Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

domingo, 6 de mayo de 2012

Sincopados


Veo aparecer a Alma Valle mientras ausculto los bolsillos del pantalón y de la chaqueta buscando el mechero. Mi cigarrillo sin encender bailotea entre mis labios cuando pasa a mi lado. Nos miramos como dos chacales con cuentas pendientes. Ella entra y se pierde en la algarabía de la sala. Yo aún permanezco unos instantes quemando mis pensamientos en las antorchas que alumbran el jardín. Pero pronto el aire frío que estrecha las calles me empuja al interior. La barahúnda se confunde con el sonido del mambo. El oleaje humano me acerca y aleja de mi mesa. Me uno a ellos  y muevo los brazos y las piernas como mis sitiadores. El ritmo viaja por mi cuerpo entregado ya a la danza caribeña cuando vislumbro la cinta y la pluma en la cabeza de Alma. Los dedos de banana de su último amante aprietan su cintura y ella le sonríe como si mirara a otro. Resultan una curiosa pareja, él vestido como un pretor romano y ella de alegre flapper. Sigo de largo al compás que marca la orquesta en dirección a la barra. Él toma su mano y ella comienza a girar en perfecta sincronía con las notas. Me esfuerzo por romper la muralla humana que baila entusiasmada el mambo número cinco. El pretor descuida el estrado y la chica moderna de los años veinte se zafa de sus manos. Tropieza conmigo y me vuelvo, mi solitario antifaz me delata. Bailamos el uno frente al otro retándonos a un duelo que vengue el pasado. Y pone su mano en mi hombro y yo la mía en su espalda. Nos vamos alejando del romano hasta perderlo de vista. Las parejas de baile nos empujan en su frenética danza  y nuestros cuerpos se juntan. El rugido de los trombones penetra en la sala. Su mirada cae en mis labios y la mía se propaga por toda su piel. El número del mambo, sí, cinco años sin vernos, desde que no acudió a la cita de aquel hotel en Madrid. Cuando las trompetas resuenan se separa y pienso que lo hace para no sentir. La busqué, la llamé pero solo volvió el eco del silencio. La música le obliga a seguir mis pasos. Nos conocimos en el tren de San Sebastián a Madrid y durante unas semanas el mundo dejó de existir. Me acerco a su oído para pedirle cuentas por su incomparecencia y por las promesas incumplidas, pero los pensamientos enmudecen y solo escucho la palabra ¡mambo! en la voz de los músicos. Sus caderas se balancean enloquecidas y mi deseo encalla desorientado en sus proximidades. Agonizan las últimas notas de los saxofones. Nos soltamos para aplaudir. Me giro y atisbo la pluma de Alma acercándose a la salida. Separo, empujo, desplazo parejas para abrirme paso pero cuando logro alcanzarla ya el romano le coloca su toga sobre los hombros. Me acerco, se quita el antifaz, permanezco con el mío, y ante el pretor le miento, aquel día no me presenté en el  hotel porque descubrí que no sentía nada por ti. Sostuvo la mirada, lo supuse cuando me desperté en el hospital cinco semanas después de que un auto me atropellara aquella tarde y nadie preguntara por mí. Baja los últimos escalones y se aleja con el pretor por el camino de antorchas mientras la toga flamea a sus espaldas. El mambo italiano vuelve a poner a bailar a la sala.
Safe Creative #1205061596656

55 comentarios:

  1. Después de tanto tiempo ausente del mundo bloguero, es un placer reencontrarme con tus letras. Excelente relato, ha sido muy gratificante leerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antorelo, gracias por regresar de nuevo al Café Literario, después de tu descanso.
      Tu mesa sigue reservada. Muy amables tus palabras.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  2. A veces se altera el orden natural de las cosas para hacernos encontrar el valor de lo verdadero. Interesante relato Felicidad.
    Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belkis, tienes razón no siempre se cumple lo previsto o previamente trazado. El azar, las circunstancias juegan su papel.
      Gracias por venir al Café Literario.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Cinco años...cinco mambos...Sincopados, un rítmico y colorido relato.

    El destino quiso que ésta pareja no se uniera,ella se quita el antifaz y él permanece con el antifaz (me quedé pensando)como la mentira y el orgullo oscureció lo que tal vez podría haber sido un gran romance, todavía sus manos y sus ojos se reconocían durante el baile, pero el lenguaje del cuerpo no siempre está en sintonía con el del alma.

    Me encantó la dinámica de ésta historia, como siempre un disfrute querida Felicidad!.

    Inmenso abrazo y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, sí, el juego del número es importante en este relato.
      Traté que la cadencia interna de la historia tuviera el mismo ritmo que la canción que escuchaban los protagonistas, en esas notas a contratiempo. El baile de disfraces tiene varios significados y referencias simbólicas, sin duda. Y donde, efectivamente, sentimienstos y emociones danzan y se ocultan o afloran en una comunicación difíci entre silencios, supuestos, pérdidas...
      Gracias Adriana, por venir cada semana y dejar tu interesante comentario.

      Un cálido abrazo

      Eliminar
  4. Buenísima historia. El juego de sus cuerpos al copas del mambo, se enfrentan entre el baile y el deseo y ese final lo ha dejado al protagonista sin palabras. Fue un cachetazo a su arrogancia.

    Como siempre ha sido un placer leerte.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariarosa, efectivamente, como le comentaba a Adriana, el ritmo, la música desempeñan en este relato un papel importante. La ambientación, como en algunos anteriores, es un personaje más, como lo es elgrupo de baile que los rodea.
      Gracias amiga por venir al Café Literario y por tu comentario.
      Un gran abrazo

      PD: He intentado entrar en tu blog para leer "La llave" pero me dice que la página no existe

      Eliminar
  5. Maravillosa historia muy bien ambientada, donde es notable como se percibe el contraste entre el estado de animo taciturno del protagonista y el frenetico ambiente alegre, junto a la necesidad de hacer algo con esa tristeza que recorrio su vida por los ultimos cinco años.
    Siempre una nueva, apasionante entrega, gracias Feli! Un beso a puro mambo number five!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carolina, me alegra que hayas reparado en ese contraste entre la algarabía y el personaje que solitario y silencioso se mueve en medio de una sala que bulle en un baile de disfraces, y se encuentra con esa historia de hace cinco años que danza a su alrededor y que aún no ha resuelto.
      Gracias por leer y escuhar este mambo.
      Un cálido abrazo

      Eliminar
  6. Esta lectura me ha embaucado de tal manera que me ha parecido escuchar las notas del mambo por debajo de los pensamientos del protagonista, oler el perfume de ella mezclándose con el ritmo de la música hasta convertirse en uno para confesarle lo que él no habría querido oir nunca.
    Un verdadero placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, me alegra que te hayas dejado por el ritmo y los pasos del mambo mientras lees este relato.
      Agradezco tu visita al Café Literario y que hayas dejado tu amable comentario.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  7. Felicidad,muy bien llevado ese juego del baile de disfraces y la vida...Todo gira al ritmo de la música,de esa música,que altera los sentidos,confunde las mentes y divaga entre la realidad y el sueño.Una historia,que se quedó parada en el tiempo y ahora mueve los recuerdos alterados y distorsionados...Danzan la desconfianza,el orgullo y la distancia, rozando el sentimiento,que ha evolucionado y ya no es el mismo...Las mentes y los corazones chocan en la algarabía de los cuerpos en el baile...Al final vence la música,que sigue adelante en su vertiginosa caravana de ritmo y olvido...
    Mi felicitación y mi abrazo grande por este excelente relato,amiga.
    Mi abrazo inmenso por ser,estar y escribir tan bien.
    FELIZ SEMANA,FELICIDAD.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Jesús, sí, es una historia que tras a los cinco años de silencio reaparece en medio de una gran algarabía y en un baile de disfraces. Uniendo y deshaciendo encuentros, la música es un personaje más dentro de la trama con su propio ritmo y su propia simbología.
      Tú has descrito los sentimientos con profundo y acertado sentido poética. Es un baile en el que también se dan cita los sentimientos enmascarados.Y al final sigue la música.
      Gracias por tu presencia en el Café Literario
      Un gran y cercano abrazo

      Eliminar
  8. Otro relato que me envuelve y hasta se me mueven los pies al compás del mambo!
    Tus letras son increíbles, mi admirada escritora, porque las presentas e hilvanas tan gráficas, envolventes y cercanas, que formas parte de la trama, hasta sin quererlo.
    Es muy difícil mantenerse al margen y buscar la objetividad con tus personajes y sus vivencias. En la historia actual, te arrastran en su "sincopado baile" y su pasado se hace presente con una pasión arrolladora.
    Me parece complicadísimo crear toda esa atmósfera y paisaje, en unas cuantas líneas que ocupan tus relatos y, como si fuera poco, tus finales sorprenden y hasta dejan abiertas, de par en par, las puertas de la imaginación... y sigues cavilando un rato sobre el atropello, ¿fortuito o no?.
    Mis respetos, mi enhorabuena y deuda semanal por estos ratitos literarios tan
    enriquecedores.
    Cariños varios, mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juglar,intenté que la música, el ritmo del mambo, se escuchara, o al menos se sintiera por todo el relato, con sus idas y venidas, acompasado y rítmico. Así que me alegra lo que me comentas. Busco, Juglar, busco que el lector participe en algún grado en el relato y que éste, a veces, sea una carta de navegación para sumergirse en aguas más profundas. Si la historia estimula la imaginación e, incluso, si ésta no acaba después del punto final, es una grata señal.
      Te agradezco, amiga, que pases por el Café Literario y dejes tus enriquecedores comentarios.
      Un gran y cercano abrazo

      Eliminar
  9. Hola Felicidad!
    Suele suceder que nos inventamos una realidad y nos aferramos a ella, cuando lo real es algo muy distinto...
    Muy buen relato, donde la música es el complemento perfecto...
    Beso grande!


    RoB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rob, sí, la música que envuelve la trama, de alguna manera, obliga a los personajes a enfretar sus sentimientos contradictorios cinco años después. Es cierto que ante determinadas cicunstancias el ser humano necesita inventarse una realidad a medida. El peligro deviene cuando olvida que esa relidad se la inventó.
      Gracias por visista al Café Literario y dejar tu comentario.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  10. Buen texto. Interesante relato. Un placer pasar por aquí. Te envío un cálido saludo y muchas bendiciones..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darwin, gracias por visitar el Café Literario.
      Agradezco tu cimentario.
      Un gran abrazo, amigo

      Eliminar
  11. Un relato trepidante, con un ritmo atronador; lleno de pasión, ansiedad y sobre todo la acción de una sala de baile desbordada.
    He disfrutado mucho de este relato.
    No te veía en las actualizaciones de mis blogs, algo ha debido de pasar. Trataré de subsanarlo.

    Saludos,
    josé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, sí, es un relato donde múscia, silencio y algarabía se mezclan en una historia que pretende ir a la ritmo del baile.
      Me alegra que te haya gustado.
      Gracias por entrar al Café Literario.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  12. Tus letras logran envolverme en la atmosfera de la sala, que bajo las notas de un trepidante mambo, lleva al protagonista de la historia a reencontrarse de nuevo con la historia inacabada cinco años atrás. Él solitario y taciturno divaga entre la realidad y aquel lejano recuerdo…Ella en su danza desenfrenada y pasión arrolladora….Ya no sienten lo mismo el orgullo hace hueco en su mente…Ahora solo le queda olvidar…
    Me he quedado con las ganas de continuar leyendo…Y saber que más puede suceder…
    Gracias Felicidad por tus relatos y enhorabuena.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sneyder, así es, hay un marcado contrapunto entre la sala rebozante de júbilo y ritmo y el personaje que cinco años después permanece anclado a sus pensamientos y a un recuerdo del que aún no ha logrado desprenderse.
      Sí el relato solo se detiene en el instante del encuentro y en el drama de la incomunicación.
      Gracias a ti, amiga, por venir cada semana al Café Literario y dejar tu siempre interesantes y enriquecedoras aportaciones.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  13. El antifaz es el símbolo que nos habla de las mentiras y de los ocultos orgullos que enlazan a los personajes; pero no tan solo ellos dos están insertos en la metáfora, es la vida y su baile incesante. Vivir es danzar mambo, tango, blues, cualquier danza expresa la vida. El que baila mejor es el que ha aprendido los pasos y se libera en cada acorde. Quien baila sin disfraz es un ser abierto, transparente, que no requiere de falacias. Pienso como Sneyder, creo que este relato puede tener una segunda parte...
    Besitos Felicidad, como siempre maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Taty, las máscaras, en este caso el antifaz, es el elemento clave en muchas relaciones fracasadas. Detrás de una imagen puede no estar lo que refleja. Sí, el baile, esa danza que se realiza en torno al son que se toca, que se sigue o que se pierde, o que se lleva de acuerdo al propio ritmo. Y, como bien apuntas, en este relato se escenifica un baile muy significativo con la trama, de disfraces.
      Quiero agradecer tu mirada poética que disecciona y enriquece la historia.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  14. Hola Felicidad, siempre bellos y llenos de sensaciones tus relatos que hacen que el pensaiento vuele en libertad mientras te leo. Cuidate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, me alegra que mis relatos lleven a tus pensamientos por territorios libres e imaginativos.
      Gracias por visistar el Café Literario.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  15. Felicidad, una pintura bien lograda de una relación trunca. ¡Qué pena! Tus descripciones son un deleite y tu narrativa, clara, precisa, inigualable.Como siempre, dejo de venir a este Café, no por voluntad, descontado, sino por falta de tiempo*, y siento siempre el mismo respetuoso placer de saborear su esencia, la tuya, amiga. Te envío un fuerte abrazo con aromas de tangos, flores, mares y sabiduría de la vida. Recuerda que siempre Estoy.


    *(La operación de cataratas de un ojo de mi madre con casi 88 años me ha demandado un tiempo extra, por los cuidados y preparativos, médicos especialistas de por medio. El 15 se opera el otro, previo el ritual de rigor:estudios, exámenes, etc. En mis Blogs, por previsión tengo entradas programadas, pero ya se agotan. . .)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zuni, gracias por dedicar parte de tu complicado tiempo a leer en este Café Literario.
      Agradezco tus amables palabras, amiga.
      Espero que tu madre salga muy bien de sus intervenciones y se recupere lo antes posible. No te preocupes lo entiendo perfectamente. Conozco y comparto tu cercanía.
      Un cálido abrazo

      Eliminar
  16. Una historia atrapante que nos sitúa en un mundo de disfraces, de ocultamientos, de silencios y miradas... Es un deleite descubrir una trama rica en matices y descripciones perfectas, en un laberinto de sueños, recuerdos y deseos no cumplidos... Es todo tan real que hasta me parece ver las imágenes porque armonizas tan bien las secuencias y la ambientación que nos transportas a esos lugares, sintiendo lo mismo que esos personajes tremendamente enigmáticos.

    Me recuerdas a García Márquez cuando describía a Macondo y cada uno de sus recovecos con palabras tan exactas que no tenía otra alternativa que imaginar y eso era maravilloso.

    Un beso querida Felicidad.
    Siempre tarde yo, pero llegó...

    Cariños enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luján, sí, la historia está ambientada en un lugar bullicioso dode todos bailan al campás de un mambo pero en medio danzan los silencios, la incomunicación, el disfraz... Por ello el marco y la escenificación de la trama tienen una gran y simbólica importancia.
      Las imágenes, los detalles, por tanto, son elementos significativos en el texto.
      Agradezco tu comentario enriquecedor y tus palabras siempre consideradas con mi trabajo.
      No te preocupes por la tardanza, el Café Literario siempre está abierto.
      Un cálido y gran abrazo, amiga

      Eliminar
  17. Buen titulo y muy apropiado, siento que la voz masculina del relato se siente como la nota musical, en medio de otras dos, que a pesar de su valor se pierde entre las demás voces y recuerdos.

    Un fuerte abrazo y un gusto pasar por tu café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, de alguna manera este relato es, efectivamente, una canción, un texto musicado donde se alternan las notas del mambo y los silencios de los años incomunicados y de los recuerdos que bailan bajo los disfraces en una soledad sonora.
      María, gracias por pasar cada semana desde Venezuela por el Café Literario. Un lujo para mi.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  18. Me llama la atención que el relato gravita sobre la llama amatoria del protagonista que permanece encendida aún después de la despedida. Esa sutil esperanza que ha permanecido dentro se mantiene en el ritmo de lo leve y lo conciso. Lo leve desde que el mundo desaparece en el tren (metal, solidez), luego cuando la cita no se da y lo que sigue es el silencio en el hotel, de nuevo lo estructurado y sólido. La música trae en la levedad a la mujer en la solidez del pretor, mientras los rostros se ocultan y develan en medio de una danza uniendo el pasado e insuflando angustia y tensión a un posible aterrizaje de una respuesta que no llega. La respuesta del protagonista es como una bocanada de aire de quien se asfixia ante la incertidumbre o de quien estira el brazo para prenderse de algo en la vertiginosa caída, algo que de solidez y piso a esa levedad del alma que no llega a ninguna parte. No importa que sea una mentira pero ya no puede flotar más sin ningún rumbo, entonces de nuevo la solidez llega e inmediatamente se aleja, esta vez con la verdadera respuesta. Y en el vacío la música sigue leve tal vez como definitiva respuesta.
    Un abrazo Escritora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristos, me parece muy interesante el análisis que haces del relato en ese contrapunto de solidez y levedad de personajes, acontecimientos y escenificación. En esa contraposición que vas desbrozando subyace, a su vez, una cadencia rítmica.
      La vida, los sentimientos, las verdades a medias, el silencio, la danza, los pensamientos, los recuerdos, expresan esa ingravidez tan consustancial al ser humano. Alrededor, la contundencia de la realidad los sitia. La incomunicación, como bien señalas, es asfixiante y cualquier gesto que la atenúe es ejecutado pero sin medir,aparentemente, las consecuencias, aunque esta acción provoque una respuesta no deseada.
      Gracias Aristos por tu análisis del relato, no me canso de repetir que supone una perspectiva enriquecedora que ilumina el texto.
      Un lujo amigo que pases por el Café Literario.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  19. El ir y el venir del curso de la vida, el destino de dos personaje, Alma y él, los ambientes del pasado y el presente los sitúan entre San Sebastían y Madrid y el mambo es la oportunidad para el acercamiento de dos seres cuyos sentimientos quedaron unidos desde algún momento del pasado, ese ritmo que los hace volar y reconocerse, mutuamente, enamorados, permite a la vez, al no haber el diálogo en el que la palabra podría ser la que empujara la verdad a la superficie, el preludio para que él sepa que pasó con Alma hace ya cinco años...pero, a estas alturas, él ya le ha perdido para siempre.
    Magnifico relato propio de una escritora con una estupenda imaginación y un gran derroche de virtuosismo.
    Felicitaciones Felicidad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gustavo, así es, el mambo, la música, la danza rítmica vuelve a poner en contacto a dos personajes que arrastran cuentas pendientes.
      El silencio, ese depredador, de tantas emociones, sentimientos, relaciones, se entremezcla con la algarabía aunque intente denodadamente hacerse oir. La incomunicación puede producir efectos devastadores. El resto se encarga de destruirlo el paso del tiempo.
      Agradezco la riqueza y profundidad de tu análisis y comentario que contribuyen y enriquecen las miradas sobre esta historia.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  20. El ritmo narrativo del relato es francamente sorprendente, Felicidad, conseguido por tu pericia narradora pero también por las notas de ese mambo y los pasos de ese baile que el lector ve y oye , y que acompasan al devenir de los acontecimientos.
    Ese "baile de máscaras" también es un gran acierto simbólico. Lástima que caigan de la cara demasiado tarde, cuando el daño mutuo ya está hecho y la incomunicación ha seguido su cauce.

    Te felicito, insisto, por crear una escena visual tan real, una escena auditiva tan audible y una escena vital tan reconocible, solo con la alquimia de tus palabras.
    Siempre, maravillosa, Felicidad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, así es, de alguna manera, he pretendido que este relato tuviera una banda sonora muy significativa pero también que se identificara a lo largo de todo el texto. La sonoridad, el ritmo, el compás, el contrapunto...debían ensamblarse con los personajes y sus movimientos, internos y de baile.
      La incomunicación, en una sociedad bastante interonectada como la actual, es un aspecto que me parece interesante abordar con todas las simbologías posibles y en sus diversas vertientes.
      Gracias por tu visista al Café Literario, por dejar tu comentario de análisis muy certero y por tus consideraciones hacia mi trabajo. Son un estímulo.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  21. relatos como este, convierten en
    adicto al lector,
    por eso, aquí estamos
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omar, gracias por tus palabras y por entrar al Café Literario
      Un gran abrazo que llegue hasta ese hermoso país que es Uruguay

      Eliminar
  22. Hola Felicidad. Tu pluma danza por el salón al compás de tu increible imaginación. Manejas la narrativa de manera sorprendente...siempre deseo seguir leyendo y termino volviendo a leer el relato. Lo disfruto, me pongo mi máscara y estoy dentro del salón persiguiendo a tus protagonistas al compás del MAMBO, desfilando por sus sentires, soledades encuentros y desencuentros...
    Siempre te lo digo y nunca me cansaré: te admiro.
    Eres ¡MAGNÍFICA!

    Abrazo positivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara, me alegra mucho que hayas entrado a la sala de baile y hayas recorrido los pasos rítmicos de los personajes. Es importante que el lector participe en la historia para que pueda ser completa.
      Nada me hace más feliz que te hayas colocado el antifaz para disimular tu condición de lectora y vivieras tan de cerca la historia.
      Amiga, tus palabras son muy cálidas y las tomo como estímulo para seguir trabajando y esforzándome en mejorar.
      Gracias por venir siempre a este Café Literario
      Un gran y cercano abrazo

      Eliminar
  23. Hola Felicidad, tus relatos me llevan siempre a lugares magicos....Bellas tus letras amga. Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, gracias por viajar hasta el Café Literario y leer en una de sus mesas.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  24. Como siempre Felicidad, no dejas de sorprenderme con tu versatilidad y tu talento narrativo, que te introduce en la historia, te hace no solo leerla, sino seer parte de ella y quedar con ganas de que continúe, siempre tus relatos me saben a poco y quisiera continuar, eres realmente una MAESTRA!...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Scarlet, intento, en la mayoría de mis relatos, que el lector sea casi un personaje más. Que participe desde su particular mirada y que tenga cierto grado de implicación. Amiga, no siempre se logra, pero es uno de mis objetivos.
      Eres muy amable en tus palabras y consideraciones. Y agradezco tu opinión, me ayuda a no descuidar el trabajo.
      Un cálido abrazo

      Eliminar
  25. Felicidad,qué buena eres escribiendo relatos y comentarios,amiga.
    Mi gratitud por tus palabras,que siempre llegan al alma e impulsan a seguir creando y recreando la vida.
    Mi abrazo inmenso y feliz fin de semana para ti.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Jesús, tu poesía es un canto a la vida y un placer literario leerla y sentirla.
      Gracias a ti por tus palabras.
      Un gran abrazo y muy ben fin de semana

      Eliminar
  26. También estuve en la sala y entre el bullicio musical y humano vi salir la pluma de Alma Valle...
    Es tan fácil imaginar tus escenas que me siento al lado de los protagonistas; esta vez me hubiera gustado quitarles a los dos el antifaz a la vez y haber dibujado una gran campana donde meter al pretor, al menos hasta que los ausentes (cinco años) hablaran serenos.
    Un abrazo y mi felicitación por tu "pluma".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towanda, me alegra que hayas disfrutando de la música rítmica del mambo y que hayas estado tan cerca del baile de los personajes. Sin duda el pretor y su toga que cubrieron una historia de cinco años pendiente de resolución, sentenció el encuentro.
      Gracias amiga por visitar el Café Literario.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  27. Deseaba venir aquí para ser parte del relato , para sentirme inmerso en las vivencias y en las imágenes de esta sala de baile , esa manera tan tuya de describir lo ficcional me atrapa y me dejo llevar por tu pluma exquisita .

    Gracias Felicidad por compartir tu talento y por tu presencia siempre importante para mi .

    Un fuerte abrazo.

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, es muy importante para mi que el lector sienta y participe del relato y me hace feliz que así lo hayas percibido en medio de un mambo que junta y separa personajes perdidos en sus desencuentros.
      Gracias amigo por tu consideración hacia mi y por la amabilidad de tus palabras.
      Un gran y cálido abrazo que llegue hasta el hermoso país hermano de Ecuador.

      Eliminar
  28. Me encanta este estilo de flashes; me gusta este ir y venir por la mente con la apariencia de una escritura mecánica que suena exactamente como los trombones que llenan de sonido el espacio por encima de los otros instrumentos pero sin apagarlos.
    En mi opinión eres una excelente y original narradora, Felicidad. Es una delicia leerte. Has adquirido un estilo personal y atractivo. Un abrazo. Aurora.

    ResponderEliminar