Biografía Literaria

Felicidad Batista (Arafo, Tenerife). Licenciada en Geografía e Historia. Especialidad en Historia del Arte. Escritora y bibliotecaria de la Biblioteca de Presidencia del Gobierno de Canarias. Autora de la novela Finis Mare 1ª ed. (2017), 2ª ed. (2018), 1ª reimpresión 2020; Relatos de la Patagonia (2017), 3ª reimpresión 2019 y Los espejos que se miran (2014), 2ª reimpresión 2018.

Ha publicado en treinta y cinco antologías. Ha escrito para revistas literarias en Venezuela, Argentina, Chile, Perú y España. Ha colaborado en secciones literarias de periódicos canarios y de Aragón y Valencia.

Declarada su actividad literaria de Interés Cultural por la Secretaría Cultural de Mar del Plata (Argentina).

Vicepresidenta de la Asociación Cultural Canaria de Escritores-ACTE, donde dirige la colección de narrativa Teide. Socia de la Asociación Cultural Canario Argentina Pedro Lino (ACCA). Pertenece al colectivo literario Generación Bibliocafé de Valencia.

Colabora en las revistas digitales Tamasma Cultura en la sección “Tinta de drago” y en Tenerife en Activo. Pertenece al grupo literario “Voces desde la intimidad”. Participa en el programa de radio cultural Faro al Sur de Argentina con la sección “Desde el otro faro”. Impartió una master class sobre el género del microrrelato en UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Quequén), en el I Encuentro Internacional de Microrrelato organizado por el Centro Cultural Kemkem. Participó en el Festival de Literatura y Viajes “Periplo” (Puerto de la Cruz). Jurado de certámenes literarios internacionales en Argentina, Chile y España.

Primer premio I Certamen Pleamar de Microrrelato, Argentina. Segundo Premio 55º Concurso Internacional Poesía y Narrativa, Argentina. Segundo Premio XIII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina. Tercer Premio XII Certamen del Centro Cultural del Tango, Argentina, Premiada en el Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro y en el Certamen Internacional Lebu en pocas palabras en Chile. Primeras Menciones, Menciones especiales, de honor y finalista de distintos certámenes literarios nacionales e internacionales.

sábado, 23 de marzo de 2013

La décima campanada




Alberto colocó cuidadosamente su camisa blanca en una silla,  junto a los tejanos que se quitó después. Quemó una a una las hojas de su currículo que tan arduamente repartía a diario desde que, un año atrás, lo despidieron del colegio. Recordó la sonrisa de Alba pocos días antes de recibir la carta que le paró el corazón. Miró el reloj y se tendió sobre la cama. Apagó la luz y esperó en la oscuridad el sonido de las campanas de la iglesia de La Concepción. Contó hasta la novena. La muerte le llegaría en la décima, según le aseguró, aquella mañana, una gitana en la Plaza del Adelantado. Las ramas de las palmeras callaron. La lluvia que babeaba por la boca de las gárgolas de La Laguna cesó. Y sobrevino una negrura sorda. Él se adentró ligero por el viejo túnel de los sueños, pero éstos ya se habían marchado. Ni rastro de voces, de historias absurdas o deseadas, de huidas a cámara lenta, de colores intensos, de gritos en silencio. La muerte, comprendió, era ausencia.
Un estruendo metálico lo devolvió a la vida, a esa vida prestada que otros le alquilaban. Corrió a la ventana sin reparar en las radiantes salpicaduras rojizas del amanecer.  Y los vio allí, golpeando con una barra de hierro la puerta de su casa. Venían a desahuciarlo. Bajó las escaleras y esperó a que irrumpieran. Le mostraron documentos judiciales y le hablaron de sentencias por impago. Salió a la calle. Los vecinos lo rodearon, lo arroparon. Se dejó llevar hasta mi casa. Allí permaneció sentado con la mirada perdida en una fotografía en blanco y negro que colgaba de la pared. 
—Irene, me gustaría saber —habló por fin— qué se oculta tras la niebla. 
Me acerqué y observé pequeñas luces moteadas en la imagen. 
—Es una calle iluminada—aventuré. 
—Puede ser un barco que navega ahogado por la neblina en el Mar del Norte. 
—No —insistí—, es una ciudad despertando a la noche. Tal vez solo son velas que arden cubiertas por su propio humo, o antorchas al borde del camino. 
—No Irene, deben ser almas errantes que vagan con faroles en la mano. 
Me acerqué y aspiré su aroma a naranja y madera húmeda,
—Son amantes  furtivos — Y una leve sonrisa se dibujó en su rostro ojeroso y con barba de días. 
Ya debo irme —dijo a última hora de la tarde—. Al parecer a mis cincuenta años tengo una nueva vida y la he de encontrar. 
Antes de que llegara a la puerta me coloqué a su lado.
—¿Y si esperas aquí, conmigo, a que la niebla se vaya?
Volvió junto a la fotografía.
—La décima campana no sonó, aún me queda tiempo.




Safe Creative #1303234819714

61 comentarios:

  1. Misteriosa historia. Me ha dejado la belleza de tus frases,( la lluvia babeaba por la boca de las gárgolas) y la intriga de saber quienes eran esos hombres que lo sacaron de su casa: ¿habitantes de sus sueños o figuras reales?

    Me quedó con esperanza final, esperar hasta que suene la décima campanada. Es siempre una maravilla leerte.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada María Rosa, la realidad de mi país actualmente es dura. Cada vez más familias son desahuciadas de sus casas por no poder hacer frente al pago de las abusivas condiciones de las hipotecas junto a un alto índice de desempleo. El personaje se enfrenta a ese terrible drama. Pero como tú muy bien apuntas la esperanza y el calor humano son una ventana abierta para esta injusta situación.
      Gracias por tu lectura y por dejar tus palabras, estimada amiga.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  2. Hola Felicidad,

    ¿Una nueva oportunidad? ¿Un amor tiempo callado?

    Tienes la capacidad de dar al texto el tono y el ritmo adecuados.
    Desesperación,sueño,lluvia,esperanza;emociones transmitidas con efectividad.
    Hermosa historia en un marco tristemente actual.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, ese amor soterrado emerge en momentos donde para la el personaje todo parece estar perdido.
      El contexto actual como apuntas es triste pero se hace preciso señalar de alguna manera.
      Estimado amigo, agradezco tus palabras amables.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Triste historia que por desgracia se nos está haciendo cada día más familiar.
    Cariñoso abrazo Feli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, así es, la realidad que nos circunda en nuestro país es triste e injusta. Pero siempre hay un margen importante para la esperanza y en ese aspecto la solidaridad es fundamental.
      Un abrazo muy grande

      Eliminar
  4. Una Historia que comienza con la presión en el Alma y termina con un Halo de Esperanza para seguir con las Campanas de la Vida.
    Como siempre un enorme Relato que desde que se inicia te adentras en él.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro Luis, la realidad a veces parece irrespirable y plantea retos ciertamente complicados pero está la esperanza sí y sobre todo el apoyo y la solidaridad de los demás.
      Gracias poeta por tus palabras.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  5. Una historia donde los sentimientos se entremezclan con la lluvia y las campanas en una noche triste y misteriosa.
    Me encanto esta historia.
    Mi abrazo grande con todo mi afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Betty, me alegra que te haya gustado la historia.
      La fuerza de los sentimientos tiene mucha importancia en este relato.
      Todo mi afecto también para ti Betty.
      Un gran abrazo hast el querido México

      Eliminar
  6. Ojala las plegarias que en sus pesasdillas rezo este hombre hayan sido oidas...
    La niebla es la imagen perfecta de la angustia, parece el ambito ideal para que los ejecutantes con toda su parafernalia, su situacion bien posicionada, sus faros potentes y colmillos afilados cacen a la pobre victima indefensa.

    Dura historia que puede ser perfectamente real... le inyectaste gran intensidad dramatica, algunas emociones del protagonista hasta lo desbordan a uno.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol, hay momentos donde la realidad que nos circunda es compleja y cierta niebla parece no difuminarse. Pero el ciclo del tiempo y sobre todo la fuerza humana que no se rinde terminan por cambiar el paisaje.
      Gracias amiga por tu lectura y por tu comentario.
      Un abrazo my afectuoso

      Eliminar
  7. Me llega tintineando tu historia, podemos ser nosotros, cualquiera en ese lugar y con esa pesadumbre de destino alcanzado por el oxido, pero los milagros existen, sino para que esta Dios? un abrazo pensativo querida amiga,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, en mi país son muchas las familias afectadas por esta dramática situación de los desahucios. Pierden sus casas por no poder hacer frente a las hipotecas draconianas y donde se protegen los intereses de los bancos frente a los de los ciudadanos. Y los milagros son necesarios pero sobre todo que cambien las leyes y sean más justas.
      Querida Carmen, gracias por tu comentario.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  8. Felicidad,tu historia nos conduce a la desesperación de una vida,que espera la muerte en la última campanada...De pronto la realidad es protagonista y perdido y confuso se deja llevar...La vida le conduce al amor...Y es que el amor nos rescata y nos salva de naufragios,fantasmas y desgracias...El amor es la luz que la vida nos deja cada día en la ventana...
    Mi felicitación por tu maestría,que lleva la historia desde la tristeza de un final...al comienzo de una esperanza,compañera y amiga.
    Mi abrazo grande y feliz domingo,Felicidad
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Jesús, en tiempos difíciles marcados claramente por la injusticia, la fuerza que genera el amor es un contrapunto para afrontar retos complejos y mercantilistas. Ese amor también proviene de la unión, la solidaridad, el apoyo a tanta gente que lo está pasando tan mal.
      Poeta admirada, tú lo describes certeramente. Y sí, blandir esperanza es buscar soluciones.
      Un gran y fuerte abrazo, amiga

      Eliminar
  9. Aunque triste, es muy bello tu relato, Felicidad, y que puede ser la propia realidad, porque los desahucios están a la orden del día, aquí en España, hay tantos suicidios por la desesperación de ser desahuciados de sus casas, por verse sin nada, por haberlo tenido todo y ahora no tener ni siquiera un techo donde cobijarse, es realmente muy duro el no poder tener un trabajo para poder subsistir, incluso no poder comer y que tienen que recurrir a cáritas para poder dar de comer a sus hijos, es realmente muy duro.

    Me alegra muchísimo volver a leerte, hacía tiempo que no leía uno de tus relatos, me alegra que sigas entre nosotros.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, sí amiga, la realidad que sacude a nuestro país es ciertamente triste y dura y todo lo que enumeras acontece con gran dramatismo. Pero ante la adversidad es preciso contraponer la esperanza y la voluntad de cambiar y mejorar cuanto nos rodea.
      Sí, últimamente no he podido trabajar en el blog como es mi deseo pero sigo estando por aquí y en la medida que las circunstancias me lo vayan permitiendo en los espacios amigos.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  10. Un relato autentico, sacado de la propia vida, la que nos toca vivir. Convertido en arte con la maestría de tu pluma. Consigue producir en mi, un poco de tristeza mezclada con un ápice de esperanza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, así es, lamentablemente es un relato extraído de estos tiempos que corren. Una mirada hacia un hecho ciertamente triste pero al que hay que verter dosis de esperanza.
      Estimado amigo el próximo fin de semana tengo previto publicar Tiempo de mar con el privilegio y la fortuna de tu voz. Gracias reiteradas por tu generosidad.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  11. Felicidad, esa última campanada, la décima, la que trae malos presagios, aun no sonó, cabe la esperanza, el aire limpio y cálido que está por llegar...
    Un hermoso y triste relato, muy acorde con estos tiempos de desalojo, no solo de los espacios físicos, también de los sueños, de los ideales que un día nos movilizaron y que hoy suenan a vacíos. Pero siempre la esperanza, el nuevo día al que nos agarramos, a pesar de las nieblas que también el viento se llevará.
    Un gran abrazo,querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María, lo bueno de algunos presagios es que la voluntad los puede cambiar, modificar o al menos afrontar. Y, sí, la esperanza no es el último recurso sino la herramienta para luchar por mejorar muchas situaciones.
      Mi estimada amiga coincido plenamente contigo en ese desalojo de tantos sueños e ideales que hoy andan huérfanos o desaparecidos.
      Un gran y muy afectivo abrazo, amiga

      Eliminar
  12. Conmovedor relato, la sombra del desahucio merodea como la muerte al pobre Alberto... recuerdo en Argentina cuando ocurrió lo del corralito, muchas personas morían en las filas de los Bancos, esperando largas horas sin respuesta...todos sus ahorros, esperanzas y sueños perdidos de un plumazo.
    Nos has mostrado la cara cruel de lo que está ocurriendo por esos lares, excelente manera de contarlo, con ésa cuota poética tan bella, hasta las situaciones más límites se embellecen con tu pluma magistral. Como siempre un verdadero placer leerte querida Felicidad.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, en estos tiempos tan turbulentos en mi país recordamos aquellos días terribles del corralito que vivieron ahí en Argentina. Fueron unos años ciertamente tristes y ciertas similitudes de aquella época parecen querer hacerse presente en este siglo XXI tan azaroso para muchas economías europeas.
      Es una realidad que admite poca poesía pero la que pueda existir hay que sacarla a flote y afrontar con esperanza tanta incertidumbre.
      Apreciada amiga, gracias por tu reflexión y por tus palabras.
      Un gran y afectuoso abrazo

      Eliminar
  13. Felicidad querida:
    Hubo una época en mi país, donde la economía nos tuvo entre las cuerdas. Los despidos y las quiebras eran el motivo recurrido. Cuantos hombres y mujeres quedaron a la expectativa, solo la esperanza les daba la mano.
    Es un motivo triste el que has elegido; pero eres una mujer muy sensible que observa con los ojos del alma, y que siente lo que experimentan sus hermanos.
    Amiga apreciada y admirada, un fuerte abrazo y mis cariños eternos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Taty, querida amiga, la realidad que se vive en mi país es complicada y dura. Y sé que en Chile también conocieron tiempos difíciles, ya afortunadamente muy alejados.
      El relato refiere dos lacras: el desempleo y los desahucios, parecen dos túneles que convergen y sin final a la vista. Para esa travesía, para acortarla y modificarla, es necesaria la esperanza.
      Amiga, todo mi agradecimiento pro tus palabras acá en este blog pero también por las de allá en Santiago.
      Un abrazo inmenso y muy, muy afectuoso

      Eliminar
  14. ¿Y si esperas aquí? Me fascina esa frase. Devuelve, al protagonista, a la vida.
    Cincuenta años, momento de cegueras, a veces la niebla es un buen indicio, y mejor aún si hay luces tratando de hacerse ver.http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, justo, es el momento donde el personaje adquiere conciencia de que está vivo.
      Gracias por su lectura y su mirada certera.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  15. Ahhh esas campanas anunciantes. . .retrato puro de una realidad que nos cuesta aceptar. Tu relato amiga muy querida, duele, pero lleva el mensaje de la esperanza superadora. Un deleite poder leerte. Un fuerte abrazo. (siempre estoy)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zuni, sí, el realto se centra en una realidad social y económica actual y la esperanza subyace y sobrevive a los malos tiempos.
      Estimada amiga gracias por estar siempre ahí.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  16. Hola, bonita.
    La gitana se equivocó y me alegro mucho. A pesar de la situación temenda que estamos viviendo hay plataformas que surgen y en esto, al margen de ideologías políticas, estamos todos a una. Intento ver la realiad con optimismo, con esperanza... Como el protagonista del cuento.

    Es una historia tan bien contada que se hace menos dura de lo que es. ¿Qué te voy a decir que ya no sepas?, que me gustan los detalles y los matices de la narración. Que te leo y aprendo. Que eres una crak y ¡ya está!

    ¡¡Café con churros para tod@s que hoy invito yo!!

    Un abrazo y a seguir contando historias y cuentos. que nos encanta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towanda, pese a la negritud de los acontecimientos, una visión positiva y esperanzadora nos ayuda a ver la realidad con cierta perspectiva y alejarnos de los derrotismos.
      Amiga, qué dispendio invitando a todos pero bueno, el Café Literario se alegra, no por hacer caja sino por tener amigos.
      Gracias por tus palabras tan generosas.
      Un gran y fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Tu relato traspasa las fronteras y llega hasta este sur que puede ser cualquier lugar.
    Me gustan los amaneceres, sobre todo esos que traen esperanza después de la niebla,
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gino, a veces aunque el amanecer restalle con todos sus matices una pertinaz e individual niebla parece ocultarlo, a veces solo basta que alguien se acerque y señale al alba con calidez.
      Un abrazo grande hasta el sur querido amigo

      Eliminar
  18. Que la decima campanada no llegue, que la negrura de la noche deje paso al sol, a la esperanza y pueda volver a soñar….Sin niebla para poder ver la luz en ese sombrío túnel de la desesperanza.
    Se entremezcla la tristeza que da paso al amor, es como un soplo de vida que engendra ilusión y le quita un poco de dramatismo a la historia
    La fuerza de los sentimientos hace que tanta injusticia se vea compensada con la solidaridad de tantas personas.
    Mi admiración siempre, Felicidad. Feliz semana.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sneyder, así es, la solidaridad es una de los grades acicates en estos tiempos difíciles. El factor humano frente a la realidad implacable juaga un papel fundamental en esta crisis que parece no tener fin.
      Agradezco mucho tu análisis y comentario certeros y tu enriquecedora visión literaria.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  19. Qué recuerdos, la Concepción y la plaza del Adelantado. Sublime texto querida Felicidad,has tratado varios temas en una historia que transcurre de una forma tan mágica. Un placer leerte, agradecerte también tus amables palabras
    Un abrazo y feliz semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, me alegra que el relato te haya traído a La Laguna. La Plaza del Adelantado es uno de mis lugares más queridos de La Laguna.
      Gracias por tu presencia en este Café Literario.
      Un abrazo grande y cercano

      Eliminar
  20. Qué lástima que tu impresionante relato no se quede en una historia de ficción.
    Qué lástima que, cada vez mas personas, lo sufran en sus carnes y esa "nueva vida" no lo sea a petición propia, sino a instancias de un futuro incierto que no eligió nadie para sí mismo.
    La décima campanada no llegó para tu protagonista, pero llega a diario para miles de personas, protagonistas de historias trágicas, de esas que aparecen en televisión durante diez segundos y luego pasan a formar parte de las aberrantes estadísticas.
    Números. En eso nos están convirtiendo.
    Feliz Semana Santa, amiga mía.
    Nos vemos en breve.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, sí, es un relato. No deja de ser una mirada a la realidad desde la ficción, o más bien desde la creación literaria.
      Confíemos que el drama humano no sea una cifra más en un recuento de las estadísticas y exista una mayor concienciación de este y otros graves problemas que afectan a tanta gente.
      Amiga, te deseo un buen descanso y una feliz Semana Santa.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  21. La estructura neoliberal económica y espiritual basada en el egoísmo extremo y la sobredimensión del culto a la ganancia sin escrúpulos donde la ley del más fuerte, el más listo, y el más bandido es el modelo a seguir, lentamente aplasta sueños, futuros, esperanzas.
    La solidaridad, la unión, el respeto y la lucha son la única barrera para parar el ostracismo social y el descaro indolente de las mafias del poder.
    En tiempos de crisis donde la consigna sálvese quien pueda como ilusión de tabla de salvación, es cuando el amor aflora y cuando el arte y la poesía deben tomar la palabra para reivindicar lo humano y sentar en su debido sitio al inhumanismo de ese capitalismo salvaje.
    Abrazos Escritora!!!

    Lentamente me traslado hacia este nuevo blog, dejé una importante edición para artistas en el antiguo que espero te sea de algún provecho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Aristos, es curioso como en estos tiempos de dramática crisis económica y financiera, de medidas draconianas, de recortes en sanidad, educación, cultura, servicios sociales...de desempleo, desahucios, etc., han surgido grupos, plataformas, actuaciones individuales de solidaridad, de apoyo, de ayuda a los más necesitados, y que nos reconcilian con lo mejor del ser humano. Y sí, amigo, coincido con el hecho de la importancia del arte siempre, pero muy especialmente en estos momentos. Tiene mucho que decir, mucho que expresar, mucho que mirar y contar.
      Aristos, me gustaría me indicaras ese nuevo blog que has creado. Gracias
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  22. Basta con que presiones el nombre Aristos Veyrud que está al frente del anterior comentario y de inmediato te remite al nuevo blog.
    Besos Felicidad Batista!!!

    ResponderEliminar
  23. Que tipo eh!
    Saludos
    David
    Pd: Hay una novedad en mi antiguo blog de Cine para usar el Cerebro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, enhorabuena por la publicación de tu nuevo libro "El amor es como un pan con mantquilla". Me lo descargo de Amazon y ya te comentaré.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  24. Felicidad querida un placer regresar a tu bello sitio!!!
    Magistral tu relato y de gran profundidad...Aplausos !!!
    Abrazos y besos
    Raquel Luisa Teppich

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, muy honrada con su presencia en mi espacio literario.
      Gracias por sus amables palabras.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  25. ¡Qué lindo Felicidad, que no sonase la última campanada... La esperanza es inmensa, aún en el más negro de los túneles... y más en los tiempos que vivimos de crisis, paro, hambre y dolor...!

    Quiero creer que para todas las personas sumidas en la negrura de sus vidas, tampoco sonará nunca la última campanada.

    Mi cariño con alas de esperanzas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, la solidaridad y el apoyo de tantas gente a título individual o colectivamente, ha sido y es fundamental en estos tiempos tan difíciles por los que atraviesa nuestro país y tantos otros.
      Esperemos que las únicas camapanas que suenen sean para enterrar la crisis y sus terribles consecuencias.
      Gracias Ángeles por tu comentario.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  26. Conservar la esperanza frente a las crisis, ayuda a sobrellevarlas. Un relato muy conmovedor. Siempre es un lujo leerte. Saludos cordiales-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Filial Villa María, gracias por su presencia en el Café Literario y por dejar sus amables palabras.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  27. Me fez lembrar histórias de meu querido Brasil. Não são muito distantes do que nos traz com mais um belíssimo texto. Gracias. Feliz Páscoa!!
    Meu maior abraço.
    Gilson.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gilson, Felices Pascuas también para ti.
      Gracias por tus palabras amables, estimado amigo.
      Un abrazo grande hasta el bello Brasil

      Eliminar
  28. Mi estimada Escritora Felicidad:
    Disculpa que llegue tarde a esta edición de tu blog pero, de todas maneras, llego porque mi conciencia no estaría tranquila dejando pasar sin atención tu magnifico trabajo literario.
    De principio a fin nos sumerges en una historia en donde, de nuevo, el ser humano es protagonista de todas las vicisitudes a las que puede llevarle un sistema político corrupto, en un asqueroso maridaje con la banqueros no sólo de España sino de la mayoría de los países de este mundo globalizado...Se me ocurre un título para una película o una novela de terror: “El Ser y la noche de los vampiros”.
    El protagonista de la historia, Alberto, vive una situación terrible: está en el paro y poco a poco se va hundiendo en la desesperación en donde el único escapísmo posible puede ser la muerte y, es aquí donde aparece el elemento de la superstición encarnado por una gitana que le pronostica a nuestro protagonista el viaje del no retorno cuando el reloj hiciera sonar la décima campanada.
    Alberto se siente perdido, sicológicamente abatido, socialmente marginado, como humano pauperizado hasta los huesos...pero la décima campanada no llegó o, quizá, el no la oyó...se durmió que fue algo así como morir una horas para despertar de nuevo al infierno de la realidad...él en el averno empujando, como Sísifo, esa pesada piedra cuesta arriba. Nuestro protagonista es arrojado a la calle sin más miramientos, sin ningún tipo de escrúpulos por los heraldos de la barbarie y, sin embargo, cuando todo parece más oscuro surge la luz de la esperanza y la solidaridad de sus semejantes que le rodean y le acogen como queriéndole decir: no mueras, aún no es tiempo de hacer el largo viaje, todavía es tiempo de vivir. Irene es, entonces, la encarnación de la solidaridad (expresada ésta desde el mismo momento en que lo lleva hasta su casa), la compañera al enfrentar lo abstracto y subjetivo (interpretación de la fotografía en blanco y negro) y la nueva oportunidad de vida para Alberto, es decir, que Irene no es sólo la esperanza y la solidaridad, es también, el amor que de manera repentina surge y renueva a Alberto, el que le hace florecer y llenarle de fuerzas para seguir cuesta arriba, lejos del oscuro túnel de la arrogancia y la hipocresía de un sistema político clasista y perverso.
    Te dejo, mi querida amiga, mi abrazo y mi admiración por tu genio artístico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Gustavo, primero quiero agradecerte tu presencia en este espacio literario y el interesante y siempre enriquecedor comentario, más bien artículo, que nos dejas. Adquiere, así este espacio literario, una mirada profunda no solo sobre el relato sino sobre su contexto social, histórico y económico.
      Mi país, dices bien, y otros más viven sumidos en una crisis financiera cuyo final parece cada vez más alejado. Las consecuencias humanas y sociales son devastadoras. Millones de desempleados, recortes en sanidad, educación, cultura y servicios sociales, pérdida de la vivienda, de derechos sociales tan ardua u duramente conquistados. Pero en medio prevalece en colectivos o a nivel individual una corriente de solidaridad que es capaz de mover conciencias y de encontrar soluciones.
      Me siento muy honrada por tu análisis del texto y la profundidad y exahustividad con la que lo abordas.
      Gracias amigo y admirado poeta por tu lectura detallada y por tu gran aportación a este blog. Un lujo.
      Un gran y cálido abrazo

      Eliminar
  29. Esa décima campanada que todos tenemos esperando tras una esquina... Que amarga realidad con la que convivimos a diario y que tú, desde tu exquisita sensibilidad, rodeas de la cercanía de tus palabras.
    Momentos amargos amiga. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  30. La muerte tiene muchas caras y tu amiga tienes un don
    Como siempre me ha encantado

    ResponderEliminar
  31. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
  32. Querida Felicidad: me alegro de verte otra vez por aquí. Yo también estuve ausente una temporada. Nada más que tenga un ratillo leeré con atención este relato que tiene tan buena pinta.
    Un abrazo y felicidades por tu estancia en Chile. Aurora

    ResponderEliminar
  33. No puedo decir que me sorprenda tu relato porque ya no me sorprende lo que nos regalas, siempre espero lo mejor y jamás me decepcionas.
    Hay dos formas de tratar un problema tan pavoroso: una, la sensiblería, esa atroz cursilería del oportunismo que acaba poniéndonos babas en la boca y rechazo en el corazón; y la otra, la elegante forma de contar, sin aspavientos, sin florituras, tal cual es la vida en la que las amarguras son lo que son y duelen tanto que en algunos momentos nada puede aliviarlas,ninguna hipocresía; sí la solidaridad con el mismo natural ofrecimiento con que Irene acoge a Alberto y que éste acepta con el mismo natural agradecimiento.
    Muchas gracias, Felicidad. Y de nuevo,enhorabuna por todos tus logros, más que merecidos. Un abrazo.

    ResponderEliminar