Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

domingo, 18 de marzo de 2012

Los cuentos de Dácil


Levanté la mirada del microscopio y percibí al otro lado de la ventana la noche oscura como una galaxia sin planetas ni constelaciones. Me apresuré  a anotar los últimos datos y registros. Si no me demoraba un minuto más llegaría a tiempo de leerle un cuento a Dácil y brindar con Alberto por mi treinta y cinco cumpleaños.
Coloqué cuidadosamente el instrumental esterilizado,  separé la cantidad necesaria y guardé el resto de los cultivos en el frigorífico.
Salí disparada al pasillo. La percusión de los tacones sobre las baldosas me acompañó hasta el ascensor. Un cartel pegado en la puerta advertía que estaba fuera de servicio. Me aguardaba un largo descenso de nueve pisos. Los peldaños permanecían en penumbra y los descansillos eran apenas visibles por una tenue luz de escasos vatios. No sé cuántas plantas me quedaban para alcanzar la salida pero al sonido de mis pasos se añadió otro más lejano. Miré hacia atrás pero no vi a nadie. Aceleré la bajada. Salté los escalones de dos en dos y algunos de tres en tres. Me detuve un instante y solo escuché el resoplido de una máquina  de   vapor que palpitaba en mi pecho. Reanudé la marcha y volvieron las pisadas fuertes. Me tranquilicé pensando que alguien más se había quedado trabajando. Giré y esperé el encuentro. Un desconocido bajó las escaleras con las manos en los bolsillos del abrigo. Su rostro moteado de sombras se aproximó. Frente amplia, hilvanes del tiempo en torno a los ojos y una cabellera en vías de extinción. Sujeté el bolso como arma de defensa. Sé que aquí está prohibido fumar pero no va a decir nada. El humo blanquecino y el tabaco ardiendo iluminaron su nariz ancha como un helipuerto. Permanecí expectante. Quiero que me acompañe de nuevo al laboratorio. Imposible, mi hija me espera. Lo sé. Un estremecimiento como el rugido del tren cuando atraviesa un túnel recorrió mi cuerpo. Suba usted primero yo la seguiré. Abrí el laboratorio y las luces lechosas nos pusieron al descubierto. Siempre relaciono estos lugares con la morgue. Supuse entonces que estaba ante un loco y corría peligro. Deformación profesional supongo y arqueó las cejas. Debió reparar en mi expresión de máscara griega. Quién es y qué quiere, me desesperé. Es curioso, Ethel, pero nuestros trabajos se parecen. Usted analiza minuciosamente el comportamiento de los microorganismos y yo también investigo pero a otros a especímenes más alargados. La niña en casa, el desconocido reteniéndome, el tiempo que se escapaba como humo de nitrógeno. Le grité. Tranquila. Abra el bolso. No. Hace tiempo que conocemos sus actividades. Cada noche cuando todos se van usted permanece más horas investigando. En realidad trabaja en lo suyo. Me arrebató el bolso y el mundo despareció bajo de mis pies. Está pálida, siéntese. Introdujo su mano y rescató el tubo congelado. En este recipiente de metal, Ethel, se lleva a casa las células madre que reproduce para inyectar a su hija después de los tratamientos de quimioterapia. Y sabe que su práctica va contra la ley.
Observo la calle desde el banquillo de la sala del tribunal. Los jacarandas desnutridas por el invierno mueven sus esqueléticas ramas al silbido de los alisios. Pero solo pienso en la sonrisa de Dácil cuando entraba en su habitación a  leerle un cuento.
Safe Creative #1203181323794

52 comentarios:

  1. ¡Ooooh la han pillado pobrecita!!

    Siempre es un placer paasr un buen rato en tu compañía amiga
    Besotes, (si la puñetera palabreja de control no me bloquea, claro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 40añera, amiga gracias por pasar a visitarme al Café Literario. Siempre es un lijo tu visita.
      Desconocía que mis comentarios teniente ese complicado control de letras apenas visibles. Trataré de solucionarlo.
      Un gran abrazo y feliz semana

      Eliminar
  2. Por una sonrisa como la que dices, sería capaz de hacer lo mismo y más.
    Un día, hace mucho tiempo de esto, ante una desesperación inmensa por uno de los seres que más amaba y sigo amando en el mundo, pensé incluso en pactar con el (...)
    ¡Vaya locura!, lo sé, pero ¿qué no seríamos capaces de hacer por alguien que nos duele?
    Felicidades, de nuevo, tesoro.

    (No te lo vas a creer pero -entre todos los nombres que hay en el mundo- he elegido uno muy parecido a Dacys para un relatillo en el que estoy trabajando... ¡Increíble! porque no solo es el nombre, sino el detalle de los pasos y el de los bolsillos)

    Un beso muy fuerte, ESCRITORA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towanda, las situaciones límite conducen a acciones y toma de decisiones que en un ambiente convencional y distendido posiblemente no se tomarían. El personaje camina en esta dirección. Actúa acorde a sus propios principios frente a la ley. Ese conflicto genera bastante polémica, en este ámbito científico como en otros campos. Comprendo tus planteamientos.
      Amiga sí que entiendo la "telepatía literaria" y las similitudes casuales, a mi también me ha pasado en más una ocasión. Ahora bien, me siento muy feliz siquiera coincidir en algunos aspectos con tu relato porque me encanta cómo escribes y el desarrollo de tus tramas.
      Un abrazo muy cálido

      Eliminar
  3. Absolutamente emocionante, me ha tenido en ascuas. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emejota, gracias por entrar al Café Literario.
      Me alegra que ta haya gustado el relato y que hayas tenido la amabilidad de dejar tus impresiones.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  4. Impresionante!!! suspenso y emotividad, que buen relato.
    En cuanto al tema: que madre, teniendo la oportunidad, no haría lo mismo?
    Un placer conocerte y con tu permiso me quedo por aquí.
    Cariños.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Driada del Bosque, bienvenida al Café Literario.
      Es una buena pregunta cuya respuesta entraña más interrogantes.
      Gracias por tus palabras. No tardaré en visitar tu blog.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  5. No es delito. Una madre puede hacer eso y mucho más, para aliviar a un hijo en su enfermedad. Excelente historia. Como siempre tus temas sorprenden por diferentes y bien escritos.

    Un saludo, buena semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maríarosa, es cierto, como bien dices, que las madres están dispuestas y hacen cualquier cosa por los hijos. Solo que en determinadas situaciones la complejidad de las circunstancias las conducen a laberintos ciertamente complicados. Aunque las dudas sobre la determinación en cada caso no existen pero, en ocasiones arrastra consecuencias.
      Amiga gracias por venir al Café Literario y dejar tus amables impresiones.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Felicidad,acabo de llegar del pueblo y estoy muy cansada.
    Te dejo mi abrazo y prometo,que mañana te comentaré tu
    post con tranquilidad,como merece.
    Un beso,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Jesús. amiga, me alegro que hayas pasado un fin de semana alejada de la ciudad, en la tranquilidad del pueblo. Pero, por favor, no te preocupes. Tú siempre eres bienvenida.
      Un beso

      Eliminar
  7. Profundo e intrigante relato.

    Profesional y madre sobre todas las cosas, y aunque algunas practicas, esten contra le ley...el Amor es mas fuerte.

    Excelente querida Felicidad, como siempre un placer pasar por tu cafe literario.

    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, en determinados ámbitos, especialmente el científico y el médico, son muchas las controversias y opiniones encontradas sobre uno u otros aspectos. Unas veces la ley se interpone, otras es la ética, las consideraciones confesionales, etc. También es cierto que los avances tecnológicos y las nuevas investigaciones suelen ir por delante de la ley y que ésta debe adaptarse en cada momento. De esos resquicios ha surgido este relato.
      Un gusto para mi, querida Adriana, tu presencia en este blog.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  8. Un novedoso relato con el típico picor del suspenso. Muy bueno, amiga. Rescato el sentimiento maternal que no tiene barreras como sustrato de la narrativa. Vaya un fuerte y perfumado abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zuni, sí no hemos adentrado en las nuevas investigaciones científicas y las derivas que pueden tener desde el punto de vista literario.
      Suspense y ciencia pueden ser una combinación interesante.
      Un cálido y gran abrazo, amiga

      Eliminar
  9. el límite entre lo lícito y lo absolutamente necesario, la ley fría frente al Amor sin límite, cómo establecer justicia? inquietante encrucijada!!!

    querida Felicidad, magistral relato que merece aplausos de pie.

    un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patricia, efectivamente, como le comentaba a Adriana, la ley suele discurrir por derroteros que no siempre se adecúan a la realidad inmediata, a los avances técnicos y científicos y por otro lado, también están las cuestiones éticas y personales. Es una situación compleja sin duda que como bien dices conducen, en ocasiones, a una encrucijada.
      Querida Patricia, gracias por tus generosas palabras amiga.
      Un cálido abrazo

      Eliminar
  10. Al comenzar, un relato de suspenso inquietante, pero el final le dio un giro mas fuerte aun, de gran crudeza como lo es la enfermedad grave de un hijo, que no haria uno por aliviarlo? Hasta pasar el limite de la sensatez si fuera preciso. Yo, la disculpo. Que absuelvan a Ethel.

    Un fuerte abrazo y mi felicitacion por este nuevo cuento que podría, perfectamente, ser un caso real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, podría ser un caso real porque creo que cualquiera que tuviera a su alcance la posibilidad de mejorar la vida de un ser querido no dudaría en contravenir las normas. Otra situación bien distinta serían las consecuencias que pudiera derivarse de esa acción que pudiera incumplir reglas, leyes. órdenes, etc. No siempre se legisla al mismo tiempo que la sociedad avanza.
      Amiga, un abrazo enorme y cálido

      Eliminar
  11. Bien intenso el segundo párrafo. Lo he disfrutado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, me alegra que te haya gustado el relato.
      La segunda parte es la que da luz de alguna manera a la primera.
      Gracias amigo por tu visita desde la hermosa ciudad de Lima
      Un gran abrazo

      Eliminar
    2. Felicidad te cuento que acabo de publicar un nuevo cuento.
      Saludos
      David

      Eliminar
  12. Felicidad,tu relato nos lleva ante una mujer investigadora,que es madre sobre todas las cosas...Esos nueve pisos los he bajado con ella...con ocho meses de embarazo bajé varias veces doce pisos en Alcalá de Henares(el ascensor se averiaba a veces)Bien,la vida la acorrala y la ley la frena...Pero,ella sigue soñando con su hija,con la felicidad de su hija,y ella,como científica, tenía la llave maestra...El investigador tenía otra llave la de la "mala suerte"que llega,y cambia la vida...y entonces el destino la tiene en sus manos...Mientras las "jacarandas"como un triste y simbólico presagio, se mueven secas y endebles,ante los malos vientos...Esas leyes,que frenan el avance de la vida y la dejan consumirse,sin evolución,ni progreso...
    Mi felicitación por tu maestría,que nos deja frente a la vida y la muerte.El hombre con su dualidad traza el camino y pone la piedra,donde tropieza...Nuestro mundo con sus ventajas e inconvenientes...
    Mi abrazo inmenso por esa profundidad,que siempre admiramos y nos enseña tanto...amiga...!!
    FELIZ SEMANA,FELICIDAD.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Jesús, los diferentes niveles del edificio, por cierto tiene mucho mérito bajar tantos piso embarazada amiga, es un elemento un tanto simbólico de los diferentes temas que se cruzan en el relato, la profesión, la ética, los sentimientos, la maternidad, los avances científicos, las dificultades de toda índole que los acompañan, más en los tiempos de crisis donde se eliminan presupuestos para la necesaria e inaplazable investigación.
      Tu siempre acertada mirada poética vislumbra en las jacarandas en invierno el panorama desolador de la ciencia, sus avances y el cúmulo de dificultades que la rodean.
      Gracias por tu pormenorizada y exhaustiva lectura y por el profundo análisis de relato.
      Agradezco también tus palabras siempre amables conmigo.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  13. Un relato magistral.
    Si, como dices, a la ciencia y al suspense le añadimos las dosis de ética que esta historia conlleva, nos encontramos ante una encrucijada de sentimientos encontrados.
    Esta es la manera de escribir que me entusiasma, la que me deja pensativa y cavilando, la que me lleva a cuestionarme lo que haría yo en circunstancias similares...
    A fin de cuentas, nos invitas y conduces a convertirnos, por un ratito, en personajes de tus tramas.
    Enhorabuena, amiga mía, por tu arte.
    Cariños varios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juglar, me alegra comprobar que el relato no sea únicamente de lectura -que, por otro lado, está muy bien así- sino además sea capaz de despertar reflexiones, análisis, pensamientos...que vayan mucho más allá de lo escrito. Que la historia tenga esa vida o vidas paralelas, donde cada cual participe desde su óptica, su particular manera de ver e interpretar la realidad, es bastante enriquecedor.
      Amiga gracia por tu intervanción activa en este Café Literario.
      Un cálido y cercano abrazo

      Eliminar
  14. Mi admirada Felicidad:
    Ética versus amor, ¿o quizás vida?...¡Qué difícil tema amiga!, ¿quíenes somos nosotros para juzgar a una madre?, además. En un caso similar, creo, no tengo la menor duda, haría TODO por mis hijos. Y allí llegamos al gran dilema que nos planteas. Enfrentar nuestra ética profesional frente a una necesidad individual. ¿ Es justo usar nuestros acercamientos en cualquier área del conocimiento, con un objetivo dirigido en nuestro exclusivo beneficio, alterando o retardando un cupo que le correspondería a otra persona?. ¿Es justo utilizar nuestra profesión, los recursos tecnológicos que nos acercan al uso de posibles soluciones que no están al alcance del resto de las personas; única y exclusivamente en nuestra finalidad evadiendo el colectivo?... Inquietante interrogante mi apreciada escritora, tan preocupante como el azul violáceo de los jacarandas...Me encantan este tipo de relatos -de los cuales no me despego fácilmente- porque de seguro le seguiré dando vueltas, y las interrogantes me seguirán revoloteando los pensamientos.
    Un besito mi bella escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Taty, has colocado bajo la lupa del microscopio el gran dilema de la ética y sus laberínticas ramificaciones. Tus interrogantes son preguntas abiertas que la respuesta dependerá de la mirada personal.
      Más allá de resoluciones emocionales obvias. Detrás, como bien has expuesto, se enredan un sinfín de cuestiones que no es fácil dilucidar. En esa hondura de planteamientos que tan lúcidamente expresas está buena parte de la intrahistoria de esta trama.
      Me alegra, sin duda, que suscite un debate más profundo y nos lleve a reflexionar sobre cuestiones a la que la sociedad actual se ha de enfrentar.
      Gracias amiga por tu magníficas aportaciones que enriquecen el relato y este espacio.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  15. Ariesgar la vida por un hijo, esos son los grandes gestos que nos regalan las madre.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abriendo Caminos, bienvenida al Café Literario.
      Me alegra que tus pasos te hayan acercado a este blog
      Abrazos

      Eliminar
  16. Hola amiga, profundo relato que me lleva a la reflexion. Un placer leerlo. Te dejo un beso, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poetiza, hay historias que por su trama nos invitan a reflexionar.
      Agradecida por tu visita.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  17. Excelente historia, Felicidad, y tan real como la vida misma. El gran descubrimiento regenerador de las células madre no está exento de peligros pero debiera utilizarse en beneficio de aquellos casos en los que aún la ciencia no ha podido encontrar otra respuesta.
    El amor incondicional de esa madre hacia su hija es una prueba de ello.

    Un enorme placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, ficción y realidad suelen ir muy próximos en la literatura y los nuevos avances científicos son un territorio magnífico para explorar.
      Algunos hallazgos no terminan de consolidarse por falta de presupuesto, por barreras legales, por cambio en la línea de investigación etc. Otros son polémicos y controvertidos por cuestiones morales o, como apuntas, por la falta de estudios o perspectiva para conocer las consecuencias a medio o largo plazo. En todo caso, para la creación literaria permite especular y abrir vías para pensar o posicionarse.
      Un cálido abrazo Marisa. Me encantó el último poema en tu blog sobre la catedral de Zamora.

      Eliminar
  18. Es cierto, por un hijo enfermo creo que se haría cualquier cosa, los principios por los que uno se ha movido durante la vida pasarían a segundo plano, el instinto de proteger la especie es demasiado fuerte y priva sobre todo lo demás. Ese descenso de los 9 pisos casi en penumbra, habla de su estado anímico y el esfuerzo por el que tendrá que pasar.
    Excelente tu relato, amiga, nos traes distintas temáticas y puntos de vista.
    Un fuerte abrazo desde Caracas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, efectivamente tu siempre atenta mirada literaria ha detectado las imágenes simbólicas que rodean el estado anímico del personaje. Ese descenso por el edificio casi en penumbra denota un estado tormentoso interior importante. La arquitectura del edificio, su disposición, iluminación etc, indica señales de elementos que conforman la trama y la historia del propio relato.
      Gracias amiga por tus palabras.
      Un cálido y gran abrazo hasta Caracas

      Eliminar
  19. Magnifica história Felicidade!

    Um ótimo tema que você abordou, me faz refletir bastante.Poderia ser real os fatos. Um abraço minha amiga, e ótima semana, ótimo outono.

    Grande beijo em teu coração!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Samreis, me alegra que te haya gustado la historia.
      Tienes razón, en la ficción y la realidad a veces es difícil encontrar esa frontera que los separa.
      Agradezco tu amables palabras
      Un abrazo muy grande hasta Brasil

      Eliminar
  20. me haces meter en tus textos y te cuento es para mi muy dificil en este momento de mi vida leer y darme tiempo para entender la magia de tus textos
    Mil besos querida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha, agradezco tu amabilidad y deferencia de destinar parte de tu tiempo a visitar el Café Literario y dejar tus impresiones.
      Gracias por leerme.
      Un cálido abrazo amiga

      Eliminar
  21. Sus cuentos tienen una profundidad intensamente humana, dignos de tomar cuerpo fílmico. Guardan la natural esencia del cruce de emociones que nos recorren a diario, a veces, sin que seamos plenamente conscientes de su presencia, y otras, sin que ellas perciban que estamos ahí.
    Magníficas imágenes intrasensoriales, la escenografía que despliega es interior, porque ud hace que cuatro palabras sean suficientes para lograr ambientación: ascensor, pasillo, laboratorio y tribunal. APLAUSOS.

    Felicidad le agradezco el diálogo que, para mí, representa un estímulo constante, aprender a decir no es tarea sencilla; pero voy a insistir, pues considero que cada pequeña voz es importante. Gracias, Gracias.
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, la literatura parece sugerir más de lo que dice y la construcción de imágenes que nos sitúen en la escena es el nexo dentro de la trama con los personajes y sus vicisitudes, por ello para mi es muy importante ubicar cada historia en su contexto.En un relato breve hay cierta complejidad. Pero que puedo decirle a usted que es poeta y en escaso versos nos presenta la intensidad de las emociones desde su origen hasta el final.
      Gracias por su tiempo y por la generosidad de sus palabras
      Valoro y admiro su poesía amiga Laura. Expresar no es fácil, tiene razón pero usted lo hace muy bien.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  22. Muy bello tu relato, en pocos segundo nos haces vibrar con los sentimientos que plasmas en tu escritura. Nos llevas de tu mano hasta finalizar la trama.
    Preciosa complejidad del ser humano. Estoicamente luchamos hasta que no queden recursos . Todo por aquellos a quien amamos.

    Gracias por tu visita y cuando vuelvas, te tendré una exquisita taza de café a lo cubano y una invitación para que leas mi relato: MIEDOS /Febrero sabrás porqué me llegó a lo mas profundo este relato tuyo.

    Sigue así que vas bien. Yo te sigo. Un gran beso

    Una escritora cubana perdida en la tierra de sus ancestros: Galicia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gelois bienveneida al Café Literario.
      Agradezco tu visita a mi blog y sin duda que me tomaré un café cubano en tu espacio literario y degustaré tus relatos.
      Gracias por tus amables palabras
      Un gran abrazo

      Eliminar
  23. Es la lucha de una madre siempre latente, buscando hasta agotar los recursos, en ese laberinto de cuestionamientos frívolos, es la fuerza del amor. Yo lo viví con mi madre, sentía que era un torbellino en busca de soluciones para salvarle la vida.

    Excelente relato querida amiga, profundo, que nos deja pensando en las razones del ser y sus necesidades vitales.

    Los sentimientos a flor de piel y las imágenes visuales nos ubican en el momento y en el lugar justo llevándonos hacia el final de una trama perfecta.

    Un lujo, amiga.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luján, siempre que surge un problema y las soluciones posibles implican una gran complicación el ser humano busca aquella que puede solvetar o paliar su dificultad. Y ahí es cuando entra una tupida red de complejidades y obstáculos de toda índole.
      Estimada Luján agradezco tus reflexiones y consideraciones.
      Gracias siempre por tus palabras afectivas.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  24. Hola Felicidad, paso a dejar un beso amiga, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  25. Hola Felicidad,
    he pasado a conocer tu sitio y me he encontrado con un bello relato.
    Gracias por tu visita!
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Amiga mia, que historia mas intrigante, me he quedado con ganas de saber la historia de su hija,
    Me ha gustado mucho y se ve que eres buena narradora.
    Un abrazo y seguiremos aprendiendo de una maestra como tu.

    ResponderEliminar
  27. Felicidad, se me había pasado leer esta entrada, y ahora que lo he hecho me has mantenido en suspenso hasta el final, la verdad es que me ha encantado tu relato, gracias por hacerme disfrutar de unos minutos con tus letras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Tu relato no solo nos deja reflexionando, eso y mucho más. nos introduce en un camino , donde se conjugan los sentimientos con la ética,
    lo debido,y el inmenso amor de una madre, aunque te confieso, que yo no lo pensaría dos veces y actuaría tal cual como tu protagonista, sin el más mínimo remordimiento.
    Tus narraciones como siempre, estupendas y tan diversas, eres multifacética...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar