miran,
    dos cuerpos
    que han decidido fabricar
    una sola sombra.



    anuar iván.

    ResponderEliminar
  26. Belkis, tú lo expresas muy bien, es un despertar involuntario de un sueño de amor pero ocurre y las decisiones que se tomen o no condicionan la felicidad o infelicidad del ser humano. Sin duda, después de un tiempo, los recuerdos emergen como regalos del pasado o punzadas que aún hieren.
    Belkis, gracias siempre por entrar en eset Café literario.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  27. Ignacio, las penas se digieren mejor con la melancolía del otoño o un café cargado frente a una venta, estamos de acuerdo. Sí, debe ser bastante duro ver pasar cada día a la persona que amas sin mayor acceso que la vista. Una amiga mía siempre me comenta que esos casos es mejor cambiar la dirección de las flechas, claro que aún no me ha explicado el método para hacerlo.
    Ignacio, amigo, feliz primavera que estás a punto de inaugurar y un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  28. Anuar, bienvenido al Café Literario.
    Maravilloso comentario-poético, al que solo le añadiré el agradecimiento de que hayas entrado y dejado tan buena literatura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Captar el instante ese momento en que descubres que todo ha acabado y que no hay marcha atrás de una forma preciosa
    Un besito más

    ResponderEliminar
  30. Su cuento planta como objeto, aquello, a través de la ventana. Imaginé lo que ocurre a diario cuando, por costumbre, domésticamente permitimos a las emociones pasar por el televisor.
    Muy bueno.

    http://enfugayremolino.blogspot.com
    Acompañaré como N176

    ResponderEliminar
  31. Buen texto, muy entretenido, mantiene un hilo conductor hasta el final,Bonitas fotos, siempre me gustan. me pareció muy interesante.... Me gustan tus escritos, son muy entretenido. Te envío un abrazo fraterno deseándote muchas bendiciones en este día y todos los que estén por venir.

    ResponderEliminar