Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

domingo, 15 de mayo de 2011

Tardes en Bórcor

Regreso a Bórcor. Allí, cuando el aire huracanado y amarillento del desierto del Sáhara sobrevuela el pueblo, los alisios, que se tienen por vientos limpios, cristalinos y húmedos, se retiran y se ocultan detrás de las laderas. Y esperan, pacientes, a que el último fragmento caliginoso se desvanezca. Entonces, se elevan por encima de las montañas y descienden por los valles, rugiendo como piedras que el agua arrastra por el fondo de un barranco, azuzando los pinos, salpicando gotas de lluvia horizontal, cimbreando tajinastes y retamas.
Conduzco por la carretera angosta, ondulándose entre lavas y pumitas, que trepa hacia las montañas y me adentro por las calles que me devuelven veinte años de ausencia. De guardar Bórcor entre los vestigios de una ciudad perdida y buscada en la lejanía. Hubo días que dudé de su existencia, de si necesité inventarme un lugar secreto que ocultaba mi origen. Los laureles de indias siguen agolpados en el centro, junto a la iglesia, las vías y las plazas asaetean mi nostalgia y las nuevas urbanizaciones invasoras de tierras de pasto y juegos se levantan como látigos que hieren mis recuerdos.
Me acerco al parque donde consumí tantas horas de niñez y adolescencia. Ando los senderos del silencio, la mirada furtiva, cazadora de un instante, depredadora de pensamientos, de preguntas huérfanas de respuestas. Y emerge aquella tarde en la que el viento se enredaba entre los árboles esquilmados por la férrea dieta del otoño y las hojas secas de arce alfombraban el suelo. Fue la última vez que lo vi. Lo esperé impaciente en mi banco, del que tomé posesión cuando fue abandonado por una pareja de amantes, con un libro de poemas de Luis Feria entre las manos, simulando que leía. Cerré el tomo y como el farero que aguarda el chapoteo del último barco antes de que la noche se vuelva amanecer, escruté detenidamente los caminos y allí apareció del brazo de su mujer. Él no se percató de mi presencia, como siempre. Yo, en cambio escuché el crujido de la hojarasca bajo sus botas. Hoy camino sobre las hojas caídas por si la extraña melodía de aquellos otoños me devuelve la presencia fugaz del que decían era mi padre.

34 comentarios:

  1. FELICIDAD
    MARAVILLOSO RELATO, MUY PERSONAL Y SENTIDO.
    CUANDO LA NOSTALGIA SE MUESTRA COMO UN PAISAJE INTERIOR EN DONDE VEMOS TODAS LAS ESTACIONES, LAS IMAGENES DESDIBUJADAS, LOS AMORES FUGACES...

    BESITOS

    PD. TIENES UN OBSEQUIO EN MI BLOG.
    SI GUSTAS POR SUPUESTO...
    LA PLUMA DE CRISTAL. ESTÁ EN EL LATERAL DERECHO.

    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  2. Remover el pasado, a veces no es suficiente para espantar los fantasmas de los años; enfrentarnos cara a cara con él y conversar puede ser un ejercicio de exorcización que nos permita seguir andando y pisando la hojarasca de otoños venideros.

    En tu relato, resalto la formidable descripción frente a la acción. Desde el primer texto que te leí, donde el tramo descriptivo no era largo pero sí espléndidamente intenso, ya me maravilló la capacidad para sugerir que tienen tus trazos descriptivos. Y este texto me ha recordado en ocasiones el descriptor por excelencia que admiro, Antonio Ruiz Azorín.
    Mi querida amiga, tu texto es una magistral lección del ejercicio de "pintar con palabras". De nuevo, mi enhorabuena, Felicidad.

    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una fantástica travesía donde el personaje nos conmueve con cada detalle del paisaje, que surge ante los ojos del lector como un cuento de hadas, magia y movimiento, un vuelo hacia el rescate y sanación del pasado y los viajes del alma, tanto externos como internos, son muy útiles para recuperar piezas de nuestro mapa personal.

    Maravilloso Felicidad.

    Un inmenso abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Luján, un honor lucir en mi blog tu pluma de cristal. Sí, el relato es un recorrido un tanto melancólico por el pasado.
    Gracias por transitar por este Café Liteario y por tu amable comentario
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Marisa, sí, las andanzas literarias por el pasado, ese retorno al origen, al presunto, al conocido, al imaginado, al idealizado, lo realiza el personaje veinte años después, buscando exactamente lo que anhelaba, ese instante, ese punto de encuentro con la explicación de parte de su existencia.
    Agradezco enormemente tus comentarios, aún me queda mucho trayecto por recorrer y tanto por aprender y espero, algún día, merecerlos.
    Un gran abrazo y feliz que cada semana vengas por este Café liteario.

    ResponderEliminar
  6. Adriana, la incusión en el pasado simpre se torna mágica y hasta evanescente y, como muy bien apuntas, el personaje busca en su geografía interior y anterior ese eslabón que la enlaza a su origen.
    Gracias por tus visitas al Café y por dejar tus impresiones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. El pueblo que dejamos alguna vez lo tendremos presente por siempre, y con los años los recuerdos se vuelven mas vívidos todavia.
    Esos vientos, esas hojas crujientes, ese otoño rojo, todo esta tan vivo... el reencuentro con Papá, que emocional e intenso viaje puede ser!
    Magnifico Bórcor.
    Besos. =)

    ResponderEliminar
  8. Las imágenes del paisaje interior y exterior nos lleva por los caminos y parques recorridos, a la espera de lo que se desea, aunque no forme parte de lo real.
    Magnifica tu forma de relatar, me encantó.
    Un fuerte abrazo, Felicidad.

    ResponderEliminar
  9. Felicidad,hemos recorrido el camino y hemos sido testigos de ese "instante otoñal"en que se mezcla el pasado y el presente en una extraña y esperanzadora nostalgia,que aún persiste preguntando al silencio en busca de una respuesta.
    Sugerente,inspirador y profundo,me ha encando,amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  10. Que bello escribes
    Me encanta tu forma de escribir, que me traslada dentro de la historia, hasta puedo ver el paisaje...
    Realmente narras de maravilla, es todo un placer leerte.
    Besitos, Scarlet2807

    ResponderEliminar
  11. María, he pretendido fusionar paisaje interior y exterior, que el uno fuera el espejo del otro y que ambos formaran un único escenario.
    Eres muy amable en acudir cada semana al Café Literario y gracias por dejarme tus comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. María Jesús, tu atinado comentario recoge ese deseo del personaje de adentrarse por medio de la nostalgia en la búsqueda,nunca abandonada, de una respuesta que intuye, en medio de un paisaje que la acoge, que le proporciona ese refugio que necesita.
    Agradezco mucho tus generosas apreciaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Carolina, sí, es un viaje al pasado, al pueblo como núcleo y origen de una relación que nunca tuvo pero que siempre esperó.El recuerdo pormenorizada de todos esos detalles del entorno que la enlazaban al padre.
    Carolina, amiga, gracias por venirte desde Argentina a leer mis entradas y tener la deferencia de dejar tus comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Scarlet, intento que el lector se pasee por la historia como parte de ella. Unas veces se logra y otras hay qu seguir buscándolo.
    Agradezco tu venida desde Chile y tus amables y generosos comentarios. He incursionado por tu blog y me encanta
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Un personaje que vuelve pero que nunca se ha ido , en verdad. Me llega como que una parte suya quedó en aquél paisaje que retoma en el tiempo buscando las respuestas. Muy bello relato en su nostalgia, Felicidad.

    Un gusto visitarte.

    ResponderEliminar
  16. Apreciada Felicidad:
    ya sea realidad o ficción (o una mezcla de ambas)el tono del texto habla igual o más que las palabras. Me llega como un retorno a un lugar,físico y emocional, donde la herida no sangra.Es la cicatriz que dejó el abandono y la ausencia, pero sobre todo es el portentoso don de la aceptación y la liberación de las amarras a las que nos encadenan nuestros más profundos dolores. Bórcor (que bello nombre!) cambió y la mujer que retorna también es otra.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Mariela, sí, el personaje retoma una nostalgia que, tal vez, siempre llevó consigo.
    Un placer contar con tu visita y agardecerte tus impresiones lúcidas y cargadas de generosidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Eva, el personaje vivió atrapado en una suerte de nostalgias, que necesitó retomar décadas después. Constatar, efectivamente, que todo permanecía allí, en Bórcor.
    Gracias por acercarte y comentar en este Café Lietarario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Muchas veces la ausencia se convierte en una sombra que en definitiva se vuelve presencia. Me encantó Felicidad!
    besoss

    ResponderEliminar
  20. Me parece estar paseando por cualquier pueblecito de Tenerife, aunque también me recuerda a mi infancia en Gran canaria.
    Me encanta como esos Alisios se retiran para dar paso al Siroco, se que es molesto pero yo en ocasiones lo echo en falta será la melancolía de la distancia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Que especial relato, volver otra vez es volver a si mismo, es muy intima y fuerte la mirada que das, un abrazo cariñoso,

    ResponderEliminar
  22. Felicidad querida, tu relato tan profundo, conmueve y late fuerte al lector...Tiene tu sello y refleja un poco a todos los seres humanos.
    Abrazos y besos
    Raquel

    ResponderEliminar
  23. Paula, las ausencias marcan muchos caminos. Gracias por pasarte por el blog y dejar tus comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. 40añera, tenemos un territorio común: las Islas, sabemos que habitar rodeadas de mar impregna, de alguna manera, el modo de contemplar el mundo. Me alegra que este relato te haya evocado tu infancia en una de mis islas, Gran Canaria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Carmen, si, es una verdadera inmesión al pasado, en ese viaje que el peronaje realiza a su propio interior.
    Feliz de que me leas y agradezco tus comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Kelly, tienes razón ¿quién no ha rastreado en su pasado, en esas sombras que acrecientan, oscurecen o solapan historias?
    Un placer que entrés al Café Literario, amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. HOLA FELICIDAD


    GRACIAS POR TUS BONITAS PALABRAS EN MI BLOG, ES UN PLACER RECIBIR TANTOS ELOGIOS DE ALGUIEN TAN TALENTOSO COMO TU.


    BESITOS

    ResponderEliminar
  28. Felicidad: primera vez que llegó a tu blog. Hermoso relato, muy bien escrito. He paseado por tus sentimientos, tus imagenes,y un trocito de tu vida.


    mariarosa

    ResponderEliminar
  29. Mariarosa, bienvenida a este Café Literario, agradezco tus palabras y tu generoso comentario. Espero seguir contando con tus visitas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Luján, el placer es mío de frecuentar tu blog y leer tus magníficas entradas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Increíble! De todos tus relatos este es el que más me gusta, primero porque yo parecía caminar contigo, me imaginé tal cual cada sendero, dime que sin querer queriendo como siempre nos hiciste sentirnos adentro de la historia y la verdad, no me imaginé ese final, llegué a pensar que se trató de un amor del pasado, pero nunca me imaginé esa ausencia de tu padre, la misma que te hizo recobrar cada paso del pasado. Yo, como siempre encantada de leerte! Un abrazo desde Colombia! Escribe más, leerte me hace bien :)

    ResponderEliminar
  32. Lyla, me alegra que hayas paseado por Bórcor, ese lugar, donde el personaje vivió, tanto si permanecía en un banco del parque, como si viajaba desde la distancia, a un tiempo y a un espacio en el que aguardaba ver pasar a su padre. Agradezco tus generosísismos comentarios y si que espero que sigas entrando por este Café Literario, desde el país hermano de Colombía.
    Un gran barazo amiga.

    ResponderEliminar
  33. Hola amiga querida,un placer regresar a tu maravilloso sitio, en el cuál tus trabajos acarician el alma a los lectores...Disculpas por no poder acudir antes a agrdecer tu visita y bello mensaje en mi blog...
    Buen inicio de semana.
    Abrazos y besos fraternos
    Raquel Luisa Teppich

    ResponderEliminar
  34. ´"..É à volta do café
    que nasce tanta amizade.
    Sendo assim já faz sentido,
    o convite que te faço ...
    Vem tomar café comigo !!!"

    Do "CAFÉ LITERÁRIO" SOU CLIENTE !
    Pelos textos, com aroma a café quente.


    ARFER

    ResponderEliminar