Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

viernes, 19 de junio de 2015

Cada mañana*




Aparece al amanecer como llegan las buenas o malas noticias: entre las tinieblas que huyen de la noche y los impetuosos rayos de sol que deslumbran.
Sorprende a Manuel ajustando las cinchas de la montura de Coliseo, su fiel alazán. Trajano, Vespasiano cuando el amo está beodo, mueve la cola sin ladrar. Ella se acerca por el camino de tierra que custodian dos hileras de palmeras. Su traje rojo de lunares blancos ceñido a la cintura, flamea como una bandera de señales. Flota sobre zapatillas escarlatas de tacones de aguja y, en la mano, una maleta de madera y cartón. Se detiene frente a Manuel.
—Regreso— insinúa una leve sonrisa carmesí.
Manuel clava la mirada en el colgante de arcilla que se balancea entre sus pechos. Una espiral que él modeló y colocó sobre su cuerpo desnudo, cuarenta años atrás.
—La casa se demolió hace tiempo— le responde cansino.
Ella se encoge de hombros y señala la puerta entreabierta.
—Está ahí.
—Esa, es la otra. La que se construyó después de tu marcha y está deshabitada.
Arquea las cejas, lo besa en los labios, se gira y Manuel, cada mañana, la ve alejarse bajo las palmeras, escoltada por Trajano.
Él acaricia las crines del viejo caballo.
—Ella ha olvidado que la casaron con otro y yo, amigo Coliseo, siempre la contemplo en el último día que hicimos el amor.



****

*Mi relato Cada mañana, se publicó, por primera vez, en el blog del escritor Diego Lopa Garrocho: Del Rosa al AmarilloBlog que recomiendo por sus interesantes entradas literarias propias y de poetas y escritores invitados.
Este escritor onubense, administrador de sueños, como  se define, es autor de Las caras de Huelva, William Martin, el hombre que nunca existió, Mis sueños en 39 colores,  entre otros. 






12 comentarios:

  1. Me alegro de volver a leer un buen relato. Los recuerdos en la memoria enferma nos sorprenden siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sor Cecilia, gracias por tu lectura y la amabilidad de tu comentario. Así es los recuerdos que sobreviven como islas en la memoria que ya se va.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Estimado poeta Omar, gracias por tu visita al Café Literario y or tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Que bueno, amiga verte otra vez publicando por aquí, hacías falta...
    Gracias por hacer presente a Mujeres en su tinta.
    Un gran abrazo de bienvenida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Después de un tiempo duro y complicado, comenzamos a movernos de nuevo por este Café Literario.
      Un honor que tu libro esté en mi blog. Mucha suerte con "Mujeres en su tinta", es un excelente libro.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  4. Querida Felicidad:
    La memoria extraviada suele ser un alivio para mentes que no soportan el dolor. En el fondo, no recordar es una forma de evadir la realidad.
    Excelente relato.
    Abrazos siempre admirada escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Taty, los complejos y a la vez simples caminos del recuerdo y del olvido. Tan parciales como selectivos; tan reales como recreados.
      Gracias amiga por tu lectura y por tus palabras.
      Abrazos muy cercanos

      Eliminar
  5. Siempre será un privilegio venir a esta casa y poder disfrutar de tu talento , gracias por escribir , enhorabuena Felicidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, el privilegio de que entres a este Café Literario, es mío.
      Muchas gracias.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Un lujo volver a leer tus entrañables relatos...
    Besitos en el alma, Scarlet2807

    ResponderEliminar
  7. Me alegra poder de volver a leer tus relatos, echaba de menos su lectura…
    Como siempre maravilloso, nunca dejan de sorprenderme tus letras.

    Un cálido abrazo Felicidad.

    ResponderEliminar