Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

domingo, 20 de febrero de 2011

El concierto

Los músicos fueron ubicándose en sus distintas secciones y una extraña cacofonía invadió la sala. Los violines, cerca del público, con las violas y los chelos, los instrumentos de viento y metal detrás, el piano y el arpa, los contrabajos a un lado y la percusión cerrando la orquesta. La sala se oscureció y sólo fulgían los destellos de las trompas, trompetas y trombones. El director salió por una puerta lateral, cruzó el escenario en penumbra, tendió la mano al primer violín, saludó al público que palmeaba por cortesía. Nos dio la espalda, levantó los brazos como un águila abre sus alas antes de echar a volar. Sus manos comenzaron a aletear con las primeras notas de la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorák. Poco me importaba el sonido destilado, los contrapuntos coloristas, los arpegios acompasados. Mi mirada viajó por la platea y se posó sobre sus hombros, lo abracé en la distancia como tantas veces, desde aquel otoño cuando tropecé con Gabor Jaceck a la salida de un hotel y sus partituras rodaron y se desordenaron por la acera y la calzada, y mi ordenador fue a parar a un charco de lodo; él juró en arameo, luego supe que era en húngaro, y yo en canario. Y de aquellos sonidos discontinuos vino una cena y la noche que envolvió nuestros cuerpos en una banda sonora desconocida, hasta entonces, para mí. Los edificios de Nueva York, la ensenada del río Hudson arribaron a la sala desde las partituras, pero yo permanecía en cada una de las habitaciones de los hoteles donde nos encontrábamos durante aquellos años. Un día me dejó una nota en la recepción que decía: cuando nos volvamos a ver será bajo esa ola que sale del Atlántico y parece suspendida por una glaciación repentina, allí te esperaré. Los aplausos sellaron el concierto. Los músicos se levantaron varias veces, Gabor auscultó, en la oscuridad, los rostros de quienes lo ovacionaban.
La dirección sostenida dejó traslucir la maestría del profesor magiar que condujo la orquesta bajo las olas, sobre el mar por el que navegan las esperanzas a un mundo de oportunidades, de rascacielos iluminando la noche que como faros vigías nos transportan al lenguaje musical de un hombre apasionado. Este párrafo es el único que salvaré para la crónica que enviaré mañana al periódico. Ya es madrugada y Luis me llama desde la cama.

17 comentarios:

  1. Guau, lo he disfrutado. Seguiré las entradas de tu blog con fruición...

    ResponderEliminar
  2. Me encantó leerte Felicidad. Nos haces testigos de tantas emociones. Un gusto leerte.
    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mayte, por pasarte por mi Café, tener la paciencia de leerme y ser tan amable en tus intenciones de seguir visitando mi blog. También me adentraré en los Avarares de una Amazona. Nos comentamos.

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso relato, donde reflejas que detrás de la música, con sus partituras y atriles, están los más infinitos sentimientos que nos llevan a poder transmitir. Antonio Abreu

    ResponderEliminar
  5. Mariela cómo agradecer tus palabras y tus visitas a mi Café. Es un honor. Ánimo en estos días de adioses y despedidas.

    ResponderEliminar
  6. Tony gracias por tu comentario. La alegría es mayor, si cabe, viniendo de un maestro de coro de tanta calidad y profesionalidad. Gracias, también, por tu asesoramiento en el arte de la música.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tu ánimo Felicidad. Un abrazo desde Mendoza.

    ResponderEliminar
  8. En primera fila....
    Me gustó la similitud del águila al abrir sus alas con la apertura del director...
    Magnífica redacción..un lujo leerte
    Mirella

    ResponderEliminar
  9. Mirella gracias por venir desde el otro lado del Atlántico a mi Café Literario y por tus cometarios, para mi es un lujo que me leas.

    ResponderEliminar
  10. un abrazo Felicidad, gracias por tu huella sé siempre bienvenida a mi rincón de creación poética

    Un relato muy bueno, su hilo conductor es bastante amigable y no complica al ojo lector
    Felicitaciones
    ten un inicio de semana precioso

    ResponderEliminar
  11. Una preciosidad de relato. ¡Qué bien lo cuentas!
    Y ese final... ¡Mmmm! ¡Sorprendente!
    Sin duda volveré por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Elisa por venir desde Chile a este Café liteario y por tu comentario, no dejaré de frecunetar tu rincón poético.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. María José me alegra que leas mi blog, espero que sigas pasando por aquí y gracias por tu amable comentario

    ResponderEliminar
  14. Buenísimo, muy sugerente!!

    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. Patricia, una enorme alegría verte por aquí. Gracias como siempre por tus amables comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Lo mejor: el remate final del texto, esa última línea arroja luz sobre todo lo demás, devela la historia pasada y lo no escrito adquiere enorme presencia. Un gusto llegar por aquí. Te dejo mis saludos fraternos desde el confín austral!

    ResponderEliminar
  17. Eva, bienvenida a este Café literario, situado en las Islas Canarias. Sí, el final, es el que enciende todas las luces de la sala y deja al descubierto el secreto.
    Tú blog me encanta en la forma y en el contenido.
    Un abrazo a ese confín austral de Chile

    ResponderEliminar