Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Recordadme en los libros que no leeré

La muerte ha sido generosa conmigo, me dio toda una vida para gastarla y ahora se ha cobrado su parte. No la odio, en realidad ni siquiera la conoceré. Todo lo que sé de ella lo he leído en los libros, la he visto en las películas filosóficas como esas que hacen los nórdicos, en las tragedias que resuenan en la caracola del tiempo desde el primigenio instante en que el hombre se dio por vivo. No estoy, fui y solo seré mientras alguno de ustedes me piense de vez en cuando. Puedo imaginármelos en estas últimas horas. Encuentros de unos con otros después de largos períodos sin verse, mintiéndose, que están iguales, que no han cambiado, incluso se atreverán a decir que es una pena lo de mi muerte, un hombre bien conservado y joven aún; tengo, tenía, setenta y cinco años, ¡cielos que se es joven a los veinte! Pero claro si ustedes aceptan mi senectud tendrían que admitir la vuestra, tamaño dislate. Como si así pudieran esquivar a la parca. No tuve inconveniente en rendirme ante los designios de la edad cuando las goletas singlaban desplegando sus velas hacia mí y mi mástil no izaba la bandera de guerra más allá de la botavara.
Un ciclón envuelto en un vestido rojo arramblará la atención de todos los presentes cuando Prizzy Santana entre a la sala del duelo. Llegará con bolsas cargadas de chocolates, dulces, galletas de jengibre, refrescos y una botella de coñac, se desplomará sobre un sillón, extenderá brazos y piernas para que el aire estancado de la habitación la inunde por que los sofocos la traen muerta de la calle, pondrá la mano en la boca, solicitará perdón y sustituirá la palabra muerta por agobiada. Sacará el abanico chino que no resistirá más allá del tercer golpe de muñeca antes de deslizarse entre sus dedos en mi dirección. Y se incorporará como impulsada por un resorte y preguntará, sin modular la voz, qué son esas burbujas luminosas que ruedan incesantes sobre la tapa de mi féretro y le indicarán que mire al techo y descubrirá girando la bola recubierta de cuadraditos de azogue. Un capricho de Rómulo, quién diría que el aburrido profesor de Derecho penal terminaría bailando después de muerto. Pero ella aún no sabe que la bola es un acertijo. No se preocupen lo revelaré antes de irme.
Marta, sé que alabarán tu serenidad, siempre dije que tu expresión me recordaba a la de los jueces estadounidenses cuando dictan sentencias de muerte. Puedo adivinar los ojos de nuestros hijos Romano y Raúl alternando la E de rayas horizontales con la S de líneas verticales. No prolongaré su inquietud. La legítima está asegurada para los tres pero mi cuantiosa herencia familiar la he donado a una sociedad protectora de animales donde residirán a partir de hoy nuestros gatos Sombra y Niebla. Supongo que habrá reproches pero hijos míos aún estoy a tiempo de ensañarle los beneficios de la aventura de aprender a ganarse la vida, que como ven apenas dura un suspiro. Y tú Marta te sentirás agraviada y con razón pero mientras redactaba el testamento me acordé de aquella novela que tanto te gustaba, El amor en los tiempos del cólera, donde Fermina Daza, después de enviudar, acabó en los brazos de su amor de juventud y me dolió como una estocada pensar que podías ser feliz después de mi.
Amigos la bola de discoteca que no ha parado de salpicarles la curiosidad es la manera de hacerles saber que aquella mujer negra, aupada sobre unos tacones de la altura de los edificios de Nueva York, de labios nadando en carmesí, de rebosantes pechos de silicona y de cabellera rizados como una tabaiba, era el menudo y circunspecto profesor, que ahora yace ante ustedes, disfrazado de Gloria Gaynor y que tanto jaleo les armaba en los carnavales.
Quiero pedirles que acudan a mi tumba a depositar whisky entre las flores, a leerme poemas los sábados por la tarde y capítulos de mis novelas predilectas los domingos por la mañana. Y, por último, antes de conducirme al campo santo, apaguen las luces, suban el volumen y bailen en torno a mi cuerpo desalmado al ritmo de Sobreviviré.

37 comentarios:

  1. Pobre, se va y la viuda quiere hacer la de Fermina Daza en "El amor en los tiempos del cólera". No se vale.

    Pd: Ji ji.

    ResponderEliminar
  2. un personaje muy singular, sin duda, no sé si muy querido post mortem pero muy singular!

    brillante, Felicidad, admiro tu capacidad creativa y tu deliciosa manera de movilizar al lector a través de tus letras.

    un abrazo, que disfrutes una excelente semana.

    ResponderEliminar
  3. Felicidad siempre un placer recibir tu visita, tus comentarios justos y llenos de cercana poesía.
    Gracias por recordarme a mi amiga del alma Fermina Daza y su bandera amarilla del Nueva Fidelidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Bueno...pues sí que éste personaje tenía muy en claro su despedida, ultimando los detalles que por cierto hablan de alguien sin temor a la muerte;. (o tal vez preparado para su encuentro).

    Llevándose consigo algunos secretos, como el del profesor...elucubrando lo que podría llegar a realizar su esposa...todo envuelto en una atmósfera de discoteca.

    Realmente creativo Felicidad, como siempre nos sumerges en tus fantásticas letras!

    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  5. Que original. Se las traía el buen profe. Como siempre una narración estupenda.

    Buena semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  6. Felicidad,claro el mensaje de ese personaje camaleónico,que fué consciente siempre de la muerte y aún sobrevive de forma singular...!
    Impresionante su inteligencia,su fortaleza,su sentido del humor y su consciencia.Sabe que lo recordarán siempre,y ello es la garantía que espera para eternizarse aquí y seguir aleteando después de muerto...No obstante,su determinación deja dolorida a la familia,que no le mandarán buenas energías.
    Mi felicitación por tu capacidad creativa y maestría para la composición y el orden.
    Mi abrazo grande y feliz fin de semana,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. Felicidad, me encanta esa confesión póstuma del viejo profesor, donde confiesa la doble faz, esas otras aristas que conforman al ser humano, yo me quedaría con el recuerdo del lector ávido, que como Borges, se enorgullecía mas de los libros que había leído, que de los que había escrito.
    Que gusto leerte, amiga, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ante este cuento tan especial me pongo de pie. Ya de entrada, me impacta el título, es fabuloso. Luego, el testamento del profesor detallando recuerdos de su propia muerte, los secretos que devela, la distribucion de su herencia y lo más impactante (para mi) no quiere que su esposa sea feliz... ademas, y por sobre todo, el inagotable genio de la escritora... Reitero, yo me pongo de pie.

    ResponderEliminar
  9. Oi Felicidade, sua história é muito original e com o maior requinte em detalhes. Uma despedida sem medo da morte. Sempre suas história são uma obra de arte. beijos e ótima semana.

    ResponderEliminar
  10. APLAUSOS!!!
    QUÉ MARAVILLA ESTE RELATO QUERIDA AMIGA. ME HAS RECORDADO A FERMINA DAZA EN AQUELLA INMORTAL NOVELA QUE ME DEJÓ CON GANAS DE LEER MÁS, POR SUPUESTO QUE ADMIRO Y MUCHO A SU CREADOR, EL GRAN GABRIEL G. MARQUEZ.

    TE FELICITO POR TU CREATIVIDAD Y TU IMAGINACION INFINITA, VASTA...

    ESTE HOMBRE QUE SE ANTICIPA A TODO, QUE PUEDE VER EL FUTURO EN ESA DESPEDIDA; LO DE LA HERENCIA ES MARAVILLOSO, LOS GATOS, ME IMAGINO ESAS CARAS... MANIPULA LOS HECHOS QUE VENDRÁN DEJANDO A SU FAMILIA DESNUDA DE TODO.

    BIEN LE VENDRÍA A ALGUNOS QUE ESPERAN QUE ALGUN FAMILIAR DESAPAREZCA PARA TOMAR SUS COSAS. ES ASÍ... SE PELEAN A MUERTE.

    EXCELENTE, UNA MAESTRA. ME MARAVILLA SIEMPRE TU VOCABULARIO, PROPIO DE LOS GRANDES, AQUELLOS QUE CUIDABAN EL IDIOMA.

    BESOS Y ABRAZOS.

    PD GRACIAS POR TUS LINDAS PALABRAS, NO SOY TAN BUENITA JIJIIII.

    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  11. Cuando se acerca el momento del último instante, es cuando todas las ecuaciones vitales se resuelven. Una lúcida claridad lo inunda todo. El pretérito perfecto se convierte en presente histórico a través de fotogramas de recortes de instantes, de horas, de días, de páginas escritas, de reseñas literarias como la de G.García Márquez.
    No se por qué a la Muerte la visten de negro cuando es pura luminosidad de ideas.

    Tu relato es sencilla y francamente, estupendo, Felicidad. Has elevado el registro, y me gusta.

    Mi admiración y mi abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Felicidad gracias por tuis ánimos ante la inminente publicación de mi libro. Detrás de la portada hay cientos de horas de investigación y, que te voy a contar, de bibliotecas y archivos.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  13. Todos tenemos nuestros secretos y secretillos, ignoro si tendré la fuerza necesaria para confesarlos como lo hizo el profesor. Lo de desheredar a los hijos y dejar sin un peso a la esposa, lo encontré vengativo. Un ser celoso que no permite que su esposa reinvente su vida y que objeta que a sus hijos se les facilite un poco el futuro -típica actitud de un ser humano mediocre y cruel-. Me temo que un personaje como este no será precisamente visitado por su familia, quizás con toda seguridad, por los que lo vieron bailar disfrazado de mulata...
    Besitos querida Felicidad

    ResponderEliminar
  14. Desde luego que tenía muy claro todo lo que deseaba para cuando muriera…un humor que ronda la sátira, inteligente, único…un modo de pasar a la posteridad por su sentido del humor aun después de muerto…

    -Y, por último, antes de conducirme al campo santo, apaguen las luces, suban el volumen y bailen en torno a mi cuerpo desalmado al ritmo de Sobreviviré-.

    Quizás no obro bien con su familia y prefirió dejar su herencia una sociedad protectora de animales…mucho odio y rencor debía de sentir por su mujer e hijos…
    Felicidades por tus escritos e imaginación desbordante.

    Un fuerte abrazo Felicidad

    ResponderEliminar
  15. David, agradezco tu paso por el Café Literario y tu amabilidad al comentarlo. Disfruto mucho con tu blog de cine y esa reivindicación de las buenas películas.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  16. Patricia, sucede que por el general el paso del ser humano de vivo a muerto, le otorga cierta beatitud o cuando menos se olvidan los defectos, pero este personaje a lo largo de su discurso expone y reivindica su manera de ser y actuar, sus contradicciones y sus maldades, a las que no considera como tales.
    Patricia, gracias por pasarte por aquí cada semana.
    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  17. Diego, sin duda el pasaje que comentas de "El amor en los tiempos del cólera", ese viaje a lo largo del río, que es un viaje a la vida, al amor, en tiempo y deseo, es maravilloso.
    Amigo gracias por recalar en esta isla literaria.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  18. Adriana, este personaje, a pesar de todas sus contradicciones, tenía claro sus deseos para después de su muerte y, al parecer, el egoísmo, se queda como parte de su herencia. No quiso marcharse sin descubrir uno de los aspectos más sorprendentes de su aparente apocada vida y si algo le perturbó de la muerte fue, al parecer, no seguir leyendo.
    Agradecida de tu amable comentario
    Un enorme abrazo, Adriana

    ResponderEliminar
  19. Mariarosa, a veces el ser humano más discreto, reservado y poco comunicativo encierra secretos y personalidad muy diferente a la que en principio aparenta.
    Gracias por pasarte por el Café Literario
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  20. Maria Jesús, sí e sun personaje irónico, que le gustaba la vida más de lo que simulaba, de hecho supo divertirse pero que le dolía que los demás disfrutaran en su ausencia. Es una perversidad, sin duda, para la familia pero no para él que prefería marcharse sin facilitarles su dicha si él no estaba para compartirla. El egoísmo es un componente bastante frecuente en el ser humano.
    Gracias amiga por pasar siempre por aquí
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  21. María, me alegra mucho que cites a Borges en su amor por la lectura porque este personaje también un apasionado de los libros e incita a recordarlo leyéndole poesía y prosa, pues bien el título está inspirado en el poema Límites del escritor argentino. No es un personaje plano, tiene sus claros y sus sombras como cualquiera.
    Gracias amiga por arribar cada semana desde Caracas
    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  22. Carolina, intenté describir una personalidad contradictoria, por supuesto pero que incluyera las maldades humanas, tan invisibles cuando la muerte acontece. El personaje no repara en que es egoista sino que no soporta que su mujer sea feliz si él no está y, sin embargo, llevó una doble vida donde la diversión y el buen humor estaban presente. La trayectoria de los seres humanos y la de los personajes no suele ser lineal y quise asomarme al otro lado de una vida aparente.
    Te agradezco mucho tu gentil y generoso comentario, amiga
    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  23. Smareis, agradezco mucho tu spalabras y tu siempre agradable visita a este blog literario desde ese país tan maravilloso como Brasil
    Un enorme abrazo,

    ResponderEliminar
  24. Luján, todo García Márquez es un placer para los ávidos y apasionados lectores que lo devoramos como caníbales y que no paramos de regresar a sus libros continuamente. Es importante como le influye al personaje la literatura hasta el punto que la la lectura de El amor en los tiempos del cólera condiciona su decisión de menguar la herencia a su mujer, vida y literatura, realidad y ficción solapándose.
    Amiga, eres muy amable siempre conmigo.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  25. Marisa, el personaje fluye honesto, sincero como quizá no lo haya sido antes. La muerte lo cercó y antes escribió una carta donde manifestó sus últimos pensamientos, sus últimos deseos y que estaban en relación con sus pasiones y como tú muy acertadamente comentas, hay luminosidad, claridad, lucidez en lo que expone. La literatura se le cruza, se le interpone y en un momento dado cita un personaje de García Márquez como referente a la hora de desheredar a su mujer. Tiene una doble vida y no solo la que afecta a las diversiones, su mundo anda disociado entre la realidad y la ficción.
    Gracias mil Marisa por tu comentario.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  26. AY... FELICIDAD, PARA MÍ GARCÍA MARQUEZ FUE Y ES MI MAESTRO. CUANDO LEÍ "CIEN AÑOS DE SOLEDAD" DIJE "QUIERO SER ESCRITORA!!!" PORQUE ME SENTI MOTIVADA CON AQUELLA NOVELA, SI BIEN YO YA ESCRIBÍA DESDE LOS OCHO AÑOS, ALLÍ FUE CUANDO EMPECÉ A ENVIAR MIS COSAS A LOS CONCURSOS DE LITERATURA, NO SABÍA CÓMO HACER PARA LLEGAR A DAR UN PASITO MÁS.

    DESPUÉS ME FUI A ESTUDIAR EL PROFESORADO DE CASTELLANO, LITERATURA Y LATIN QUE EN NADA SE PARECÍA A LA MARAVILLA DE ESCRIBIR...

    POR ESO LOS LIBROS DE GARCÍA MARQUEZ LOS HE LEÍDO A TODOS, MENOS ALGUNO DE CARÁCTER PERIODÍSTICO.

    UN BESO QUERIDA AMIGA.
    GRACIAS POR TU CARIÑO Y POR TUS PALABRAS.

    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  27. Diego, que tengas micho éxito con el libro y que ese trabajo arduo, silencioso, se vea compensado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  28. Taty, el personaje se muestra tal y como es, con sus claros y sus oscuros, con su lado perverso, si se quiere, y con su parte humana, social, incluso. Y visto así, también creo que la familia no vaciará muchas botellas de whisky en tre sus flores.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  29. Sneyder, me alegra que me comentes el tono humorístico e irónico del personaje que sí que lo destila por todo el relato, incluido el final. Pero sus contradicciones también forma parte de él y terminan aflorando.
    Gracias por tu generoso comentario.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  30. Luján, coincido plenamente contigo. García Márquez es uno de esos escritores a los que continuamente debemos releer, no por deber sino por el placer inmenso, siempre inmenso de volver sobre sus relatos, de visistar una y otra vez Macondo y escuchar su rica galería de personajes.
    Un gran abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  31. ¡Me encantó!
    Siempre logras sorprendernos con tus cierres magistrales, absolutamente inesperados.
    Cada vez que leo un texto tuyo, aparte de deleitarme ( porque me encanta como escribes), tengo la absoluta certeza, de que me sorprenderás al final, eres ¡genial ! amiga...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  32. Un personaje-hablante que se ubica ubicuo y que construye desde allí un texto que asombra y descoloca. Consigue que el lector entre en esa dimensión y lo sienta verosímil. Un tono trágico que a la vez es sarcástico. Desmitifica al muerto-bueno y nos muestra a un hombre que tras su muerte sobrevive con sus propios fantasmas e inseguridades. Un gran controlador que se resiste a perder el control e impone su dominio. Eso se llama "morir con las botas puestas", je,je.
    Bien escrito, con el dominio del lenguaje que te caracteriza.
    Un abrazo grande y mi gratitud, siempre, por tu cercanía y cariño.

    ResponderEliminar
  33. Scarlet, me alegra que te guste el relato. Es una historia que habla de un profesor que escribe su carta para después de su muerte pero sin dramatismo pero sí con cierta ironía y con sus propias contradicciones.
    Agradezco y valoro muchísimo tu siempre grata visita.
    Un enorme abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  34. Eva, precisamente citas dos elementos fundamentales en este relato, el sarcasmo y la ironía, por un lado, y algo muy importante "desmitificar el muerto-bueno", todo ser humano que se adentra en la Laguna Estigia, per se, adquiere al beatitud se la haya ganado o no. El personaje se manifiesta como tal y como era en el momento de escribir la carta póstuma que es todo un manifiesto de su carácter y forma de concebir el mundo.
    Gracias Eva porque tu comentario ilumina el relato.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  35. Un poco egolatra el profe, quizás nadie acudiría a su servicio funebre, que cosa eso de fantasear con los actitudes de los que "quedan".

    Me gusta el tono del relato que pega mucho más -y atrae- sin falso sentimentalismo.

    Excelente!
    CAriños!

    ResponderEliminar
  36. Ante la muerte surge la sinceridad, los recuerdos se hacen presente y se quiere disfrutar al máximo del más mínimo instante.
    Un relato estupendo Felicidad, como todos los tuyos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Estuve aquí y deje mi comentario en el que te contaba como me gusta leerte, que me animaste un día gris aún hablando de la muerte, pero hoy vengo a verte y mi comentario se fue al limbo de las palabras perdidas de blogger, en fin tengo más
    UN beso cielo

    ResponderEliminar